Canal 4. De la narcocultura como programación nocturna

24 septiembre, 2014 § Deja un comentario

Zappeando en los medios

Por Daniel Maldonado (dems64@hotmail.com)

Los modelos aspiracionales que transmiten los medios de comunicación no sólo conllevan un sentido ideológico (producción de falsa conciencia que justifica un estado de cosas determinado), también se sitúan en un imaginario colectivo que idealiza conductas y mitifica ámbitos sociales. No tardaron mucho en aparecer las explosiones de narcocultura tras la incursión de la violencia y la intervención de las fuerzas armadas en la falsa guerra contra el narcotráfico impulsada por el expresidente espurio Felipe Calderón por órdenes de Washington, quien ahora regresa, vaya ironía del michoacano, encabezando un partido ¡humanista! Después de haber desencadenado un conflicto en el que aumentaron el número de cárteles, consumidores, intervención norteamericana, negocio de armas, secuestros y crímenes, cooptación de políticos y fuerzas del orden, sin olvidar la narcopolítica –no olvidemos que Osorio Chong tuvo una investigación por estar presuntamente ligado al narco; la prohibición de Manlio Fabio Beltrones para ingresar a Estados Unidos debido a su relación con el narco; ni tampoco los reportes de lavado de dinero del narco para campañas políticas o las actuales apariciones de alcaldes y funcionarios al lado del líder criminal Servando Gómez “La Tuta” en Michoacán, lo que hace suponer un narcogobierno alterno en ese estado; tampoco hay que olvidar la serie de reportajes, libros y publicaciones que exhiben tal maridaje de empresarios y gobernantes con el crimen organizado–.

El narcocorrido, el culto a Malverde, el impulso de lo norteño, la literatura acerca del narcotráfico, tanto de ficción como periodística, la moda imitando lo militar y lo ranchero,los juegos infantiles donde se representan secuestros o choques de policías y narcotraficantes, los “video homes” y las producciones cinematográficas joligudenses y mexicanas donde se calcan estereotipos son algunos de los ejemplos de la narcocultura presente y ahora las producciones televisivas siguen transmitiéndose. “La reina del sur”, “Metástasis” (la versión colombiana de la serie gringa “BreakingBad”),“El cártel de los sapos”, “Sin tetas no hay paraíso”, son algunas de las teleseries que podemos ver tanto en televisión abierta como de paga.

Todas ellas, además de presentar el entorno del narcotráfico y sus relaciones sociales, son historias donde los modelos aspiracionales y la idea de “vivir rápido y morir pronto” se exhiben como modelos de éxito o de experiencia. Si bien resulta ingenuo pensar que con la eliminación de estas expresiones culturales la base material (la realidad social) será modificada, la existencia de las series nos muestra y sirve para hacer patente el reflejo ideológico de las naciones, tanto la mexicana como la colombiana, donde la intervención norteamericana se ha concretado con el pretexto de combatir al narco y que sólo ha revelado fracasos reales y una bullente narcocultura en expansión que promete permanecer inyectando mitos por mucho tiempo más.

Spot. “Mover a México”… hacia el abismo

Como era de esperarse, tras la traición a la patria realizada en el Congreso con la aprobación de las leyes referentes  a las contrarreformas, una copiosa cantidad de espots gubernamentales y la presencia de burócratas merolicos de alto “mierdataje” nos asedian en los medios. Las eternas promesas son repetidas y los ciudadanos en los espots, por lo general representando estereotipos de la clase media, nos hablan de las “bondades” que las reformas traerán. Si en los años del gobierno de Salinas de Gortari se utilizó hasta el videoclip protagonizado por actores y faranduleros de Televisa y se puso en marcha una fuerte campaña mediática para lavarles el coco a los ciudadanos con la campaña de “Solidaridad”, el neosalinismo Peñanietista porfiriano repite algunas de las fórmulas propagandísticas que han tenido su contrapeso en las redes sociales: el programa de entrevistas a modo en el que los periodistas prosistema Pablo Hiriart, Lili Téllez, Ciro Gómez Leyva, León Krauzey otros más, tuvo la dinámica habitual de sumisión, preguntas a modo y zalamería.

Ahora la relación de Televisa como empresa que promueve a Enrique Peña Nieto se consolida al enterarnos de que los espots son producidos por personajes pertenecientes a esa empresa, Pedro Torres uno de los citados. También lo confirma la aparición de EPN en el programa “Hoy” donde los farandulerosAndrea Legarreta y “El negro” Araiza prodigan adulaciones y preguntas que llevan todo el sentido de un guión referente a la reforma energética. Ya antes los actores de Televisa habían sido incluidos en comerciales y promocionales impresos del partido Verde Ecologistay tuvieron acusaciones de estar implicados en propaganda política a destiempo e incluso ilegal. El poder de la empresa, cuyo dominio será aún más abultado gracias a las modificaciones a la Ley de Telecomunicaciones, permanece en contubernio con el poder, incluso detentándolo por encima de las instituciones de gobierno. Sólo bastaría con exhibir quiénes son los dueños de Televisa,los dueños de los grandes emporios financieros y empresariales que pertenecen al consejo de administración de la televisora para darnos cuenta de que el poder mediático está en manos del poder empresarial y canjea el negocio publicitario gubernamental por prebendas y privilegios.Creerle a Televisa es caer en laestupidez automática.

Canal 9, canal 13 y demás frecuencias.El asedio visual de la publicidad

He mencionado como durante mi infancia, en algún momento, tuve el temor de que la publicidad formara parte dominante de la programación. Ahora, gracias a los cintillos la propaganda se ejecuta con un asedio visual desesperante: no sólo no se transmiten completos los programas o las cápsulas que se cortan de forma arbitraria; al estar viendo cualquier programa comienzan a aparecer los cintillos y las barras parciales en la pantalla, estos anuncios dentro de la programación rompen la atención del espectador y son una agresión visual a la obra proyectada y al espectador. Hace tiempo vi en un canal de Televisión Española un programa donde un movimiento ciudadano exigía la eliminación de estos cintillos. Resulta notable que siendo el tiempo publicitario tan caro ese costo no se refleje en la calidad de los programas transmitidos a los que además se les agregan estas barras e impactos visuales y sonoros, lo que rompe la dinámica del programa y satura al espectador. En internet existen programas con los cuales se puede detener la aparición de estos anuncios molestos, es una lástima que no exista algo así para la televisión y que además la falta de interés en el receptor haga que pocos programas sean transmitidos completos, con los créditos y todo el material que en ellos se incluye sea incluido. Sólo los programas de Profeco y de Clío los incluyen, lo demás es tiempo urgente de ser comercializado. La peste plena que también comparte la televisión de paga.

Comerciales

La colección “PC, Biblioteca Pensamiento Crítico” del diario Público, editado en España, es un gratificante hallazgo en el que se incluyen a pesadores como Bakunin, Zizek, Ramonet, Chomsky, Wilde, Roberts, Twain y muchos más. Son libros acerca de política, sociedad, medios y temas de actualidad cuyo precio se encuentra entre los 25 y los 45 pesos. Es una gran oferta. “Dios y el Estado”, “El derecho a la pereza”, “La catástrofe perfecta, crisis del siglo y refundación del presente”, Estados fallidos, el abuso de poder y el ataque a la democracia”, “El fin del petróleo”, son algunos de los títulos que usted puede conseguir si visita la librería Gandhi Laguna o la librería El Astillero: la primera ubicada cerca de plaza Galerías, por el bulevard Independencia, y la segunda en la avenida Morelos entre las calles Leona Vicario e Ildefonso Fuentes, ambas en Torreón, Coahuila. No pierda la oportunidad de conseguir y leer estos textos indispensables para la comprensión de nuestras circunstancias nacionales e internacionales, las crisis recientes y las ideas políticas. Son baratísimos, con un diseño hermoso y sobre todo con grandes contenidos que ayudan a la reflexión y el análisis. Aproveche la barata y pregunte en El Astillero acerca de los círculos de discusión que iniciarán a finales de septiembre teniendo como base esta colección.

Contacto:
Twitter: @Capitanbardo78
Facebook: Daniel Enrique Maldonado Sánchez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Canal 4. De la narcocultura como programación nocturna en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: