Zappeando en los medios

13 agosto, 2014 § Deja un comentario


Por Daniel Maldonado
(dems64@hotmail.com)

Canal 40, canal 11, canal 4: las opciones de la madrugada, las omisiones del día a día

Más allá del reino repetitivo de los infomerciales en la transmisión nocturna de la televisión, existen curiosos ejemplos de una programación que, si no es sustanciosa, al menos otorga opciones omitidas en lo transmitido durante el día.

Tener el “Paquete Golden de la televisión abierta”, como lo bautizó José Lupe González, y desvelarse, nos brinda la oportunidad de conocer, después de la medianoche, en Televisa, en el canal 2 nacional, cine mexicano: aquellas películas de la llamada Época de oro que hace años ocupaban el mediodía y que el canal Gala TV pasa a las once de la mañana en su frecuencia nacional. Para mala suerte de la nostalgia cinéfila esas películas, en el horario matutino de la televisión local en esa frecuencia, son sustituidas por la repetición de las novelas de Televisa y por un programa de videos donde una niña se la pasa haciendo graciosadas y dando supuestos consejos a los televidentes que interactúan con ella por las redes sociales; soluciones obvias plagadas de lugares comunes y optimistas (a esa misma hora está en Once TV, por el canal 7 local, el programa “Diálogos” donde especialistas profundizan en temas de salud, sociedad, relaciones de pareja, sexo y psicología).

Los documentales de Clío TV también se transmiten a la medianoche y son de los pocos programas cuyo enfoque es la cultura. En el Canal 2 nacional las películas mexicanas están de dos a cuatro de la madrugada, pasan dos largometrajes. En el cinco nacional, también de Televisa, transmiten caricaturas, así como lo lee, a esa hora de la madrugada transmiten varias horas de caricaturas y programas sensacionalistas al estilo de “Primer impacto extra”. En los demás canales hay infomerciales y programas de inducción religiosa (toda religión instituida es una empresa con afán de allegarse fieles para lucrar con la fe) y en Multimedios la repetición de noticias de producción regiomontana, además de la clonación de la idiotizante y ya de por sí repetitiva emisión televisiva llamada “Acábatelo” (me comenta un camarada que en Monterrey este programa y las demás producciones basura de Multimedios se repiten numerosas veces).

Una de las grandes influencias en el fomento a mi curiosidad y al afán de conocimiento fue, en mi infancia, además del contacto con los libros, historietas y enciclopedias y el asistir brevemente a la Casa de la Cultura de Torreón, la trasmisión de documentales de TV UNAM y Conacyt que se realizaba a mediodía, sin olvidar la existencia de Imevisión durante los años ochenta en el canal 13 de entonces, de corte cultural. Imevisión fue privatizada transformándose en TV Azteca y el “Decretazo” foxista eliminó el tiempo televisivo del gobierno dedicado a los documentales y a los programas de los partidos políticos, se lo obsequió a las televisoras para que negociaran con él: a ello debemos los segmentos comerciales tamaño anaconda y la publicidad apabullante: canales donde la mayor parte del tiempo hay publicidad.

Si los tiempos televisivos y sus contenidos están basados en el lucro que emana del tiempo publicitario negociable, resulta comprensible por qué tanto los documentales como el cine mexicano de la época de oro son arrinconados en la madrugada y en canales cuyo impacto publicitario es menos aprovechable. Los documentales son, desde mi perspectiva, una buena vía al fomento de la curiosidad y del saber, una oportunidad para ampliar la visión del mundo y de diversos temas. Por otra parte el procurar cine de diversas épocas y países nos enfrente no sólo con el drama humano sino que nos permite comparar y hasta poner en juicio sistemas de creencias y valores y la ideología existente en las producciones. Pero tratándose de las televisoras reinantes, en las que la fórmula es el entretenimiento enfocado a la enajenación, y el sometimiento ante el poder, ¿quién cree que alguna vez darán mayor cabida a expresiones que amplíen la visión crítica y las capacidades de análisis? Luego por eso uno se explica el aumento exponencial en los contratos de televisión de paga.

 

Radios Públicas: Palomita para casi todas ellas

Todo el galimatías de la reforma en telecomunicaciones ha sido acordado para dar una mayor concentración de las empresas dominantes, principalmente las pertenecientes a Televisa. La radio pública es perjudicada con la reforma al imponerle nuevas vías de financiamiento que dificultarán su existencia.

En nuestra región Lagunera la radio pública, principalmente las estaciones universitarias, representan un respiro y un gozoso mosaico de producciones que si bien tienen algunas fallas y deficiencias producto de la juventud e inexperiencia de los conductores; avanzan constituyendo experiencias sonoras atípicas y de difusión del conocimiento de temas variados, principalmente Radio Universidad de la Universidad Autónoma de Coahuila, (89.5 de frecuencia modulada), que ha sobrepasado en calidad y contenido a Frecuencia UAL (98.7 fm), aunque este canal radiofónico incluye interesantísimas producciones de Radio Francia Internacional.

Las excepciones son Radio Lobo de la Universidad Autónoma de Durango (88.7 de fm) que ha optado por la homogeneidad de contenidos calcados de la radio comercial y la ausencia de programas producidos por catedráticos y universitarios, y Radio Torreón (96.3 fm) que desde inicios de la administración pasada y con la llegada de Armando Cobián a la dirección de la emisora desmanteló el tono cultural, se transformó en un medio propagandístico del ayuntamiento y en una mengambrea sonora misérrima en la que igual se calcan diversos géneros de la uniforme y somnífera radio comercial y se trasmiten, para asombro de este radioescucha, ¡programas de horóscopos, de revista y de pensamiento mágico-optimista! Rara vez uso los signos de admiración pero esa clase de programas en la radio pública tendrían que ser eliminados pues constituyen una de las mayores muestras de promoción de la ignorancia.

Y ya no hablemos de los abusos y triquiñuelas cometidos en la estación y de los que se tiene conocimiento por voz de gente interna. En Radio Torreón no baja más el nivel porque ya no pueden. Extrañamos la dirección inteligente, capaz y visionaria y el retorno de todo lo logrado hace unos años. Por lo pronto resulta mejor cambiarle a las estaciones de la UAC o de la UAL: pluralidad musical para oídos ávidos de nuevas experiencias sonoras y de conocimiento en teatro, cine, música, danza, pintura y mucho, mucho más.

Propaganda gubernamental: Cómo quisiéramos vivir en el país que muestran las pantallas

De las campañas permanentes donde se fomenta la supuesta democracia existente para lavarle la imagen a los institutos electorales fraudulentos; hasta la propaganda estatal y municipal donde se habla de la “ciudad que vence” y de la grandeza de un estado sumido en la deuda eterna, donde los mayores beneficios van encaminados a empresas extranjeras, la propaganda gubernamental continúa mostrando un México mágico alejadísimo de las realidades cotidianas.

Quizás los promocionales más efectivos sean los que tienen que ver con los problemas de salud pública, reproductiva y alimentación (del IMSS). Los espots del Gobierno Federal, del Sistema de Administración Tributaria, de las fuerzas federales y de las cámaras de diputados y senadores siguen conteniendo y sembrando falsas percepciones de supuestos beneficios que en los hechos constituyen en su enorme mayoría decisiones retrógradas y perjudiciales. El gasto en propaganda gubernamental aumenta en cada administración, local, estatal y federal y es uno de los principales rubros en los que se despilfarran los recursos públicos emanados de los cada vez más enormes impuestos. ¿No sería mejor disminuir estos montos de desperdicio de recursos que sólo benefician a empresas mediáticas privadas y en vez de intentar sembrar percepciones transformar de fondo las condiciones existentes? La política real no lo permite y no habría modo de controlar a las empresas mediante el recurso económico.

Hasta dan ganas de irse a vivir al México de los promocionales: justo, tolerante, aséptico, heroico, con leyes progresistas, ajeno a la violencia sistémica, siempre en vías de un mayor progreso. ¿A qué le tiras cuando mientes, anuncito?

 

Voz en off

“Las multas no son un castigo más que para el pobre; a los ricos les importan muy poco. Un hombre tiene treinta y seis mil francos de renta o cien francos al día, otro tiene cuatro mil libras de renta, u once francos al día. ¿Habrá quien se atreva a decir que una multa de quinientos francos es lo mismo para esos dos culpables? Hay, pues, que rehacer toda la parte de nuestras leyes relativa a los castigos pecuniarios. La sentencia del destino está concebida en estos términos: Los ricos deberán pronto buscar su seguridad en la ausencia de la desesperación del pobre.

“Se acusa a un obrero, y se le mete en la cárcel; esta detención preventiva dura un mes o dos, y durante todo este tiempo su mujer y sus hijos se mueren de hambre o roban. Cuando se encarcela a un hombre de posición desahogada, no pierde más que su libertad.” “Memorias de un turista”. Stendhal.

(La cita me viene a la mente pues ya propusieron multa de tres millones de pesos para aquél que se robe la electricidad. Uno de los tantos “beneficios” que traerá la reforma energética).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Zappeando en los medios en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: