Los medios dominantes y las contrarreformas: la relación de la codependencia y el servilismo hacia el poder permanece

13 agosto, 2014 § Deja un comentario


Necesario procurarse información que profundice en los problemas y casos históricos que han acontecido con las privatizaciones, sus resultados y la respuesta de la sociedad

Por Daniel Maldonado
(dems64@hotmail.com)

 «Sería vano querer cambiar algo cambiando los miembros de la Asamblea y del gobierno, o matando a algunos. La raíz de la “podredumbre” no son los hombres “podridos” sino el sistema que los pudre y que es a su vez el reflejo de toda la sociedad. Cambiar a los hombres o cambiar de sistema es exponerse a volver a tropezar con otra forma de la misma “podredumbre”, si la relación de fuerzas y las estructuras sociales no se cambian al mismo tiempo.»

Historia y enajenación
André Gorz.

Tú privatiza, el pueblo paga

No es gratuito el llamar contrarreforma al proceso actual de desmantelamiento de la Comisión Federal de Electricidad y de Pemex para beneficio de las transnacionales. Es una regresión que llevará a México a una mayor crisis política, social y económica dado que nos instala en lo que se ha llamado Neoporfirismo: los recursos naturales y energéticos en manos de compañías extranjeras; expropiación de la tierra para beneficio de dichas empresas —préstamo temporal es el término tramposo que utilizan—; un mayor empobrecimiento de la sociedad al salir la riqueza del país hacia el extranjero; padecer aumento en combustibles —ya se discute la eliminación del subsidio a la electricidad, por lo que si usted pagaba 800 pesos ahora pagará cerca de 3200: es decir el “costo de producción” que marca su factura una vez que se haya eliminado la “aportación gubernamental”; vea su recibo—, y se tiene planeado que en un plazo menor a cuatro años el litro de gasolina llegue a los 20 pesos, lo que significa una explosión de los costos en las cadenas productivas, precios que se reflejarán en la carestía de los bienes y servicios.

Si usted tiene la oportunidad de leer el libro “México Bárbaro” del periodista norteamericano John Reed, encontrará condiciones de esclavitud y explotación que nada distan de las padecidas ahora en lo que queda del campo mexicano y de la industria maquiladora. También puede buscar en internet el texto “Decálogo para entender el paquete petrolero y eléctrico, los “sueños salvajes” del Peñismo” escrito por Jenaro Villamil para empezar a comprender los perjuicios que traerá la contrarreforma. De hecho el desmantelamiento de la industria energética hará que el 40% de los impuestos que se recaudaban tengan que salir de los bolsillos de los mexicanos para no tocar los privilegios de la clase política y de las empresas de las que son personeros los miembros de las cámaras y del gobierno.

El habitual paseíllo por los medios

Tal como sucedió con la extinción inconstitucional de Luz y Fuerza del Centro, que mandó a la calle a 44 mil trabajadores para beneficio de empresas privadas españolas y para otorgarles a corporativos el lucro con la red de fibra óptica y de tendido eléctrico, así acontece ahora la dinámica mediática con las llamadas reformas estructurales de Telecomunicaciones y Energética: si en su momento el apodado “Chacal laboral”, el ahora senador Javier Lozano Alarcón se paseó por los noticieros y programas de opinión política y de entretenimiento para ejercitar una campaña propagandística en la que se auguraban los beneficios de dicha decisión calderonista; desde hace meses el actual presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, el priísta David Penchina, se presenta en noticieros, programas de opinión e incluso en la barra matutina de entretenimiento para promover los supuestos beneficios que traerán las (contra)reformas: primero habló de los “beneficios” de cobrar más impuestos y ahora se centra en la Energética; resultados que se enmarcan en las eternas promesas políticas que durante las últimas tres décadas se han argumentado al privatizar los bienes nacionales y rematarlos: mayor empleo, menor costo en los servicios, mayor inversión de empresas, beneficios sociales múltiples, regulaciones rígidas por parte de los organismos de control; en fin, se siguen presentando las privatizaciones como un beneficio social cuyo ejemplo histórico nos demuestra todo lo contrario: es un contrasentido ejercer el adelgazamiento de la rectoría del Estado, no tomar en cuenta las posibilidades de transformación de fondo y omitir los ejemplos internacionales y nacionales del desmantelamiento y perjuicio a corto y largo plazo que ello produce.

Bastaría ver en internet los documentales “Memoria del saqueo”, respecto al desmantelamiento y crisis de las industrias y la quiebra de la economía en Argentina; “La gran venta”, en el que se habla de la privatización del servicio eléctrico en Sudáfrica, el intento de privatizar el agua en Bolivia y el desastre producido por la privatización del servicio de trenes en la Inglaterra de Margaret Tatcher; sin olvidar “Obreros, privatizaciones y otras batallas” acerca de las primeras privatizaciones en México y sus dañinos efectos que se agudizarían conforme siguió avanzando la imposición de gobiernos de corte neoliberal mediante el fraude electoral y la compra de la presidencia. Materiales que deben llegar a las plazas públicas en cines itinerantes presentados por organizaciones y movimientos sociales.

Es importante resaltar que en este paseíllo por los medios, en las notas y los intentos de manipular las percepciones se reproducen y perpetúan las dinámicas desinformativas específicas de los medios: falta de contextualización, incapacidad para responder a las preguntas elementales del periodismo, omisión de datos indispensables e incluso básicos –en qué consisten las leyes aprobadas, desechadas o modificadas–, rapidez y consumo desechable de la información. En una nota de algunos segundos, incluso en los reportajes especiales dentro de la televisión, la radio y la prensa escrita mayoritaria, el espacio no permite una visión amplia de todo lo que está más allá de la perspectiva del medio. Por ello cuando algún presentador de noticias se atreve a decir que “usted puede descansar pues está ya bien informado”, la falsedad de la aseveración produce una sonrisa agria.

O luchamos juntos o nos hundimos en el mismo instante pero por separado

No es un mero asunto apocalíptico ni de augurio de desgracias eternas el desarrollar una conciencia crítica que, apoyándose en la perspectiva sociológica e histórica y en el conocimiento general y específico de diversos fenómenos inmediatos, nos haga comprender nuestra existencia y la dimensión de las relaciones que la determinan y la enmarcan. El escenario social que nos plantean las contrarreformas que ahora se aprueban traicionando a la población de México nos obligan a comenzar a organizarnos y a pensar modos de respuesta ante lo que se avecina. La gente por lo general permanece apática hasta que se ve perjudicada de manera extrema, por algo que rompe la dinámica de comodidad-egoísmo-individualismo-conformidad; representante de la superestructura del sistema económico neoliberal.

Nos encontramos en un momento histórico determinante que pone a México en un estado de extrema dependencia y saqueo y que producirá un punto de quiebre que ningún intento de control restringirá. No es exagerado decir que los próximos años nos serán demasiado adversos. El retorno de la dictadura perfecta y del viejo PRI, ahora mucho más brutal y al que se le han sumado casi la totalidad de los partidos; los intentos por reconstruir el poder omnímodo presidencialista y gubernamental, el feroz control de los medios de comunicación y la información alterna, —la restricción a las redes sociales y al internet—, la militarización del país y el aumento en las fuerzas de castigo de la protesta, el ascenso del neofascismo internacional, y la persistencia de las relaciones entre la prensa y el poder nos obligan a comenzar a pensar y actuar en la conformación de un poder ciudadano que, como lo menciona Gorz, transforme las relaciones de fuerzas y las estructuras sociales.

A pesar del surgimiento de nuevos partidos políticos, sobre todo el MORENA, la posibilidad de cooptación y la conversión en estructuras burocráticas que se paralicen está muy presente, basten ver ejemplos de imposiciones de candidatos, representantes o la evidente presencia de oportunistas en tiempos electorales —reitero la recomendación de “El príncipe moderno” de Antonio Gramsci y también “Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu” de Maurice Joly—.

La experiencia histórica nos muestra que la vía electoral está muerta para siquiera intentar modificar las condiciones presentes dada la correlación de fuerzas dominantes y la disolución y eliminación de cualquier grupo de conflicto ajeno a las dinámicas impuestas por el Estado (el ejemplo más reciente las autodefensas), la nula representatividad y el servilismo de los partidos políticos. El escenario nacional se nos impone como el de la organización desde abajo para la conciencia y la acción ineludibles: o comenzamos a prepararnos con métodos de Resistencia Civil Pacífica y organización de base para la creación de posibilidades de lucha ante problemas específicos y generales, o permaneceremos en un sálvese quien pueda que terminará por propagar el caos en un punto de quiebre con ínfimas y lejanas posibilidades de reconstrucción.

Como dato final hago de su conocimiento que desde la implementación del modelo neoliberal México es una fábrica de millones de pobres y de un puñado de multimillonarios: según un estudio de la UNAM, de 1987 a 2014 el poder adquisitivo registró una caída del 77.79 por ciento, por lo que una familia puede comprar sólo el 34 por ciento de una canasta de productos recomendables con un salario mínimo. ¿Cuánto más caerá con el desmantelamiento de la industria eléctrica nacional y cuántos políticos y empresarios se verán beneficiados con el máximo atraco a la nación?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Los medios dominantes y las contrarreformas: la relación de la codependencia y el servilismo hacia el poder permanece en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: