Y sigue la radio andando

11 julio, 2014 § Deja un comentario

 

Jorge Villalobos

Los desafíos, pero también las posibilidades, que en la actualidad enfrenta el periodismo a través de la radio son grandes, sobre todo si consideramos el enorme avance de otros medios electrónicos como la televisión y el internet; herramientas que hay que reconocerlo, hacen más sencillo el flujo de la información de ida y vuelta, cuestión que en un futuro cercano permeará globalmente al periodismo en general.

El periodismo cuenta hoy con mayores y más rápidas formas de llegada al público. Los modernos instrumentos para edición y transmisión inyecta rapidez en la oferta informativa, que cada vez más se desarrolla en tiempo real. Los hechos se conocen casi de inmediato y se difunden al tiempo que ocurren. Esto propicia la rápida actuación para resolverlos y tomar decisiones. Además, esta penetración noticiosa mantiene un flujo constante de una cantidad enorme de información. Hoy ninguna sociedad está aislada y no hay manera de detener -por ejemplo, por motivos políticos- la información que llega a través de satélites o redes electrónicas.

La mayor disposición de tecnologías, su creciente efectividad y su abaratamiento posterior, posibilitará hacer llegar información abundante y rápida a las comunidades más diversas, incluso producirla localmente. Cada vez será más barato montar una emisora de radio (sobre todo) o una televisora local, cuyas posibilidades de producción y de captación de información ya producida será más accesible. El resultado evidente será una mayor difusión de la información y acrecentar el volumen y la llegada de información periodística.

Sin embargo y resaltando las posibilidades que la radio ofrece todavía para el periodismo democrático, promotor del cambio social, plantea retos específicos para el periodista radiofónico en la producción informativa de calidad que se espera de él, y los recursos con que cuenta la radio -más que ningún otro medio- para acercarse al público y darle protagonismo.

Entre las fortalezas que mantienen hoy en día a la radio en un lugar preponderante es, antes que nada, su bajo costo de instalación y operación, luego se encuentra el hecho de que en México hay una cobertura de más de un 80 % de los hogares, y la cantidad de receptores se ha disparado exponencialmente, debido más que nada a los “dispositivos móviles; observamos también que en comparación con el internet, que posee una cobertura del 26.2 % de los hogares mexicanos, la radio sigue marcando una presencia mayor, pues posibilita su llegada a los sitios más heterogéneos, desde el más pequeño barrio de una gran ciudad hasta la choza más alejada en un lugar remoto del campo; llegando, principalmente, a las poblaciones rurales de escasos recursos.

En nuestro país la radio también muestra mayor pluralidad y versatilidad que otros medios en cuanto a estructura de propiedad o tenencia, que van desde las estaciones comerciales, comunitarias, universitarias, oficiales o del Estado e indígenas,  lo cual diversifica la oferta comunicativa y el uso y las funciones del medio; por ello, en materia periodística, la principal fortaleza de la radio es su inmediatez y su gran capacidad de interacción con el público, o sea la capacidad de dar pulso informativo de la actualidad inmediata.

Otra de las características importantes de la radio es su fuerza local ya que el periodista no deberá preocuparse por competir con los noticiarios internacionales ni con los nacionales. El panorama internacional y nacional sólo le hacen falta para complementar y contextualizar sus informaciones, puesto que la fuerza verdadera la adquiere de sus propias noticias y reportajes, que son el grado de correspondencia que éstos tengan con la realidad cercana.

Además de lo anterior, la radio ha roto la verticalidad de los mensajes con los “avisos y saludos”, las cartas y la presencia física en el estudio que hoy sentimos como algo trivial, pero que fueron y siguen siendo los primeros actos comunicativos que introdujeron la horizontalidad a la dinámica radiofónica, quitándole a los escuchas el aspecto pasivo; asimismo, la radio aún hoy sigue siendo el único medio masivo al alcance de las comunidades marginadas, siendo muchas veces el único nexo con las autoridades y los agentes del poder económico.

De la misma manera, la radio otorga recursos para la promoción social y para el fomento de la organización democrática, sobre todo puede ser un instrumento de progreso cuya utilidad es válida para nuestras clases medias, bajas y muy bajas, aunque también constituye un termómetro para los que toman las decisiones.

Sin embargo, teniendo un potencial tan amplio es desperdiciado (sobre todo en la radio concesionada, que es la mayoría), porque pudiendo cumplir objetivos y funciones sociales, culturales y educativas muy precisas, prácticamente es utilizada para la difusión masiva de música -no siempre la mejor- y de anuncios comerciales.

Concretamente, para que la información periodística en la radio cumpla una función de servicio a la población, debe propiciar que la gente se informe, transmitiendo y debatiendo los hechos relevantes para las mayorías; que comprenda, explicando y contextualizando la información; que se intercomunique, propiciando la participación de las audiencias y el intercambio de sus informaciones, experiencias y conocimientos.

También para que esta labor informativa por radio tenga resultados es necesario que se organice, creando conciencia acerca de los problemas sociales y las posibles soluciones comunitarias; que actúe, ofreciendo noticias que inspiren, animen y orienten hacia el progreso y bienestar humano… Una información así concebida, valora la cultura, la dignidad, los derechos y la capacidad de las personas y de las comunidades.

Si lo anteriormente expuesto se llevase a cabo, tendríamos una nueva época en la radio, se revaloraría la vigencia de este medio y con ello mayores posibilidades de tener una sociedad más democrática y participativa…

Y como señalara en su añejo discurso sobre la radio el dramaturgo y luchador social alemán Bertold Brecht:  …Si acaso todo esto les pareciese utópico, entonces por lo menos pregúntense por qué es utópico.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Y sigue la radio andando en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: