La historieta lumpen como reflejo de la violencia y el conservadurismo subterráneos

3 abril, 2014 § Deja un comentario


Los “Sensacionales” reflejan aspectos ideológicos que por el carácter popular del impreso continúan con análisis aislados

Por Daniel Maldonado

“La historieta resume muchos aspectos de una sociedad, y así como la mercancía fue el punto de arranque para que Marx descubriera el mecanismo de funcionamiento y las contradicciones del capitalismo, creemos nosotros que es posible a través del análisis de la historieta, resumir muchos aspectos sociales que ésta oculta, así como las formas diversas que a su vez, influye. Sin embargo no somos Marx, y este estudio pretende iniciar atisbos de lo que podría hacer más adelante un equipo interdisciplinario de trabajo”.

“Los cómics: un enfoque sociológico”.
Miguel Ángel Gallo

 

Doscientos cincuenta millones de historietas circulaban en México cada mes en 1989 según un texto de Adriana Malvido en la “Revista Mexicana de la Comunicación” (“Actualidades: La industria de la historieta Mexicana, o, el floreciente negocio de las emociones”, Septiembre-Octubre, 1989). Casi veinticinco años después el consumo se mantiene fuerte y uno puede ver un mosaico de publicaciones de este estilo en cada puesto de revistas exhibiendo sus mujeres de formas imposibles y sus portadas celebratorias de clichés machistas, misóginos, violentos y conservadores.

Lo que resulta curioso de estas historietas es cómo reflejan en sus tramas la calidad melodramática de la vida y anécdotas que rodean el entorno cotidiano, según lo ejemplifica con su propia historia Daniel K. Raeburn en el ensayo “Historietas perversas, Mexico´s Pervert ´Little Histories´”; un texto que puede encontrarse en inglés buscando en internet “The Imp, number 4” y cuyo formato de portada y contraportada emula a las publicaciones. Este ensayo realiza un recorrido por las entrañas de la historieta “perversa” y utiliza una enorme cantidad de ejemplos para demostrar como esta parte desapercibida de la cultura de masas explota y exhibe las más profundas y psicológicas ansiedades y pulsiones de la sociedad mexicana desde la perspectiva machista y de violencia tanto sexual, explícita como de género.

Las mujeres en las historias cumplen con los estereotipos de la víctima, la mujer hipersexualizada, casi vampírica, dominante, astuta y apetente que abusa, utiliza o subyuga a un personaje masculino de machismo atronador y figura de superhéroe quien ejerce o recibe un castigo ejemplar moralizante, por lo general con violencia extrema. La fantasía y presencia de la violación, el uso de drogas, el crimen, la añoranza de la vida sencilla de los pequeños pueblos, los estereotipos del ranchero, el hombre y la mujer barriales, los indios y vaqueros, los criminales, las figuras paternas y maternas se ven entrelazadas en fantasías sexuales que llegan a las parafilias, la exploración de la homosexualidad femenina y el abuso sexual.

En las historietas se exhiben patrones y modos de conducta que sustentan el aspecto aspiracional de una sociedad en franca competencia. El egoísmo, la búsqueda del bienestar económico a toda costa, la pornografía sin exhibición de órganos genitales aunque centrada en una sexualidad machista de dominio y agresión se combinan otorgando al elemento “picante” el mayor atractivo de las historias. Es claro que el reflejo de una sociedad de doble moral, tradicionalista, con un marcado machismo subterráneo y con un acendrado conservadurismo tiene en estas publicaciones su reflejo caricaturizado pero no por ello menos certero.

Si la caricatura tiende a potenciar los rasgos físicos y a sintetizar con dibujos clave las principales características de la persona o situación caricaturizada, la historieta de “Sensacionales” concibe un reflejo ácido de las taras culturales y del entorno de educación precaria de la sociedad mexicana. Utilizan la cultura popular para explotar sus tramas enfocándose en historias criminales, pasiones emanadas de relaciones sociales cotidianas, trasladando también al dibujo corridos y leyendas urbanas. Algunos de los argumentos pueden mostrar cierto conocimiento literario pero la mayoría utilizan un lenguaje coloquial cargado de albures, caló y expresiones que parecen sacadas de un programa al estilo de los conducidos por Laura Bozzo o Rocío Sánchez Azuara. Como si las historias que se exhiben en esos falsos espectáculos de realidad tuvieran una calca explícita, aumentada y más detallada en las páginas.

Uno de los aspectos que deben ser tomados en cuenta, según se nos dice en el citado ensayo de “The Imp number 4”, es cómo la gran calidad de los dibujantes los ha hecho dedicarse de lleno a este medio, algunos de ellos comentan que podrían dedicarse al arte de la pintura pero no sobrevivirían sólo de ello, por eso llegan a realizar tres historietas de ochenta páginas cada una por semana.  

La historieta “lumpen” pasa desapercibida para el estudio profesional sociológico, de medios y multidisciplinario y cumple una función de sostén y reflejo de prejuicios y visiones racistas, machistas, misóginas y culturales que se han arraigado en la conciencia colectiva. Son de las pocas formas literarias que se consumen de manera multitudinaria y al ser tan procuradas se arraigan en una dinámica morbosa que sostiene la permanencia del gusto por el horror, lo escandaloso, la pobre educación sexual y social, la cosificación, el deseo y el resentimiento hacia la mujer, la moralidad de castigo y recompensa por las malas y buenas acciones respectivamente, el resentimiento de clase, la culpa, el desprecio a sí mismo, la violencia y demás aspectos que constituyen si no un espejo de la psiquis nacional y una expresión directa del subconsciente de la nación; al menos la manifestación de las fantasías subyacentes y sirven de ejercicio catártico para una sociedad represora, clasista y con un fuerte machismo y misoginia aún presentes.

Tal como lo menciona Miguel Ángel Gallo en la cita al inicio de este texto, haría falta un estudio multidisciplinario para analizar a fondo dicha expresión cultural que es despreciada por el estudio serio de los fenómenos de masas.

      

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La historieta lumpen como reflejo de la violencia y el conservadurismo subterráneos en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: