Síndrome del burócrata ineficiente

11 noviembre, 2013 § Deja un comentario

Respuesta al funcionario público Carlos Velázquez

José Lupe González

El viernes 11 de octubre, el funcionario público, Carlos Velázquez, difundió en El Siglo de Torreón; una carta como respuesta a un texto de Daniel Maldonado publicado en la edición del periódico kioSco del mes de octubre del 2013. En dicha carta, Carlos Velázquez incurre en varias calumnias en mi contra, las cuales enumero y desmiento: 1.- El autor del texto en que se analiza la labor como Coordinador de Literatura, de la dirección de Cultura de Torreón, (DMC), es Daniel Maldonado y no yo, pero dirige su carta en El Siglo a mí.

2.- El burócrata asienta en su carta al Siglo de Torreón: “A principios de esta administración, José Guadalupe González, director de KioSco, me solicitó que le publicara un libro con una selección de textos aparecidos en su pasquín. Le respondí que la Dirección Municipal de Cultura no contaba con un programa para editar material periodístico. La Coordinación de literatura sólo publicaría literatura. No me creyó. Como la administración termina y no accedí a su petición, la semana pasada apareció en su publicación un texto donde se me calumnia al más puro estilo ‘Pausa y volvemos’, que tan célebre ha hecho a Laura Bozzo. Decidí no responder porque no puedo tomar en serio a un ‘medio periodístico’ que actúa basado en el revanchismo”.

Preciso: Jamás le solicité la edición de un libro donde se compilaran la mayoría de los textos publicados en kioSco. Fue una plática de taberna donde se le hizo el comentario y en eso quedó. Si las pláticas taberneras u informales son solicitudes oficiales, creo que los diferentes servidores públicos tienen infinidad de peticiones formales. Jamás se hizo una solicitud como tal, pues dada la temática de kioSco (medios y comunicación); yo sabía que la edición de un libro así, era imposible. Si él tiene algún documento al respecto que lo muestre, por mucho desorden que haya en la DMC deben de tener archivadas las solicitudes. Más: incorpora otra mentira: El mencionar que sólo se publicó literatura se anula cuando vemos las biografías de la colección de semblanzas y el libro “Evocaciones del sabor y del alma”, que es de  tema gastronómico. ¿Se hace a conveniencia una distinción de la literatura como disciplina de las Bellas Artes y como escritura respecto a temas diversos?

3.- El burócrata menciona en su alegato: “El lunes siguiente, Vicente Rodríguez me dedicó unas palabras en el mismo tenor en su columna ‘El síndrome de Esquilo’. Vicente Rodríguez me ataca por una vieja querella entre ambos. Durante la gestión de Gaby Nava le propinaron a Rodríguez en KioSco el mismo tratamiento que ahora se me receta. Y Rodríguez me culpa por dicha acción. Por la cual no puedo responder ya que el responsable de ese texto no soy yo, sino José Guadalupe González, quien lo firmó bajo pseudónimo”.

Sostengo: El autor de los textos de hace varios años contra Gaby Nava, entonces directora de la DMC y contra Vicente Alfonso, funcionario en ese tiempo de dicha instancia cultural; fue Carlos Velázquez y utilizó para difundirlos un correo electrónico oficial de kioSco que él mismo abrió y que utilizaría para construir una página en internet para kioSco. Nadie más que él tenía la contraseña de ese correo. Yo jamás he firmado ningún artículo, entrevista o texto, en kioSco con pseudónimo, cosa que si hizo Carlos Velázquez usando uno creado por Daniel Maldonado, lo cual le valió los reclamos de Maldonado, por lo que Velázquez inventó otro: Diógenes Matancera. Es una pena que el coordinador de literatura no asuma su responsabilidad y reconozca que escondió la mano con la que hizo lo que ahora me atribuye y que terminó cayendo en lo que criticó. También existe el registro fotográfico y periodístico de la piñata con la figura del ex director de cultura, Alberto González Domene que quemó,  junto con otros autores, en protesta por la mala labor realizada por el panista en lo referente a publicaciones. En otro sentido agrega con franca sinceridad: “Respecto al jugoso sueldo que gano basta decir que mi quincena asciende a $4,500 pesos”.   Por otra parte: el servidor público Carlos Velázquez señala tener un sueldo quincenal de $4,500 y sí, en efecto, sólo que al mes son casi $10,000.00 según los datos de la nómina del ayuntamiento de Torreón, página 78  http://www.icai.org.mx/ipmn/Principal.php?sujeto=0 Actualización: Septiembre del 2013 031226 VELAZQUEZ PERALES CARLOS MANUEL 01/01/2010 COORDINADOR $ 10,578.60 $ 776.76 $ 9,801.84. No se asombre lector, pues percibió y lo seguirá haciendo hasta el final de la actual administración, casi diez mil pesos mensuales por ir en ratos, no todos los días, como él lo indica: “En cuanto al ausentismo, nadie dijo que mi trabajo fuera presencial. No estoy obligado a permanecer en mi oficina con puntualidad. Además, los coordinadores tenemos eventos por las tardes. A diferencia de los administrativos, nuestra jornada no termina a las tres p.m.”.

A usted, ciudadano torreonense, estoy seguro que le gustaría ganar casi diez mil pesos al mes por hacer lo que hace Carlos Velázquez. No falta el autoelogio a su trabajo: “En lo referente a la pobreza de resultados: me voy satisfecho del trabajo que realicé. El más importante, el libro Atrapar una sombra de Francisco Amparán. Sin duda la obra más trascendente en cuanto a ambición que ha publicado cualquier instituto, dependencia o secretaría de todo el estado en su historia. Por su carácter de antología exhaustiva, más de 600 páginas, y por su reconocimiento a una figura de nuestras letras. Si miento, que se me mencione otro título que compita con éste”.

Quienes hemos convivido con Carlos Velázquez sabemos que sólo tiene amigos de ocasión. En las diferentes reuniones sabatinas hablaba no de buena forma de Francisco Amparán, y tampoco de otros tantos escritores y funcionarios del área cultural de Torreón y de Coahuila. Eso lo sabemos. Hay muchos testigos de eso. Punto y aparte.

No es la primera vez que Velázquez usa la mentira para sus fines, muchos recordamos cuando  pidió a amigos y conocidos una cooperación para publicar un fanzine,  (revista independiente), de poesía a la que nombraría “Estrelicia”; al final no publicó nada y se gastó el dinero reunido. ¿Robó?

El texto en el que se critican sus escuetos resultados fue escrito desde la experiencia personal de Daniel Maldonado como profesor que trabajó para la DMC. Adjudicarlo a la negativa a  publicar una compilación de textos del periódico kioSco, es una forma de transferir a “supuestos intereses específicos” lo que los creadores  reconocemos como una crítica a la evidente pobreza de resultados en el trabajo burocrático de Velázquez, además de comprometer la independencia intelectual de Maldonado, quien jamás ha escrito buscando fines determinados —contrario a lo que sí hace Velázquez, sólo hay que ver lo veleidoso de sus apologías al gobierno y las posteriores críticas—. Maldonado  muestra su talante crítico autónomo en cualquiera de los textos que publica, incluso en el texto que ocasionó las mentiras del funcionario público especifica que se refiere a la labor burocrática, no a un asunto personal o relacionado con la meritoria y reconocida obra escrita del señalado.

Pensar que se le critica debido al resentimiento por no “haber destacado en la literatura” sólo muestra la puerilidad y la enajenación que el aparato editorial de la “fama” le ha traído a Velázquez —lo desubicado que está en un país donde la lectura es hábito  marginal y son más famosos que Octavio Paz, Ernesto Chavana y Sammy o cualquier otro personaje mediatizado—. Olvida que hay una enorme cantidad de autores alejados o francamente sin interés en los reflectores y la búsqueda de esas ilusiones que son la fama y la incorporación a la fauna del mundillo literario nacional. Este aspecto resulta adyacente a lo prioritario: la escritura y la lectura. Gabriel Zaid, Thomas Pynchon y otros más dan cuenta de esa conciencia al alejarse de los reflectores.  ¿Se busca ser leído o ser conocido a expensas de la lectura de la obra? Mal no le haría leer “El secreto de la fama”, de Zaid.

Por mucho que se ufane de haber conseguido, con un puñado de libros, más de lo que el enorme aparato editorial del Estado produce, lo cierto es que los niveles de lectura siguen con una pobreza enorme en la Laguna. Publicar una compilación de 600 páginas no suple la falta de difusión y distribución —que el aparato estatal sí tiene—, la nula creación de lectores y hasta el hecho de que dichos libros, los de la DMC, no se encuentren en todas las librerías de la Comarca.

A comparación de lo publicado por la DMC, la colección La Fragua, de publicación estatal, tuvo canales de distribución en todo el país y en su emisión más acotada publicó nueve libros. Otra cosa: la mayoría de los textos publicados por la DMC, son de autores cercanos a Velázquez; incluso en alguna de las presentaciones un autor mencionó la insistencia de Velázquez para que pusiera bajo dictamen dicho libro. ¿El burócrata influyó para que el dictamen fuera favorable?

Adjudicar la falta de más publicaciones y trabajo a la falta de presupuesto sólo evidencia el nulo conocimiento de Velázquez en lo que a gestión cultural y obtención de recursos significa: ahí está la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, los programas para el restablecimiento del tejido social, la Comisión de Cultura del ayuntamiento y otras formas de financiarse.

Esperemos que no caiga en más mentiras y como dijo en el espacio del lector de El Siglo, que en verdad se aleje de cualquier puesto burocrático y que reconozca que mintió.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Síndrome del burócrata ineficiente en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: