El INGAPE, acciones ciudadanas para evidenciar el despilfarro en el gasto gubernamental

11 noviembre, 2013 § Deja un comentario

Ante el aumento de impuestos poco o de manera sesgada se habla en los medios del excesivo gasto gubernamental

Por Daniel Maldonado (dems64@hotmail.com)

 ¿En qué gasta el gobierno?

¿Sabe usted cuánto gana un legislador, un empleado burocrático de medio o alto nivel, qué privilegios tiene, a quiénes de su parentela o círculo cercano emplea o coloca como aviadores en alguna dependencia, cuál es el nivel de vida que procuran, en fin, conoce en qué gasta el gobierno? Es de la voz pública el argumento de que el gobierno gasta mucho; pero en detalle desconocemos en qué y cómo se gasta lo que se recaudan en los impuestos.

Aparecen notas ocasionales acerca del despilfarro: casos de familiares y asesores que están en la nómina de los partidos; privilegios para la alta burocracia como pagos de teléfono, seguros privados de salud, retratos en pintura, viajes y comilonas que se realizan con recursos públicos, entre otros. Pero estas notas sólo son una pequeña muestra del copioso modo en que se desperdician los recursos y cómo se abusa con cargo al erario.

Para mostrar en detalle en qué gasta el gobierno, en 2009 surgió un blog y espacios en redes sociales con el nombre de “Los gastos pendejos del gobierno”, que luego fue denominado INGAPE (Instituto Nacional de los Gastos Pendejos, http://losgastospendejosdelprian.blogspot.com). Los activistas Mario Quijano y Víctor Vázquez comenzaron a buscar, documentar y mostrar datos públicos que provienen de sitios oficiales, el Portal de Obligaciones de Transparencia, Compranet y portales estatales, así como diarios en línea, blogs y sitios informativos de todas las corrientes.

El sitio está dividido por dependencias federales, incluye a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, el gobierno del Estado de México, lo gastado en compra de votos durante la elección de 2012; acciones de desobediencia civil pacífica y recomendaciones para unirse en defensa de Pemex; el gasto pendejo del día, videos y documentos en PDF para descargar y realizar jornadas informativas ciudadanas en plazas públicas de todo el país como las que se realizan periódicamente en los “Balconeos nacionales”.

Durante el gobierno de Felipe Calderón el gasto del gobierno aumentó 60%; para el ejercicio de 2014 aumentará 10% en relación con 2013. Uno podría pensar que es muy agresivo el calificar de “pendejos” a los gastos de gobierno, pero cuando visitamos el blog o los espacios en Facebook y Twitter encontramos que destaca cómo PEMEX gastó $328,335.11 en Viagra y $77,714.00 en una prótesis de pene rígida; la SEDENA adquirió 600 cobertores afelpados en $143,400.00 cada uno (un total de $86, 040,000.00); CONACULTA adquirió 880 licuadoras por un total de $33, 193, 600.00 pesos (poco más de 37 mil pesos por cada una); la Secretaría de Marina pagó $11,280.00 por una sola pieza de aromatizante Air Wich de 325 gramos y $121, 551.00 en 60 botellas de Ajax Amonia Limpiador líquido ($2025.85 cada una); la Secretaría de Hacienda gastó $4,400.00 en una raqueta de tenis Máster Pro, $43,700.00 en un torneo de videojuegos para 300 personas y 315 mil pesos en una función de circo, además de 1 millón 45 mil pesos en once mil boletos para Reino Aventura; la Secretaría de Seguridad Pública tuvo un contrato por casi 4 millones de pesos en un paquete recreativo en Six Flags México; la CFE gastó $899, 692.00 para la construcción de una capilla; Bacomext gastó 150 mil pesos en una fiesta de Halloween; Los Pinos emplearon 3 millones de pesos para analizar lo que se decía en Twitter durante el gobierno de Calderón; el Cisen compró pescados y mariscos por $680,746.00 pesos; funciones de lucha libre, manteles, paquetes de comida para fiestas infantiles, traducciones de páginas de internet, vinos y licores, centenarios, clases de cocina, fistoles para corbatas, un pavo ahumado de 300 mil pesos, hospedajes en hoteles de lujo, juguetes (1 Terminator de luxe por 45 mil pesos y una cámara digital Barbie por casi 30 mil pesos gastados por los Talleres Gráficos de México), shows cómicos musicales en la Lotería Nacional, banquetes, pantimedias y toallas de baño, y muchas cosas increíbles más forman parte del despilfarro en el ámbito federal (le recomiendo el video “Las Estrellas de Televisa que viven del erario”, http://www.youtube.com/watch?v=T7ZugIcXfVU).

Habría que conocer lo que se realiza de manera local en amenas fiestas, buena comida, vales de despensa, mucho alcohol y otros privilegios para una clase política rica en un país con tres cuartas partes de la población en pobreza.

 

Para eso, más y más impuestos.

Otra agresión económica más se está dando a la sociedad mexicana. La aprobación de nuevos impuestos en la llamada Reforma fiscal, mera miscelánea fiscal con fines recaudatorios, significa la devastación de la ya de por sí quebrantada economía nacional: organismos internacionales hablan de cómo igualar el IVA al 16% en los estados fronterizos provocará un exilio de inversiones y el cierre de maquiladoras –esto ha provocado movilizaciones de organizaciones de maquiladoras en el estado de Chihuahua–; el grabar “alimentos chatarra” y a las bebidas azucaradas es una lesión contra la industria dulcera y refresquera nacional y un apoyo a los monopolios internacionales que utilizan jarabe de fructosa en lugar de azúcar; los privilegios a las transnacionales y a los enormes emporios empresariales quedan intocados y sólo cambian la denominación del procedimiento para seguir pagando menos del cinco por ciento anual de impuestos; además, el llamado “carácter social” de la reforma no es tal: se comenta que se dará un seguro por desempleo que en los hechos tomará recursos del fondo de vivienda para el trabajador para ser solventado; el llamado seguro universal de salud es sólo una extensión del existente e ineficaz Seguro popular y en general se mantiene el peso impositivo a los causantes cautivos y se sostienen los privilegios para la clase política y el despilfarro gubernamental.

La idea de llevar el comercio informal a la formalidad es sólo una buena intención cuyo procedimiento no se ha explicado, ¿cómo se transformará en comercio formal lo que ahora ocupa más de la mitad del comercio existente?, ¿por qué no se centra en aumentar el poder adquisitivo, la producción y el consumo interno, factores que en otras naciones son el motor de la recuperación económica?

El gobierno sigue actuando a espaldas del interés nacional y del bienestar de la población, los legisladores son cabilderos de las grandes empresas –como lo mostró el caso PricewaterhouseCoopers donde por una suma de miles de pesos se garantizaba influir en las decisiones legislativas para evitar reformas que perjudicaran a las empresas: “PwC defiende actividades de cabildeo”, CNN en expansión, 21 de octubre, 2013– y las elecciones sólo sirven para sostener una partidocracia lesiva, un aparato burocrático obeso, despilfarrador e ineficiente, y un sistema que produce pobres para lucrar electoralmente con la miseria mediante la dádiva.

Se habla de una austeridad forzosa en el gasto del gobierno, pero en la realidad los grandes sueldos y privilegios de la alta burocracia continúan. La llamada austeridad sólo perjudica a los empleados de la base quienes, por dar un ejemplo, el del DIF de Torreón, tienen que pagar ellos mismos por las copias e impresiones, el internet y las llamadas que realizan, además de que falsean el número de beneficiarios: si alguien va a preguntar algo, así sea la hora, se le pide que se anote en una lista y por ese simple hecho resulta “beneficiario”; si alguien exhibe esto en medios de comunicación, es despedido.

Es indispensable que compartamos la información respecto al despilfarro del gobierno, nos transformemos en un medio de comunicación utilizando las redes sociales, la comunicación de boca en boca, medios alternativos y sobre todo que salgamos a las calles en jornadas informativas, participemos en movimientos de protesta y conformemos la organización ciudadana para presionar a los legisladores, al gobierno y transformar las condiciones perjudiciales que cada día se profundizan.

En ello radica la verdadera democracia participativa, no sólo en la simulación electoral. Recordemos que la paz es fruto de la justicia social. Irónicamente hay quienes decimos “pero qué bueno que no ganó el loco aquél que piensa en la austeridad republicana e iba a bajar los sueldos de la alta burocracia a la mitad, eliminaría los grandes privilegios y el desperdicio existente de recursos públicos”. No se necesitan más impuestos, sólo que dejen de robar y de despilfarrar lo recaudado.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El INGAPE, acciones ciudadanas para evidenciar el despilfarro en el gasto gubernamental en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: