El género y los medios de comunicación

12 septiembre, 2013 § Deja un comentario


Laura Elizabeth Hernández Esquivel
Mujeres Generando Cambios A.C.

Todas y todos vivimos para aprender: de bebés un aprendizaje es caminar, de infantes el abecedario, de adolescentes conocemos la aritmética, en la adultez experimentamos como trabajar y en la vejez nos instruimos en el descanso; no obstante, existen otros tipos de aprendizaje que aún y conociendo su vital importancia fácilmente pueden pasar desapercibidos, aquellos que con dificultad pueden ser cuantificados y calificados; los seres humanos también aprendemos a ser personas que de acuerdo a nuestro sexo, aprendemos a ser mujeres y a ser hombres, hablo en específico de la construcción de género.

Las personas nacemos con características únicas e inmodificables, es decir con un sexo; así, solo los hombres producen espermatozoides y tienen pene, solo las mujeres producen óvulos y tienen vagina. Mientras nos van criando, vamos aprendiendo características diferentes: los hombres las características masculinas y las mujeres las femeninas. Tradicionalmente masculino es el azul, los carritos, el fútbol, la fortaleza, la lógica, la agresividad, el proveer a una familia, el proteger a una mujer, las actividades empresariales. Lo femenino es el rosa, las muñecas, la delicadeza, la sensibilidad, la vanidad, el instinto materno, la enfermería, entre otras cosas más. En resumen, por educación las mujeres acostumbran a asumir un rol reproductivo donde su espacio a desarrollar está en las actividades privadasy de servicios, mientras que los hombres se desarrollan en el espacio público con un rol productivo y proveedor. A lo anterior se le denomina género; el género es un conjunto de ideas, en relación a las  creencias, representaciones y atribuciones sociales construidas en cada cultura tomando como base la diferencia sexual, se podría simplificar diciendo que el género son las maneras en que hemos aprendido a ser hombres y ser mujeres, lo femenino y lo masculino, actuando, expresando y reafirmando esas diferencias con el peligro de concebirlas como características de nacimiento y por lo tanto inmodificables.

Culturalmente las características femeninas han sido menos valoradas y han tenido menos poder al contrario de las masculinas, provocado desigualdad, violencia y una creciente brecha de género que afecta tanto a hombres como a mujeres; para que quede más claro, les invito a hacer un ejercicio: Escriban una nota periodística con las palabras “policía, puñal, asalto, mujer, bar y muerte”. ¿Listo?; la mayoría de las personas que realizan este ejercicio pondrá a la mujer como la víctima a la que le dan muerte, tal vez siendo mesera, quizá siendo bailarina, el asaltante será un hombre, el policía será también un hombre y protector, ¿alguna vez nos hemos cuestionado este aprendizaje?, ¿quién nos enseña el género? Cualquier instancia socializadora nos ofrece un aprendizaje, así el género es enseñado por la familia, la escuela, la comunidad, las instituciones y por los medios de comunicación.

Una de las instancias educadoras que ejerce mayor influencia dentro de las personas son precisamente los medios de comunicación, queda claro, que su misión no solo es entretener e informar, representa un reflejo de la realidad donde a su vez actúa como un ente que educa y así influyen en la construcción de género, es decir, nos van guiando sobre cómo ser mujer y cómo ser hombre, reproduciendo estilos de vida, comportamientos, funciones,  costumbres y actividades sociales, que se les adjudican tanto a las mujeres como a los hombres. Televisión, periódico, radio, redes sociales, son reproductores y creadores de lo femenino y masculino, constantemente nos van espejeando los mandatos culturales a los que estamos acostumbrados, reforzando la naturalización de algo aprendido, condicionando nuestra manera de ver al mundo.

En 1995, durante la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing, se llamó la atención a escala internacional, sobre cómo los medios pueden reproducir la subordinación de las mujeres, México adoptó los compromisos de suprimir la proyección constante de imágenes negativas y degradantes de la mujer en los medios de comunicación, alentar a los medios a que se abstengan de presentar a una mujer como un ser inferior y de explotarla como objeto sexual y potenciar el papel de las mujeres y su acceso a las tecnologías de la información para que ejerzan su derecho a la comunicación. El Observatorio Ciudadano por la Equidad de Género en los Medios de Comunicación, expresa que a los 18 años de la firma de estos compromisos, poco es lo que se ha hecho en la materia; aún existe una resistencia evidente en los medios por causales que pueden ser desde el desconocimiento de las brechas de género o a que impactaría directamente en su ganancia económica,al parecer una manera de vender es a través de los estereotipos de género, fácilmente lo podemos observar en la campaña de Carta Blanca de “Es fácil ser hombre” o en los anuncios de jabón y lavadoras donde las “reinas” somos las mujeres.

Podemos observar diversos ejemplos en los medios de comunicación: en los contenidos,  se presentan a las mujeres como las exclusivas amas de casa, las que sufren por amor en las novelas, una consumidora de productos de belleza donde nos reflejan que su valor está por el aspecto físico, siendo representada como un objeto de placer masculino donde en los anuncios “para ellos” no debe de faltar una linda edecán. A los hombres los representan con fortaleza, con protagonismo, en actividades de poder y con incapacidad de mostrar afectos, su valor se rige en la riqueza y en las mujeres que conquisten si eligieron bien el desodorante que comprar. En otros aspectos, las mujeres solo aparecemos en el 16% de la información de los medios de comunicaciónque se transmite aún y cuando representamos el 52% de la población, como trabajadoras de los medios de comunicación, la mayoría de los puestos directivos, presentadores y periodistas están destinados a los hombres.

Los medios de comunicación, de manera deliberada o no, hacen vulnerables a las mujeres, nos marginan, reproducen la discriminación y la violencia; la invitación queda en asumir la responsabilidad que se tiene como instancia educadora en sus contenidos y maneras de trabajar, teniendo como aspiración, medios más incluyentes y equitativos, reflexionemos en que la representación estereotipada afecta a toda la sociedad,ejerzamos nuestro derecho y  libertad de elegir como queremos ser hombres y ser mujeres, a final de cuenta, todas y todos somos diversos y siempre estamos en constante construcción.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El género y los medios de comunicación en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: