El escuchar de los zapatistas

12 septiembre, 2013 § Deja un comentario


Bun Alonso

Tuve la oportunidad de asistir a  la escuelita zapatista, una convocatoria que desde marzo de este año lanzaron las bases de apoyo del EZLN. Consistió en ir a vivir con las comunidades rebeldes en Chiapas por una semana: trabajar con ellas, vivir como ellas, pero sobre todo preguntar, escuchar y mirar.

Fuimos aproximadamente 1,700 personas de todo México y del mundo entero  las que tuvimos la primera oportunidad de ingresar a conocer un poco de la rutina de los pueblos zapatistas. Hay muchos puntos que abordar acerca de la experiencia, pero en este espacio sólo me interesa comentar algunas observaciones sobre cómo se informan los pobladores de aquellas comunidades autónomas; es decir, qué medios de comunicación manejan, no para difundir sus acciones, sus denuncias, su palabra al mundo externo, sino los medios que usan internamente, entre ellos.

En las montañas del sureste mexicano esto fue lo que pregunté, vi, y escuché acerca de los medios de comunicación que utilizan los y las zapatistas.

Bueno, hablar de sus medios, en plural, resulta algo injusto, pues hasta el momento sólo utilizan uno: las radios comunitarias.Y cada uno de los 5 caracoles (así denominan ellos a sus territorios) cuenta con sus propias radios. Por ejemplo, en el caracol II Oventik existen tres: radio Amanecer de los pueblos, radio Resistencia y radio Rebelde, según se comenta en un dvd que se nos entregó a cada asistente. De donde puedo hablar más cercanamente es del caracol III La Garrucha, por ser el lugar que me tocó visitar.

Una breve explicación antes de continuar: cada caracol tiene sus municipios y a su vez cada municipio tiene sus diferentes localidades; estuve viviendo en la localidad San Pedro del municipio Ricardo Flores Magón, en donde tuve dos guardianes, que fueron esos pobladores que nos cuidaron y guiaron día y noche y que además fungían como traductores, pues había mucha población zapatista que hablaba poco o nada la castilla, como ellos le llaman al español. Bien, pues fue con ellos contra los que descargué mis preguntas.

Me comentaron que ese caracol cuenta con dos radios comunitarias, las cuales también se escuchan en comunidades no zapatistas. Sólo que una, decían, apenas tiene un alcance de 4 kilómetros, pero que se planean fundar más radios, para cubrir a todas las localidades que conforman el caracol.

Algunas familias tienen su radio que hacen funcionar con pilas, pues no cuentan con luz eléctrica. Suelen ponerlo a un volumen alto, para que pueda ser escuchado por el resto de la familia. Cuando iba a almorzar, comer y cenar con la familia a la que se me había asignado, siempre desde la cocina era posible escuchar las transmisiones. Muchas veces música con temática revolucionaria; desde corridos que hablaban sobre el propio EZLN compuestos e interpretados por los mismos pobladores hasta Silvio Rodríguez y Víctor Jara. Una buena mañana después de almorzar y estando fuera de la casa conviviendo con mis guardianes y con integrantes de la familia, pude escuchar una narración sobre los sucesos del 2 de octubre de 1968, con nombres de los culpables, cifras y demás datos básicos.

En otra ocasión, después de llegar de visitar al ganado y tras caminar cerca de una hora, caímos muchos rendidos a descansar en el que era nuestro centro de reunión. Allí también constantemente había pobladores, pues algunos fungían como vigilantes, escuchando un radio. Esa vez transmitían un cuento del supMarcos narrado por él mismo acompañado de algunos niños, hablaba sobre una piedrecita rebelde que quería ser nube y se trataba de una manera divertida y cómica de hablarles a los zapatistas sobre la rebeldía y la autonomía, y ellos así lo captaban. Después uno de mis guardianes me comenta en tono de broma: el sup no sabe contar cuentos, ¿verdad?

También pude escuchar un discurso del subcomandante Moisés que versaba sobre la participación de las mujeres en la organización.

Las radios son para ellos la resistencia que ponen ante el embate ideológico de los medios de comunicación oficiales, los medios del mal gobierno, como a ellos les gusta llamarlo. Ellos, que conocen cada palmo de las montañas entre las que viven gracias a sus agudos sentidos de mirar y escuchar, con esa misma agudeza de exploración se sientan a escuchar las transmisiones radiofónicas; alguien sentado en una banca de madera con el aparato de radio sobre sus piernas y los demás sentados a los lados o alrededor, mirando el follaje tupido que se ve a lo lejos mientras escuchan atentamente las canciones o los cuentos o los hechos históricos o los discursos sobre equidad de género. Son muy receptivos en ese aspecto.

La desventaja que existe es la barrera del idioma. La región en que estuve era tzeltal y pocos hablaban el español; algunos lograban entenderlo pero no podían expresarse en él. Y las transmisiones radiales en su mayoría, por lo que pude escuchar, eran en español; aunque también había algunas en que participaban dos locutores: uno comentaba en castilla mientras que el otro se encargaba de traducir al tzeltal. Pero como en esas regiones zapatistas impera el deseo por compartir, no dudo que aquellos que entienden la lengua española comparten después con los que no la entienden todo lo escuchado en sus radios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El escuchar de los zapatistas en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: