Los anarquistas, los terroristas y los medios

5 agosto, 2013 § Deja un comentario


Carmen Espino

“Solamente los anarquistas, sabrán que somos anarquistas y les aconsejaremos
que no se llamen así para no asustar a los imbéciles.”

Ricardo Flores Magón.

Hace algunos meses la revista “Proceso” divulgó que la policía de la Unión Europea, conocida como la Europol, negociará un acuerdo de cooperación con Peña Nieto donde se enfatiza el intercambio de información sobre los grupos anarquistas que operan en México. Lo anterior ha llamado la atención puesto que la Europol está más interesada en desarticular a los bloques anarquistas que colaborar en el combate del narcotráfico en México. (http://www.proceso.com.mx/?p=340468)

En Europa uno de los grupos anarquistas con más fuerza y determinación es la FAI (Federación Anarquista Informal) y esto lo demuestran sus recientes actividades que consisten en el envío coordinado de dispositivos explosivos por correo a dirigentes de instituciones, bancos, banquero, “rufianes y parásitos”; como llaman a los dueños del capital europeo. Estas acciones se han emulado en otros países reivindicando a la FAI.

Se presume que la célula de la FAI en México y otros grupos anarquistas mexicanos tienen una estrecha relación con sus pares griegos, italianos y españoles; quizá parte de ahí la preocupación de la Europol.

Es también en “Proceso” donde se hablan de los numerosos ataques anarquistas en México que son silenciados por los medios. Un ejemplo que la revista da es el caso del envío de una bomba incendiaria de fabricación casera, el 29 de marzo, a una sede del PAN, efectuada en solidaridad con las radios comunitarias y las comunidades que se oponen a los megaproyectos eólicos en el istmo de Tehuantepec (el explosivo fue desactivado por la policía). Otros “ataques” anarquistas son contra cajeros automáticos, cabinas de Telmex, etcétera; la mayoría perpetrados en solidaridad con anarquistas encarcelados en Europa y para afirmar su presencia en la FAI.

Las causas de las detenciones de los anarquistas son por enaltecimiento del terror, es por eso que es importante distinguir el anarquismo del terrorismo.

Terrorismo según la Real Academia Española (REA) es la dominación por el terror y/o la sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir el terror.

Como dijo la anarquista Ema Goldman en su libro “Lo que yo creo”: “Es cierto que los anarquistas han cometido actos de violencia, pero es la terrible desigualdad económica y la injusticia del sistema político que inspira esos actos, no el anarquismo. Todas las instituciones se basan hoy en la violencia(…). ¿Cuál es la moral? Simplemente esta: Ningún acto cometido por un anarquista ha sido para el beneficio personal o el engrandecimiento, sino más bien una protesta consciente contra alguna medida represiva, arbitraria, tiránica desde arriba”.

Los actos de violencia por parte de los anarquistas contra la autoridad, el capital y el clero no tienen como objetivo infundir terror en el pueblo, sino devolver los golpes que los empresarios, patrones, banqueros y políticos nos dan día con día.

La justificación de la violencia anarquista parte del siguiente planteamiento: la violencia es un instrumento que usan los de arriba para consolidar su poder y riqueza; y los anarquistas regresan esta violencia, porque no se van a dejar desposeer de todo lo que han robado por las buenas, es por eso que se dirige la violencia contra el orden injusto de la sociedad, contra el estado y contra el capital. Esto no es terrorismo.

Pero entonces, ¿qué es anarquismo? Siguiendo al teórico anarquista Ericco Malatesta: “El anarquista es, por definición, aquél que no quiere estar oprimido y no quiere ser opresor; aquél que quiere el máximo bienestar, la máxima libertad, el máximo desarrollo para todos los seres humanos”.

Esta transformación social sólo puede hacerse a través de una educación amplia y general en cuanto al lugar del hombre en la sociedad y su relación adecuada con sus semejantes. Pero además usando el arma más poderosa: la protesta económica consciente, inteligente, organizada, de las masas a través de la acción directa y la huelga general.

Los anarquistas han sido perseguidos, reprimidos, encarcelados y asesinados desde hace mucho tiempo en todo el mundo por parte de los gobiernos. Pero además se han realizado grandes campañas de desprestigio por parte de los voceros del Estado: la prensa.

Actualmente, en México, se habla en la televisión, los periódicos y la radio de anarquismo como un sinónimo de terrorismo; haciendo erróneas interpretaciones. De pronto se les comienza a creer bajo la premisa de una mentira repetida mil veces se convierte en verdad, como afirmó el ministro de propaganda de la Alemania Nazi, Joseph Goebbels. Pero, no. Anarquismo no es terrorismo.

Marcelo Ebrard, ex jefe de gobierno capitalino, es uno de los principales responsables, junto con Peña Nieto, de la reciente caza de brujas desatada contra las organizaciones anarquistas del Bloque Negro, la Cruz Negra Anarquista y la Coordinadora Estudiantil Anarquista. A través de un comunicado, Ebrard, les hace responsables del enfrentamiento en el Centro de la Ciudad de México, el primero de diciembre, afirmando que: “esta no fue una movilización para realizar una protesta política aceptable, fue un acto de barbarie y nunca habíamos tenido una provocación de este tipo. Está claro que querían provocar desorden”.

Esta declaración intenta tapar la ola de represión contra el pueblo que salió a manifestarse dignamente por la presunción de un fraude electoral; pero además busca condenar a tres de las organizaciones anarquistas más fuertes en México.

Es muy importante comprender quién pone en práctica la violencia: si son los que provocan la miseria o los que luchan contra ella (sic), como lo advertía el escritor Julio Cortázar.

La contestación más contundente la da un joven anónimo: “¿Actos de violencia? Romper los cristales de unos pocos bancos y negocios es violencia? ¿Qué tal todas las golpizas y detenciones brutales? ¿Qué tal la tortura sexual? ¿Qué tal quitarle un ojo a una persona como le hicieron a Uriel Sandoval con una bala de goma? ¿Qué tal destrozar la cara y cabeza de un hombre como le hicieron a Kuykendal cuando le dispararon en la cabeza con un proyectil? Ahí está la verdadera violencia, perpetrada por la policía y ordenada por Enrique Peña Nieto, Marcelo Ebrard y Manuel Mondragón.”

A partir del primero de diciembre, la pesquisa sigue, en cada movilización social el gobierno busca detener a cualquier persona, condenándolo de terrorista, diciendo que es anarquista, y así mismo se reproduce en las dos cadenas de televisión, la distinción entre los manifestantes “malos” y los “buenos”.

Anarquismo no es terrorismo. Los anarquistas seguirán luchando por la libertad; el gobierno: el verdadero terrorista, continuará con la represión y criminalización de la lucha popular por el derrocamiento del capitalismo y el exterminio del ideal anarquista (con o sin la ayuda de la Europol); y los medios, voceros del capitalismo, seguirán condenando a cualquier anarquista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Los anarquistas, los terroristas y los medios en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: