Primero de mayo: día del trabajo, sigue la lucha de clases

8 mayo, 2013 § Deja un comentario

Carmen Espino

“Cada trabajador debe tener su fusil para que defienda su bienestar y su libertad en caso de que cualquiera quisiera imponerse de alguna manera. La mejor garantía para la libertad es el arma. Ninguno debe dejar las armas por ningún motivo. Con el arma terciada se puede trabajar la tierra”.

Ricardo Flores Magón (Regeneración, 20 de mayo de 1911)

El mes de mayo comienza con la celebración del día del trabajo; contingentes de sindicatos, trabajadores independientes y movimientos de izquierda marchan juntos; algunos por cumplir con el acto protocolario de la celebración de la lucha obrera, otros por continuar con las exigencias laborales hasta el cese de la explotación del hombre por el hombre, de la explotación asalariada.

Este año se esperan grandes movilizaciones en todo el país, por el enorme rechazo con la reforma laboral y educativa, esta última que está siendo combatida por la mayor parte del magisterio, principalmente del Estado de Guerrero. Además de que las tasas de desempleo nacional siguen subiendo, es tal el problema que periódicos oficialistas, servidores del PRI y de Peña Nieto, han tenido que publicar los números del desempleo, quizá maquillados, pues no hay manera de cubrir la realidad de los mexicanos, que con o sin estudios, tienen las mismas dificultades para encontrar un trabajo. El capitalismo ha convertido el ser explotado en un privilegio, tal situación hace que los trabajadores pierdan la combatividad, al no tener certeza de empleo y con el hambre en el bolsillo terminan sus jornadas de explotación dándole gracias al patrón. (http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/cd1ea8643e0060d184b1d71d0299aaa4)

Aun con el envenenamiento del capital a través de sus brazos ideológicos como lo son principalmente los medios de comunicación, no han podido evitar el grito del proletariado en un ¡ya basta!, en una huelga, en un paro de labores –como actualmente los trabajadores de la planta de Honda de México ubicada en El Salto, Jalisco-, en protestas considerados como “violentos” por la prensa de derechas porque rompen o desestabilizan la paz de los patrones capitalistas.

Tendremos que recordar que la primera vez que en México se celebró el día del trabajo con un desfile en 1913, ahí los obreros exigían sus derechos. La lucha por un empleo digno, mejores condiciones laborales, menos horas y más salario nació en la época de la Revolución mexicana, como un grito de los explotados. Y tales derechos se legitimaron en la Constitución de 1917 para devolver al trabajo su libertad y dignidad, perdidas en la esclavitud, de la servidumbre y del derecho civil de la burguesía.

Fue hasta 1923 que el general Álvaro Obregón aprobó que el primero de mayo fuera oficialmente el día de la lucha obrera mexicana, y a partir de 1925 con el presidente Plutarco Elías Calles, se decide que se celebraría el día del trabajo.

El progreso de las naciones no puede fincarse en la explotación del hombre, por eso cobra importancia, recordarnos el día del trabajo, no como un acto masivo sin exigencias, sino como un día en el que se sale a marchar y luchar para ratificar que la fuerza económica de nuestro país está en los trabajadores, en nadie más; para rechazar una las reforma capitalista neoliberales más voraces como lo son la laboral y educativa, pero también para continuar la lucha contra la explotación que el capitalismo ha esparcido en todo México, en todo el mundo.

Citando a Ricardo Flores Magón: “Un crimen realmente muy grande, un monstruoso crimen; el de reclamar su derecho con las manos vacías. Ese es el crimen de los pueblos sometidos y esclavos. Ese es el crimen que expía el pueblo mexicano desde hace mas de treinta años (sic). Los derechos no se reclaman cruzándose de brazos, sino con el hierro y con el fuego. Ármense los obreros y reclamen sus derechos, solo así se conquista la Libertad y el Bienestar”1.

Por eso este primero de mayo sigamos luchando para que la tierra sea de quien la trabaja; que el obrero de la ciudad luche por la elevación de los salarios, pero no como una forma inconsciente de dejar en pie el sistema de explotación y la tiranía, sino como un proceso en el que va conquistando derechos hasta conseguir la libertad económica, hasta socializar los medios de producción.

¡Qué viva la lucha obrera, campesina y popular!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Primero de mayo: día del trabajo, sigue la lucha de clases en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: