El retorno del PRI: Elba Esther Gordillo y la reestructuración del poder

7 marzo, 2013 § Deja un comentario

La detención de la lideresa entre los primeros pasos

Por Daniel Maldonado (dems64@hotmail.com)

 Días antes de la detención de la líder vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, acusada de un presunto desvío de recursos de los trabajadores por dos mil seiscientos millones de pesos, circuló en redes sociales y medios impresos la noticia acerca de cómo otro líder sindical, el también senador Carlos Romero Deschamps, dio a su hijo un automóvil Ferrari Enzo edición limitada valuado en dos millones de dólares (25 millones de pesos aproximadamente). Un año antes la hija de este líder del sindicato petrolero había presumido en internet sus viajes por todo el mundo: paseos en yate y comidas en restaurantes exclusivos donde bebe vinos de más de diez mil pesos la botella. A estas travesías lleva a sus tres perros bulldogs ingleses quienes descansan en salones VIP y duermen con ella en los hoteles más exclusivos y caros de Europa mientras Petróleos Mexicanos lleva cinco años presentando pérdidas económicas y son despedidos sus trabajadores; sin olvidar la rapiña de la que es objeto la paraestatal, tanto en lo interno como por el narcotráfico, y que está documentada por la periodista Ana Lilia Pérez en el libro El cártel negro (Grijalbo-proceso, 2012). Como podríamos suponerlo los medios de comunicación dominante y de mayor penetración, Televisa y Tv Azteca, quienes controlan en conjunto el 95% de las frecuencias televisivas, omitieron la información referente a los excesos de los hijos del líder petrolero Deschamps.

Mientras tanto Elba Esther Gordillo es detenida un día previo a la reunión extraordinaria del SNTE en la que se organizarían las protestas y las estrategias de rebeldía contra la Reforma Laboral de Enrique Peña Nieto. Resulta ineludible escuchar los ecos de la memoria (la gran ausente de la conciencia popular) y recordar el año 1989 cuando en el mes de enero Carlos Salinas de Gortari ordenó la detención de Joaquín Hernández Galicia “la Quina”, el líder petrolero que fue encarcelado acusado de acopio de armas y homicidio y que pasó en la cárcel, viviendo con todo lujo, sólo ocho de los treinta años a los que fue condenado. Este hecho tuvo el objetivo de proporcionar legitimidad a Salinas debido al fraude electoral de 1988 que lo llevó al poder. Ese mismo año comenzó una cruzada contra la pobreza y a favor del bienestar social: el programa “Solidaridad”. Salinas meses después removió al líder del SNTE, Carlos Jonguitud sustituyéndolo con Elba Esther Gordillo, personaje de amplia experiencia en la vida sindical y en la política dentro del Partido Revolucionario Institucional. Ella llevaría 24 años la batuta y usaría al sindicato más grande de Latinoamérica –al menos 1.5 millones de agremiados– para transformarlo en un poder político-electoral que influiría en las elecciones de Vicente Fox, y en la maquinaria fraudulenta que llevarían al poder a Felipe Calderón Hinojosa y al mismo Enrique Peña Nieto; hechos también omitidos dentro de la información mediática acusatoria y que fueron reconocidos en declaraciones por la misma maestra. Tras ser expulsada del PRI obtuvo el registro de su partido Nueva Alianza en el sexenio foxista y durante el lapso de su dirigencia ha acordado cuatro supuestas reformas educativas: en 1992 el “Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica” (ANMEB) que transfirió el control de instalaciones, personal docente y recursos al control de los estados mientras que en el ámbito federal continuaba el gobierno administrando las facultades normativas (más poder económico para el SNTE al negociar salarios en lo estatal y en lo federal, además del aumento del poder político utilizando la presencia del magisterio); en 2002 el “Compromiso Social por la Calidad de la Educación” impulsado por Vicente Fox donde se estableció que las plazas docentes, de directores y de supervisores fueran otorgadas a través de concursos de oposición, además de aumentos salariales para los docentes; en 2008 el gobierno de Calderón firmó con el SNTE la “Alianza por la Calidad de la Educación” donde de nuevo se pactó el concurso para obtener las plazas laborales y en 2011 se pactó además la “Evaluación Universal de Maestros” que sería opcional. También se consiguieron aumentos de salario y prestaciones a pesar de que las pruebas de evaluación tanto de alumnos como de maestros muestran una calidad educativa bajísima en la que el 70% de los profesores reprueban, y donde los alumnos están en el abismo de la ignorancia con los más bajos resultados en Matemáticas, Español, Ciencias y comprensión de lectura de Latinoamérica. Ahora se presume la presente Reforma Educativa peñanietista, pórtico a la privatización de la escuela pública. Otros de los hechos fraguados por Gordillo durante el calderonato fue el obtener el ISSSTE para su entonces colaborador cercano Miguel Ángel Yuste, con quien rompió porque la lideresa le exigió 20 millones de pesos mensuales para financiar al Panal; nombrar a su yerno, Fernando González, subsecretario de Educación Pública; y obtener el Sistema Nacional de Seguridad Pública para Roberto Campa, candidato del Panal a la Presidencia. Sin olvidar la presencia de su hija, Mónica Arriola, como senadora en la actual legislatura.

Es ineludible ver los paralelismos entre el inicio del salinato y el peñanietismo: detención de líder para legitimación ante el fraude electoral, cruzada social con fines de supuesto apoyo social (“Solidaridad”) y electorales (la “Cruzada contra el hambre” impulsada por EPN será sólo en sitios donde habrá elecciones). Y si el proceder no falla, lo que ahora viene es un aumento de impuestos: durante el salinato, “Roqueseñal” como firma visual, se aumentó el IVA del 10 al 15%, y ahora durante los primeros días de marzo el PRI ha cambiado sus estatutos para aplicar un aumento del 16% actual al 22% de IVA e incluir alimentos y medicinas: más tortura a la economía de los ciudadanos ante un entorno en el que el gobierno de Felipe Calderón devolvió en 2011, cerca de 63 mil millones de pesos en impuestos a 20 compañías que recibieron devoluciones por concepto de IVA, Impuesto Sobre la Renta (ISR), Depósitos en Efectivo (IDE), Derecho de Trámite Aduanero (DTA) y Empresarial a Tasa Única (IETU); sin olvidar los departamentos contables y de abogados fiscalistas que las grandes empresas tienen para eludir el pago de impuestos.

Desde que se dio la compra de la presidencia montándose en el fraude electoral sistematizado, los ciudadanos pudimos ver en el retorno del viejo PRI el anhelo de reconstruir lo que se ha llamado la presidencia imperial: la amenaza de la apertura de nuevos canales de televisión disminuiría el poderoso alcance del duopolio televisivo; la aprobación de un mando único y la creación de una gendarmería nos llevaría a la reedición de una policía política como lo fue la funesta Dirección Federal de Seguridad, perseguidora de los movimientos guerrilleros y que podría ir contra los actuales grupos de autodefensa, fase previa del estallido social; el lucro sistemático utilizando la pobreza y los programas sociales; y ahora el aglutinar el poderío de los sindicatos para que su rango de influencia esté alineado y al servicio del partido gobernante: si Elba Esther Gordillo pudo negociar tanto con el PRI como con el PAN el uso de los recursos materiales y el entramado magisterial en las elecciones, ahora el nuevo líder tendrá que obedecer sólo al tricolor. En realidad no se cambian de raíz los vicios del sindicalismo y las relaciones con el gobierno, sólo se da una apariencia de justicia y una amenaza a los demás sindicatos que otorga, magnificada por los medios, una cierta legitimidad a un nuevo gobierno espurio de origen, un gobierno que además, hay que recalcarlo, está encabezado por un grupo de personajes acusados de malversación de fondos, triangulación de recursos ilícitos, corrupción, nexos con el narcotráfico, nepotismo, pederastia, entre otros crímenes más y que tienen carreras políticas que demuestran el servicio a intereses particulares, a los llamados poderes fácticos, y cuyos resultados, los de las trayectorias, han sido en extremo perjudiciales para la población. Ahora esos personajes que encabezan un gobierno de criminales nos vienen a jugar el dedo en la boca diciéndonos que la detención de Elba Esther Gordillo muestra que en la administración entrante “nadie estará por encima de la ley”, cuando en los hechos la violación sistemática de ella nos seguirá golpeando con privatizaciones, más impuestos, carestía, gasolinazos, aumento de la pobreza y el crimen; la profundización de la brecha entre ricos y pobres; la devastación de la ilusoria clase media y de una sociedad que ineludiblemente llegará a un momento de quiebre que buscará ser controlado y llevado hacia la reconstrucción de “la Dictadura perfecta”. En la obtención y difusión informativa, en la organización y la participación cotidiana, la construcción de ciudadanía, está el evitarlo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El retorno del PRI: Elba Esther Gordillo y la reestructuración del poder en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: