Linchamiento mediático y advertencias a periodistas, primeras señales del sexenio

21 diciembre, 2012 § Deja un comentario

Rodolfo Guzmán

 A pocos días de haber iniciado el sexenio de Enrique Peña Nieto dos cosas se comprobaron: una que el linchamiento mediático para cualquier grupo opositor está asegurado y que el ejercicio periodístico que toque temas que incomoden al nuevo gobierno estará bajo amenaza.

El primer punto lo podemos comprobar con el tratamiento de información que los medios convencionales le dieron a las protestas a las afueras de San Lázaro el pasado primero de diciembre, durante su toma de protesta, entre ellos Televisa, quien satanizó las protestas, intensificó los daños y los catalogó como “delitos graves”, cuando únicamente mostró la versión de las autoridades y no la de los afectados por los operativos policíacos.

Sin embargo, ahí no se detuvieron ya que en el seguimiento a los hechos continuó el linchamiento, ejemplos hay muchos pero puede citarse la emisión del pasado cuatro de diciembre de Primero Noticias.

La misma, según un análisis publicado en el portal Medios y Ciudadanos, nos muestra una narración de la información “maquillada”, pues la presentación de imágenes y declaraciones en las notas presentadas por Loret de Mola carecen de imparcialidad periodística.

En esa emisión podemos observar que el conductor introduce el tema al noticiero haciendo hincapié en el costo de económico que dejaron los daños, posteriormente la presentación de una nota con música dramática e imágenes violentas de los manifestantes.

Para dar un toque de imparcialidad, presentan el reporte de la marcha que varios grupos realizaron para pedir la liberación de los entonces 69 detenidos por los disturbios, sin embargo se hace una especial énfasis en cómo afecto esa movilización el transito de cientos de automovilistas.

Asimismo, dan voz  algunos participantes en el recorrido, pero acto seguido vuelven las imágenes violentas a la pantalla, ahora en blanco y negro.

Evidentemente, con esa presentación de los hechos, así como declaraciones de las autoridades policíacas, sin permitirles derecho de replica a los afectados, podemos darnos que de la percepción que buscan crear en el ciudadano promedio.

A pesar de eso, el linchamiento mediático no fue sólo en los medios tradicionales, pues también pudimos verlo en otros del Grupo Milenio, por mencionar algunos. Con la presumida cobertura “2012: el arranque” la empresa multimedia emprendió una triple forma de desprestigiar a cualquiera que mostrara su inconformidad con la toma de protesta de Enrique Peña Nieto.

Desde muy temprano, a las ocho de la mañana para ser exactos, su televisora comenzó con el seguimiento de los hechos de ese primero de diciembre, sin embargo alrededor de las diez de la mañana que empezaron a hacerse notar los disturbios en las cercanías de San Lázaro hicieron lo posible por desviar la atención. El momento que fue inocultable y que tuvieron que señalar por obligación fue el que uno de los activistas cayó al piso con la presunción de que había perdido la vida tras recibir el impacto en la cara de una bala de goma, de ahí que procedieron a seguir por unos minutos las protestas.

Sin embargo, les fue más importante cubrir la manera en que el expresidente Felipe Calderón y Pena Nieto se trasladaban hasta el recinto legislativo, posteriormente dieron cuenta del acto oficial. Minutos más tarde, tras dar seguimiento al recorrido de Peña Nieto para su siguiente acto, hicieron un enlace telefónico antes del mediodía con uno de sus reporteros, Jorge Becerril, para dar cuenta de los disturbios ocurridos a las afueras de Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Aunque el reportero fue claro, es decir, podían apreciarse imágenes en que la policía capitalina golpeada brutalmente a algunos manifestantes y a quien transitaba por esa zona, horas más tarde Milenio simplemente olvidaría esos hechos.

Y en su mesa de análisis más tarde, el subdirector editorial de ese medio, Ciro Gómez Leyva negaba cualquier tipo de agresión en contra de los manifestantes con el argumento de desmentir lo que horas antes había señalado el excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, quien acusó durante un acto masivo horas atrás a funcionarios federales de la planeación de esos actos represores e incluso pidió su renuncia.

“Desde temprano vimos los enfrentamientos (…) y las imágenes le quitan toda la razón al argumento de López Obrador de que hay represión en contra de los jóvenes (…) una vez más está mintiendo”, comentó Gómez Leyva. Al continuar con su mensaje los demás analistas exhortan a los que acusan que hubo represión  a buscar en los archivos de la televisora, pues nunca han pasado un video que lo evidencie.

Sin embargo, esta contradicción puede encontrase en el video: Ciro Gómez Leyva de Milenio miente sobre los manifestantes del 1 de diciembre, pues dicho video, el cual se encuentra en youtube muestra que ese medio de comunicación contradice sus informes.

En contraste, los medios digitales han jugado un papel importante, pues se convirtieron en receptores de testimonios de los hechos represivos, entre ellos los portales de la revista Proceso, Sin embargo, Aristegui Noticias, Homozapping, ADN Político y Animal Político.

A pesar de eso, no muchos tienen acceso a esos portales informativos ya que la mayoría de los mexicanos no cuentan con acceso a Internet.

Advertencia a los medios de comunicación y reporteros

 En cuanto al ejercicio periodístico no se puede esperar que sea libre, pues durante las agresiones hechas por elementos policíacos también se encontraban reporteros y trabajadores de diversos medios de comunicación.

El pasado cuatro de diciembre las organizaciones de defensoras de ese gremio Amnistía Internacional y Reporteros sin Fronteras, dos organismos internacionales también desacreditaron la versión de las autoridades ministeriales y policíacas que pretenden condenar a 67 personas, incluyendo a varios fotógrafos detenidos.

“Existen profundas dudas” acerca de las evidencias presentadas en contra de los detenidos, advirtió Amnistía Internacional. Por su parte, Reporteros sin Fronteras destacó que entre los presos estaban fotógrafos que se encontraban realizando su labor.

Entre ellos, Mircea Topoleanu, de 32 años, de origen rumano, y Brandon Daniel Bazán, de la revista Café Mx. Asimismo, fueron agredidos Quetzalli González, de Nuevo Excélsior, Ana Cecilia Méndez, Alejandro González y Martín Salas, de Milenio Diario, y de Bernardo Montoya, de la agencia Reuters.

Otra de las organizaciones protectores de periodistas, Article 19, hablaba de por lo menos siete trabajadores de distintos medios que fueron agredidos, entre los que se encuentran algunos de los que ya fueron mencionados, también fueron atacadas las instalaciones de una televisora filial a Televisa.

Article 19 logró confirmar que los fotoperiodistas Christopher Rogel, de El Universal; Pedro Anza, de la agencia Cuartoscuro; Quetzalli González, de Excélsior, así como Osvaldo Muller, camarógrafo de Efekto TV, resultaron golpeados e incluso lesionados por excesos cometidos por elementos del agrupamiento de granaderos que buscaban repeler a los manifestantes tanto en las inmediaciones del Palacio Legislativo como en el primer cuadro de la ciudad”, cita un comunicado que la organización hizo llegar a distintas redacciones. A su vez, el boletín de prensa señala los abusos cometidos en contra de Óscar Balderas, reportero del portal ADN Político, quien fue amagado con arma de fuego por un presunto integrante del Estado Mayor Presidencial, el cual le arrebató su celular que había usado para captar imágenes de los protestantes. Mientras tanto, Paris Martínez, del portal Animal Político, fue golpeado con toletes y escudos por elementos policíacos, en cuanto al corresponsal de la agencia Reuters, se especifica que su equipo fue robado por entes violentos que prendieron fuego a la motocicleta en que viajaba.

Sin embargo, el freno a la libertad de expresión y prensa no terminó ese día, pues unos días después Enrique Peña Nieto les “tiró línea” a los diversos medio de comunicación, con el argumento de que tenía que haber un equilibrio entre “las buenas y malas noticias”. “Espero que encontremos espacios de comunicación muy equilibrados entre lo que deba de atenderse, lo que a veces no son buenas noticias, pero también de las muy buenas noticias que México debe conocer”, declaró el mandatario a reporteros que lo acompañaron durante su primer vuelo de trabajo a Monterrey, Nuevo León.

Al ser cuestionado por uno de los periodistas del tema, según una nota publicada por Proceso, el Ejecutivo federal consideró que deben reorientarse las formas de presentar las noticias e incluso su narrativa: … les he comentado a todos los medios de comunicación que es importante, evidentemente es una fuente muy importante de orientación, rescatar temas que eventualmente no puedan estar en la óptica y coyuntura de la gestión”.

Al analizar ambos aspectos podemos darnos cuenta que es evidente que este sexenio no será sencillo para cualquier periodista que decida ingresar en temas “espinosos” para el nuevo gobierno, asimismo los grupos de protesta serán blancos directos del linchamiento de los medios convencionales. Sin embargo, las redes sociales y medios digitales juegan un papel fundamental que hasta ahora no ha sido, por fortuna, regulado y esperemos que así sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Linchamiento mediático y advertencias a periodistas, primeras señales del sexenio en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: