¿Hacia la construcción de una “realidad” social?

3 septiembre, 2012 § Deja un comentario

Juan Manuel Fernández Rodríguez

 No queda duda que estamos participando en un cambio global del paradigma  socio político y los medios han tenido un papel predominante como vehículos de informativos y catalizadores. Pero curiosamente, los medios escritos y los televisivos oficiales no han sido los causantes, sino las redes sociales y los medios virtuales quienes presentando una realidad diferente, sin máscara, una lectura en dónde se privilegian la información y los juicios más honestos, es decir no adulterados a favor del poder económico y político. En estos se manifestaron la inconformidad y malestar latentes y se desenmascararon las falacias de los medios vendidos al mejor postor. En México y la Comarca Lagunera, empezó a generarse este efecto a partir del 11 de mayo, fecha de gestación del movimiento #yosoy132.

Las etapas pre y postelectorales fueron el caldo de cultivo para este fenómeno y se vivió de una forma intensa y abrumadora, que como onda expansiva se desplazó en todo el país. Los jóvenes universitarios lo detonaron y se fueron agregando al movimiento diversos actores que coincidían con los planteamientos universitarios, rechazando el regreso del pri al gobierno. Daba la impresión que los integrantes del movimiento estaban de tiempo completo en las redes y aún con tiempo extra, difundiendo las razones por las que el país debía cambiar. Aquí, en la Laguna también se vivió esa revolución.

Marchas con leyendas críticas, creativas y certeras, manifestaciones en espacios públicos con información alusiva a lo que estaba pasando, denuncias de la corrupción política y mediática. Al igual que en las redes sociales, en estas actividades de difusión se denunciaron todas las incidencias y corruptelas del proceso electoral que se iban detectando. Se invitaba a la población en general a que se agregara y se manifestar en contra de la imposición de un presidente y del sostenimiento del sistema político social que ha prevalecido. En fin toda una gama de actividades cuya meta era, y aún es, “despertar” o crear conciencia en la población acerca de la “realidad” que se vive.

Pero ¿cuál ha sido el efecto en la población? Es fácil observar que en  la Laguna, como en todo el país, existe una  sociedad sectorizada con diferentes niveles culturales, no necesariamente intelectuales, en dónde sus representaciones del mundo y de sí, están en base a lo que han recorrido en su propia historia, pues se entiende la vida, por lo que se ha vivido. Las vivencias y su interpretación dan la comprensión de los eventos y conforma la “realidad”.

Si bien es cierto que en todo el territorio se  padece los mismos efectos de la corrupción, la impunidad, la inseguridad, la falta de empleo, y otras condiciones adversas, con todas las consecuencias que esto acarrea, no toda la población puede entender o identificar las causas, y/o verlas con la misma óptica, en este caso, la votación en las recientes elecciones, pues se viven diferentes “realidades”, con sus propias necesidades. Así pues, aunque se usen las mismas palabras, fraude, Atenco, matanza del 68, duopolio televisivo, Sopriana, etcétera; no tienen los mismos  significados para los diferentes sectores poblacionales. La comunicación que se pretende llevar desde el movimiento hasta el pueblo está dada en  diferentes códigos.

El movimiento #yosoy132 aglutina, además de los universitarios, a otro sector de la población que comparte y entiende sus inquietudes, personas que, generalmente, tienen una formación parecida, desarrollan actividades intelectuales o han vivido en carne propia las situaciones que se han denunciado durante este periodo. Personas que de algún modo tienen o se dan tiempo para pensar y entender lo sucedido. Y por otro lado, la mayoría plasma sus malestares por medio de las redes sociales. Comparten pues, ciertas representaciones y significados que posibilitan su comunicación.

Por otro lado, está un amplio sector de la población sin esas características, que ha vivido y vive otro forma de vida. El sector no universitario, que no tiene acceso a internet, cuya versión de la realidad ha sido condicionada por la televisión, con una actitud pasiva, con reducido pensamiento crítico en lo político y en lo social. Aquí se encuentran las amas de casa, desempleados, los que están laborando y un importante número de gente de campo. La población que trabaja, tiene jornadas de 8 horas diarias cuando menos, 5 o 6 días a la semana, cuya necesidad e intereses primordiales son satisfacer las necesidades básicas de alimentación, vestido y casa; en resumen: la subsistencia diaria. ¿Qué disposición o ánimo pueden tener para dedicarle tiempo a enterarse y analizar los eventos sociopolíticos? ¿En  que les ayuda esto a la sobrevivencia diaria? ¿Qué significa un lonche o los pocos pesos que pueden recibir por su voto? ¿o tener la esperanza de recibir periódicamente dinero vía las tarjetas? ¿Será que por necesidad  viven al día sin pensar en el mañana?

En estas condiciones ¿cómo se puede dar la comunicación? ¿Qué sentido tienen las consignas y la información telegráfica de los hechos que se da en las marchas o mítines informativos para la gente de la subsistencia diaria? ¿No hace falta un puente para enlazar las versiones de realidad diferentes con sus representaciones y significados? ¿Un código de comunicación que sea para todos? Ese punto de unión es el diálogo. Pero dialogar es ya otra historia, otro modo de acción que se tendría que plantear y replantear. Ayudaría a esto un enfoque o punto de vista sociológico o psicosocial, formas de evaluar el impacto que ha tenido la difusión que se ha hecho.

Independientemente de lo que ha pasado, de lo que se ha hecho por el movimiento, hace falta un baño de pueblo verlodesde su propia óptica e historia, en su contexto, escuchar su versión y comprensión de la realidad para entender cómo percibe lo que sucede, compartir  información en su código,  digerible para conversar, dialogar y establecer comunicación.  Empezar a hablar de lo mismo y respetar después su pensamiento. Una visión crítica del entorno no se logra con mensajes y persuasión, eso es lo que han hecho los partidos. No se trata pues, de imponer criterios sino de construir una visión de la realidad en dónde todos puedan aportar su experiencia, pues la vida, además de los libros y reflexiones, es buen nutriente para entender lo que sucede. Hacer una lectura compartida de los hechos, favorece una mejor comprensión del la realidad en que se vive y posibilita tomar decisiones y buscar lo mejor para todos.

En estos tiempos estamos ante un momento coyuntural, termina una parte del proceso de renovación social. Después del nombramiento oficial del presidente ¿Cuál será el rumbo? ¿Contemplará la necesidad de enlazar las diferentes realidades que se viven en el país? ¿Se podrá tender el  puente entre “realidades”?

El futuro del movimiento desatado a raíz del 11 de mayo   del 2012, dependerá de la capacidad e intención de unirnos en torno a la problemática que vive el país, de la voluntad de dialogar y reconocer las diferentes posturas e ideas al respecto, de escuchar con atención el pensamiento del otro y de unificar los diferentes códigos en uno, para poder enfrentar los embates del poder económico y político, así como sus escudos,  los medios oficiales que siguen ocultando y distorsionando lo que sucede, sobretodo la televisión, con sus cortinas de humo olímpicas y deportivas, además de sus taranovelas que siguen tratando la visión de una falsa y tendenciosa realidad.

Este proceso social, continuará…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo ¿Hacia la construcción de una “realidad” social? en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: