No todos los periodistas van en el mismo costal

2 agosto, 2012 § Deja un comentario

Para los que piensen que es vendido quien trabaja en un medio que sirve a algún interés

 

Rodolfo Guzmán

 Para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias.

Ryszard Kapuscinsky

Muchos recordaran aquella frase que el candidato presidencial de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador le dijo al poeta Javier Sicilia, líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, en su encuentro en mayo pasado: “A mí no me puedes meter en el mismo costal”. Esto en respuesta  a que el escritor insinuó que el tabasqueño es una persona autoritaria, mesiánica y que no acepta criticas, al igual que los demás políticos corruptos.

Quizá esa frase, además de significar uno de los momentos más representativos de la campaña presidencial, también le queda pronunciarla a muchos periodistas que laboran en empresas que promovieron la imagen del virtual ganador de la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto. Me refiero a los cientos de reporteros y camarógrafos  que tiene grupo Televisa, Milenio, TV Azteca; entre otros, pues no todos piensan de manera similar a los dueños de la empresa.

Para explicar parte de eso, basta hacer mención a Ciro Gómez Leyva y su discurso luego de pocos días después del proceso electoral en su noticiero estelar de Milenio Televisión, donde acusó a López Obrador de ser un linchador por promover odios y rencores entre los ciudadanos que se han descontrolado y atacado a los reporteros de los medios que el tabasqueño ha acusado de corruptos y comprados.

“Ojala López Obrador tenga la valentía de si tiene algún problema con Milenio que sea muy claro, si es con el dueño Francisco González o más directo con Carlos Marín o Ciro Gómez Leyva.  Pero que no ¡cobarde!, ¡tramposa! y ¡dolosamente!… estés poniendo en riesgo, ¡tú que eres un linchador!, a nuestros reporteros y camarógrafos”, acusó.

¿Acaso López Obrador no ha dicho los nombres de quienes acusa de corruptos? Claro que sí, sin embargo omitieron la información. La prueba está clara en lo expresado por el tabasqueño luego de que en octubre de 2009, el espacio noticioso de Gómez Leyva, expusiera el costo elevado de un par de tenis de su hijo.

“Son explicables los ataques en Milenio, su dueño, Francisco González, pertenece a la mafia del poder y quieren destruirme políticamente”, fue uno de los mensajes que López Obrador emitió a través de su cuenta de twitter.

Ese escrito fue replicado en el propio espacio estelar de la televisora junto a otros tres en que se acusaba al dueño de ese medio de comunicación, de haber obtenido sus concesiones de radio y televisión durante el periodo de Carlos Salinas de Gortari.

En ese momento, Ciro Gómez Leyna calificó como basura las declaraciones que hablan de lo mismo que publicó la revista Proceso a finales de los 90.

En fin, eso sólo es una prueba de las tantas que el político ha expresado en varias ocasiones y hasta incluso en mítines, donde ha declarado que el problema no es en contra de los reporteros o trabajadores de la empresa sino con sus directivos.

De regreso a la frase con la que inicié el texto, el hecho es que muchos reporteros tienen el derecho a decir que no los pueden meter en el mismo costal por dos razones. La primera que va encaminada hacia quienes siguen a López Obrador e impulsivamente insultan o ven mal a reporteros que trabajan para esos medios y la segunda en respuesta a las declaraciones de sus jefes, que por obvias razones no pueden contradecir de frente, con los que no comparten ideas.

Cabe destacar que los señalamientos en contra de Milenio, Televisa y TV Azteca no son únicamente de López Obrador y sus seguidores, pues el movimiento #YoSoy132 también se ha manifestado en contra de esos medios. Hay que recordar que éste último también ha definido su postura con los trabajadores de los medios de comunicación  y para darlo a conocer lanzaron el video: Apoyo de #YoSoy132 a Periodistas, el cual puede encontrarse en youtube.

El material audiovisual, refleja en parte la situación de muchos periodistas que se ven imposibilitados a realizar diversas publicaciones que vayan en contra de los intereses de la empresa en la que laboran.

A pesar de eso, no aborda el esfuerzo que varios comunicadores hacen desde sus trincheras para sacar a flote notas y reportajes acerca de los movimientos sociales.

Cabe señalar que no todos los reporteros reflejan amor por la verdad y la patria, pues a muchos poco les importa la situación actual del país y sólo cumplen por obligación con una cuota de notas. Esto sin estar propiamente de cuerdo con la línea de su empresa, ven con apatía las manifestaciones de los grupos subversivos.

Pero también hay otros que proponen la cobertura de las marchas y manifestaciones en las calles, suena ridículo pero en muchas ocasiones de eso dependen que se difundan y se tomen en cuenta, incluso en medios conservadores o que a nivel nacional estén en contra. Es seguro que si esos reporteros pudieran expresarse libremente en contra de sus jefes o de aquellos manifestantes que sin argumentos los acusan de vendidos, les dirían: “a mí no me puedes meter en el mismo costal”.

El verdadero peligro

En torno  las declaraciones de Ciro Gómez Leyva, en que supuestamente da la cara por sus compañeros trabajadores con el argumento de que hay simpatizantes del López Obrador que los agreden, hay que atreverse a preguntar: ¿Quién realmente los está poniendo en peligro?

Para encontrar la respuesta hay que recordar la encuesta de seguimiento diario de Milenio-GEAISA, la cual fue presumida mucho por ser un ejercicio estadístico único en una campaña presidencial, así como muy criticada por su desmedida tendencia a favor del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto.

Como era de esperarse por los críticos de la misma, falló o mejor dicho logró su objetivo que era influir en la votación de un parte del electorado mexicano.

Ante eso, el primero de julio por la noche y un día después, Ciro Gómez Leyva ofreció una disculpa a nombre de Grupo Milenio acerca de que los errores de la encuesta fueron de carácter estadístico.

Días después, cuando Andrés Manuel López presentó su plan para la defensa democrática y habló acerca de los medios que influyeron en la elección con la difusión de encuestas y propaganda al candidato del PRI, Ciro lo negó y dijo que la falla no corresponde a corrupción o intereses políticos.

También victimizó al grupo de de nuevo, como en 2006, recibir falsas acusaciones de las fuerzas de izquierda con el argumento de que ellos nunca han insultado al candidato presidencial. Sin embargo, ¿definirlo públicamente como un linchador no es una agresión?

El caso es que de regreso del PRI a la Presidencia de la República implica un alto riesgo al gremio periodístico. Pretender defender a tus empleados de supuestas agresiones físicas de parte de un grupo social no se compara con lo que los reporteros a nivel nacional podrían sufrir si los niveles de violencia y corrupción continúan o se encrudecen con el nuevo Ejecutivo nacional.

El verdadero peligro aquí fue la desinformación que emitieron algunos, misma que no sólo afecta éticamente al gremio periodístico sino también físicamente por lo que puede implicar las consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo No todos los periodistas van en el mismo costal en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: