Las redes sociales: armas cargadas de futuro

4 enero, 2012 § Deja un comentario

Carmen Espino

 Las redes sociales están siendo el medio para que los individuos —sin distinciones de clases, edad, escolaridad o género—  transformen la manera de comunicar. Los mexicanos han aumentado el uso de sus blogs, cuentas de youtube, facebook y twitter para compartir su opinión acerca de los sucesos políticos y sociales que están marcando a México. Con este nuevo espacio de comunicación, los sujetos estamos dejando de ser meros observadores, para formar parte en la creación, crítica e intercambio de contenido. Ya no somos sólo teleaudiencia y esto debilita el imperio de los medios tradicionales de información.

Si se concibe a la televisión como un medio masivo de comunicación que logra penetrar en la mayoría de los hogares mexicanos, es fácil explicarse por qué los empresarios, los políticos y los grupos hegemónicos del país buscan tener el control de las notas transmitidas y que así no se perturbe la estabilidad de sus intereses.

El duopolio televisivo —Tv Azteca y Televisa— está siendo rebasado por el flujo de comentarios y por la libertad con la que se manifiestan los usuarios de las redes sociales quienes cuestionan y ponen en duda la veracidad de las noticias “oficiales” que por años han sido consideradas como fuentes fidedignas de información.

Las redes sociales están derrocando la época de la teletiranía. La credibilidad y honestidad de los líderes de opinión que se centran principalmente en el duopolio televiso está siendo manchada ante el derecho de los ciudadanos de dudar.

Los mexicanos hartos de recibir información manipulada, donde se decide sobre la peligrosidad de las personas o se construyen escenarios de novela para apoyar a políticos, redondeos, colectas o guerras; usan las redes sociales para mostrar su sentir, desmentir los dramas de televisión y decidir sobre la relevancia de las noticias.

Los acontecimientos de 2011 han marcado con justicia los beneficios del uso de las redes sociales. A finales de enero, los manifestantes egipcios informaron y organizaron una revolución a través de internet, tal fue el éxito de la nueva tecnología que el gobierno bloqueó el acceso.

A principios de febrero, algunos integrantes de la bancada del PRD y el PT, encabezados por el diputado federal Gerardo Fernández Noroña, se manifestaron en la Tribuna de San Lázaro apoyados de una manta que citaba: “¿Tú dejarías conducir a un borracho tu auto? ¿No, verdad?, ¿Y por qué lo dejas conducir el país”, en dicha manta se acusa a Felipe Calderón de alcohólico. A lo anterior no se le dio cobertura, ni tampoco al despido de Carmen Aristegui de su noticiario radiofónico por cuestionarle al presidente, a raíz de la manta, si tenía o no problemas de alcoholismo. La censura de la que fue presa la periodista no logró la solidaridad de los conductores de noticias de televisión abierta y fue a través de las redes sociales donde se difundió el hecho de manera contundente apoyada en audios, videos y algunos escritos de reflexión, como el que realizó la también periodista Lydia Cacho. (http://www.lydiacacho.net/07-02-2011/tods-somos-aristegui/)

Pero fue en diciembre cuando los usuarios de youtube, facebook y twitter le dieron un gran golpe no sólo a las televisoras —restándoles poder— sino a un candidato a la presidencia de México. Durante la presentación de su libro “México, la gran esperanza” en la Feria Internacional del Libro, Peña Nieto confundió al escritor Carlos Fuentes con el historiador Enrique Krauze y citó la biblia, al intentar contestar cuáles han sido los tres libros que han marcado su vida. El error del candidato priísta fue uno de los temas más comentados en las redes sociales, algunos con posturas críticas, otros con humor y sarcasmo ridiculizan el tropezón del político. Y aunque algunos de los líderes de opinión nombrados por el grupo televisa como Carlos Marín, Loret de Mola y Adela Micha; han defendido a Peña Nieto minimizando la equivocación, los cibernautas ya hicieron sus propias conclusiones. También a la defensa salió el novio de Paulina, hija de Peña Nieto, quien publicó en twitter “un saludo a toda la bola de pendejos, que forman parte de la prole, y que sólo critican a quien envidian” que luego Paulina copió en su cuenta y causó la ira de los usuarios de dicha red social, quienes de forma ingeniosa comenzaron con el derrumbe de la carrera política de Peña Nieto mofándose de él y su hija. Luego de cometer errores con la cantidad del salario mínimo mensual, los precios de algunos productos de la canasta básica, para luego excusarse de no saberlos diciendo: “No soy la señora de la casa”, el 93% de los comentarios sobre el político en las redes sociales son negativos.

Peña Nieto es un personaje impulsado por la mercadotécnica política y la televisión. Televisa lo ha proclamado el gran vencedor del 2012; pero para los usuarios de facebook y twitter, además de considerarlo incapaz de gobernar el país, es la comidilla diaria. Con algunos puntos abajo en las encuestas tras los errores, televisa sigue negando que dichos acontecimientos repercutirán en las elecciones.

El triunfo de las redes sociales sobre la televisión, podría resumirse en una foto en la que aparece el político y el presidente del grupo televisa Emilio Azcárraga, el primero se dirige preocupado a Azcárraga diciendo “No seas malo, hazme el paro, me están agarrando de botana” y éste le contesta “Pero yo no puedo controlar el internet”

El problema que enfrentan las redes sociales es que no están al alcance de toda la población mexicana; y televisa sí. Puede que la teletiranía no desaparezca, pero existe la esperanza que las redes sociales sean armas cargadas de futuro, un futuro donde la manipulación de masas no nos gobierne, donde usemos la dialéctica y no la mercadotecnia. Donde exista libertad de opinión y expresión,  donde la comunicación sea independiente, plural y libre, donde todos seamos bienvenidos, capaces de aportar y participar en la construcción de la información y de un mejor país.

Si como pueblo tomáramos el poder, tendríamos la tarea de limpiarlo de burguesía y de mantener a la gente en un estado mental revolucionario.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Las redes sociales: armas cargadas de futuro en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: