Intelectuales y poder

1 noviembre, 2011 § Deja un comentario

Por: Luis Felipe Rodríguez
luferod@hotmail.com

 Recientemente la revista Proceso acaba de publicar dos interesantes textos relacionados con el poeta ya fallecido Octavio Paz, en víspera del próximo homenaje que el senado de la República le ofrecerá al Premio Nobel Mexicano.

El primero es una entrevista titulada “A la búsqueda de Octavio Paz…” que el Director de Proceso Rafael Rodríguez Castañeda le hace al historiador Enrique Krauze (Proceso 1823) a propósito de su más reciente libro Redentores, ideas y poder en América Latina en donde una buena parte del libro gira en torno a la figura de Paz. Krauze fue asesor, socio y amigo cercano del poeta, y heredero del pensamiento (neo) liberal y de una forma singular de relacionarse con el poder.

El segundo texto: “El valor del tiempo” (Proceso 1824) es del prestigiado periodista y ex director de Proceso Julio Scherer. El cual forma parte de un libro de próxima aparición. En el fragmento publicado por Proceso, Scherer nos da su visión acerca de la compleja y contradictoria relación que tuvo con Paz, llena de claroscuros, de encuentros y desencuentros que se prolongo hasta los últimos días de la vida del poeta.

Los textos referidos no tienen desperdicio, nos abren las entrañas de la “real politik” del mundo intelectual mexicano; el poder y la inteligencia en un juego tormentoso de aproximaciones, cercanías, lejanías, coqueteos, arrumacos, aprecios y desprecios, independencias y autonomías, fortalezas y debilidades, chantajes, contubernios, coacciones y represiones. El “ogro filantrópico” en el clásico juego del látigo y de la zanahoria en un México convulso, en transición permanente entre la tradición y la modernidad, entre el autoritarismo y la democracia, entre la libertad y la represión.

Rafael Rodríguez Castañeda le pregunta a Krauze de manera incisiva:

—Titulas el capítulo dedicado a Paz “El poeta y la Revolución”. También podría haber sido “El poeta y la Involución”…

—De ninguna manera. Uno de los historiadores de izquierda más prestigiados en el Occidente actual —inspirador, entre otros, de los “indignados” españoles— es Toni Judt, recientemente fallecido. En sus memorias, Judt dice que su generación (que es la mía, la tuya) despertó tarde a la conciencia de que la verdadera revolución de la segunda mitad del siglo XX ocurría detrás de la Cortina de Hierro; de que los verdaderos revolucionarios, en el sentido de la búsqueda de la libertad y de un socialismo no totalitario ni autoritario, eran los que estaban peleando en Polonia, en Rumanía, en Checoslovaquia y en Hungría, pero que no tuvimos ojo para ellos. Quienes si los tuvo en México fue Octavio Paz. Igual que Orwell, Camus, o Koestler, Paz entendió que el socialismo real había conducido a la petrificación del ideal Y entonces regreso a México, y el primero de octubre de 1971, hace 40 años, fundó la revista Plural, una de cuyas vocaciones era hacer ver a la generación joven lo que había ocurrido con la pasión revolucionaria en el siglo XX, no para apagarla sino para iluminarla, para conducirla democráticamente hacia la libertad del debate, la crítica, la apertura, la democracia. La propuesta democrática de Paz pareció disonante, y era entendible, no sólo porque nuestra generación se había enamorado de la Revolución cubana, sino también por la reacción natural contra los gobiernos militares en Uruguay y Brasil, y los genocidas chilenos y argentinos. La polarización entre la guerrilla y los militares en América Latina dejo al liberal Octavio Paz en una situación de cierta soledad”

Mientras que por otra parte, Scherer nos señala en su texto los claroscuros del poeta después de haber participado a invitación de Julio en la dirección de la revista Plural de Excélsior. Scherer nos dice: “De enero de 1989 a septiembre de 1992, Octavio Paz mantuvo una relación incomprensible con el periódico del que se había apropiado Regino Díaz Redondo. Sin poderlo evitar, me alteraban sus artículos en la primera plana del diario. Sumaron nueve ensayos en el periodo que consigno. Fue manifiesto el contraste con Gabriel García Márquez y Julio Cortázar, entre otros grandes escritores de la talla del mayor, adictos a Proceso y a la libertad de expresión. Incongruente, el poeta había dejado su nombre en un órgano de golpistas. Incluso aceptó que fuera utilizado en las campañas publicitarias con las que el periódico pretendía incrementar su menguada nómina de suscriptores”.

Otros tiempos, otros actores y otras circunstancias. Recientemente el ascenso de los movimientos sociales, principalmente organizados por jóvenes, y utilizando múltiples recursos que las tecnologías de la información les proporcionan, han generado el respaldo de un buen número de Intelectuales heterodoxos que se han manifestado abiertamente en apoyo a las luchas de los “Indignados”. Por lo cual los jóvenes franceses se reunieron con los intelectuales Stephane Hessel y Edgar Morin.

Morin les advirtió que: “…cambiar las estructuras mentales para romper las fronteras del conocimiento es más difícil que cambiar a las instituciones y que por ello ustedes los jóvenes son los únicos que pueden hacerlo”. Respecto al aprendizaje de otras movilizaciones en otros países afirmó con énfasis “la necesidad de tener ya respuestas posibles, pues la crítica es absolutamente necesaria, pero también los proyectos de reinvención”. Stéphane Hessel, el famoso intelectual francés que ha inspirado el movimiento planetario de los indignados con su famoso texto “¡Indignaos!” por su parte les señaló que: “se debían usar todos los medios que hoy están a disposición para ampliar y diversificar el movimiento de indignación”, pero fue enfático en afirmar que “lo único que no debemos permitir es la violencia en ninguna de sus formas”.

Al igual que la activa participación del ya popular filosofo Slavoj Zizek, que al reunirse con los indignados de Wall Street les dijo: “No se enamoren de sí mismos, ni del momento agradable que estamos pasando aquí. Los carnavales salen muy baratos; la verdadera prueba de su valor es lo que permanece al día siguiente, o la forma como nuestra vida normal y cotidiana será modificada. Enamórense del trabajo duro y paciente; somos el comienzo, no el final. Nuestro mensaje básico es: el tabú ya fue quebrado, no vivimos en el mejor de los mundos posibles, tenemos la autorización y la obligación de pensar en alternativas. Hay un largo camino por delante, y en poco tiempo tendremos que enfrentar preguntas realmente difíciles —preguntas que no son sobre aquello que no queremos sino sobre aquello que QUEREMOS—. ¿Qué organización social puede sustituir el capitalismo vigente? ¿Qué tipo de líderes necesitamos? Las alternativas del siglo XX obviamente no sirven […]”. (http://www.uypress.net/uc_20869_1.htlm, 14/10/2011)

Finalizo estas líneas con un fragmento de una carta de Julio Cortázar a Roberto Fernández Retamar y que sintetiza las ideas de Cortázar sobre su papel como intelectual latinoamericano: “(…) Desde el momento en que tomé conciencia del hecho humano esencial, esa búsqueda representa mi compromiso y mi deber. Pero ya no creo, como pude cómodamente creerlo en otro tiempo, que la literatura de mera creación imaginativa baste para sentir que me he cumplido como escritor, puesto que mi noción de esa literatura ha cambiado y contiene en sí el conflicto entre la realización individual como la entendía el humanismo, y la realización colectiva como la entiende el socialismo, conflicto que alcanza su expresión quizá más desgarradora en el Marat-Sade de Peter Weiss. Jamás escribiré expresamente para nadie, minorías o mayorías, y la repercusión que tengan mis libros será siempre un fenómeno accesorio y ajeno a mi tarea; y sin embargo hoy sé que escribo para, que hay una intencionalidad que apunta a esa esperanza de un lector en el que reside ya la semilla del hombre futuro (…)”. (Julio Cortázar, Situación del Intelectual latinoamericano, 10/V/1967)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Intelectuales y poder en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: