Puño Cerrado en Alto (Poema)

1 agosto, 2011 § Deja un comentario

José Lupe González

 Ahora es el momento del canto de las banderas en triunfo
que elevan la hoz para cortar la soga
que ahorca el tacto del obrero y del campesino,
ahora es el momento de las banderas
que elevan el martillo para clavar una fecha de futuro y de victoria.

 Aquí y en cualquier surco
donde se entierre un cordón umbilical
el maíz y el trigo serán rojos
por la sangre del nacimiento de la esperanza,
no por la sangre explotada
de los que sólo arriman un amparo al hambre
con las manos desoladas.

Allí donde alguien nace
no debemos dejar que el sol se apague
ni que lleguen las cenizas del hambre enlutada.
Hoy las lágrimas ensangrentadas de los desocupados
al caer manchan de rojo rencoroso
el sudor sucio de las manos angustiadas, deshabitadas,
de maíz y trigo, de arado y martillo.

Aquí es el lugar de tierra y agua vecindaria
requeridas para la declaración de patria
sabemos donde pondremos las huellas
guiadas por las miradas abiertas de los ojos cercenados
que un día quisieron mocharle a nuestro futuro.

 Aquí ya no hay regreso para nadie. Lo sabemos.
La pólvora del fusilamiento y la rama de la horca esperan.
No seremos nosotros, lo aseguro,
los que recibamos las balas que ansían
matar a nuestro horizonte en el paredón.
No. No seremos nosotros, insisto,
los que descolguemos nuestra esperanza hecha andrajos.
No. Sépanlo.
En el paredón y en la rama
asesinaremos
al hambre comunitaria
al futuro desempleado de nuestras manos.

Las espigas se nos harán futuro para siempre
y las caricias rojas del obrero y del campesino enamorados
de sus mujeres macizas como insustituibles banderas de batalla
y porvenir
darán frutos generales y completos como las frutas del refugio.

Aquí debemos izar
nuestra bandera roja en la aurora del oriente
y que el viento rojo del crepúsculo, militante del horizonte,
la cobije para siempre. ¡Hasta la victoria, siempre!

Somos aliados de la vida con nuestros muertos
no nos detendrá la pólvora enemiga
este pueblo
surge como la mata en el surco,
este pueblo
surge poderoso como pacto
surge eterno como puño cerrado en lo alto.

Aquí no hay regreso para nadie. Lo sabemos.
Ahora es el momento del horizonte militante
aliado del hambre comunitaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Puño Cerrado en Alto (Poema) en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: