Algunos casos de censura y despidos en La Jornada y en Proceso

1 enero, 2011 § 1 comentario

Por falta de espacio, sólo se enumeran, con pequeñas modificaciones de forma, algunos fragmentos de varios casos que se han denunciado contra el diario y contra el semanario. Como se ve, La Jornada y Proceso no son inmaculados y como lectores debemos de exigirles que no nos defrauden. La sociedad debe exigirles que no olviden en qué forma surgieron.

 

La línea, no se discute

8 de agosto, 2010

Marco Levario Turcott

El periodismo sin concesiones, que es la frase con la que muchas veces ostenta Proceso sus resueltas definiciones periodísticas, significa también que, como han dicho sus directivos, la línea editorial de Proceso no se discuta. Pese a ello, creemos que vale la pena revisar los contenidos de los medios, entre otras razones porque esto implica también una invitación al lector para revisar con mayor rigor la oferta informativa que reciben.

http://www.etcetera.com.mx/articulo.php?articulo=4623&pag=1&coment=1

El periodismo que hemos soñado

Un grupo de reporteros y articulistas, entre ellos, Carlos Payán Velver, Carmen Lira Saade, Héctor Aguilar Camín, Miguel Ángel Granados Chapa y Humberto Mussachio, renunciaron al diario ‘’Unomásuno’’, cuyo director era Manuel Becerra Acosta y con quien habían tenido diferencias en el criterio periodístico. Días después, convocarían a una junta pública a la sociedad defeña para ofertar la venta de acciones que les permitiera fundar un nuevo periódico, al que luego pondrían el nombre de ‘’La Jornada’’. Esa misma noche, cuando ya los invitados se habían retirado, Héctor Aguilar Camín pronunciaría la siguiente frase histórica: “En Unomásuno, hacíamos el periodismo que podíamos. En La Jornada, haremos el periodismo que hemos soñado’’. Años después, Aguilar Camín, escritor y novelista, se retiraría de La Jornada para fundar su revista ‘’Nexos’’ y su editorial ‘’Cal y Arena’’, donde impulsa la industria cultural libresca.

http://diario-semanario.blogspot.com/2010/06/diario-de-un-reportero.html

 

En Proceso, “la cabeza gacha”

Marco Levario Turcott

 

Francisco Ortiz Pinchetti participó en Proceso desde que la revista comenzó a circular, el 6 de noviembre de 1976; Francisco Ortiz Pardo trabajó ahí durante 12 años. Ambos fueron despedidos por la empresa que edita el semanario, el 7 de junio de este año.

¿Demandó al reportero?

El 17 de mayo (del 2000)  (Nota de kioSco) los reporteros entregaron un texto donde detallan la relación de Vicente Fox Quesada con el PAN. Pero los editores de la revista lo mutilaron y adulteraron incorporándole frases que ellos no habían escrito y poniendo un título que contraviene al sentido de lo que ellos escribieron: “Fox domó al PAN”, dice la portada del número 1229 del 21 de mayo. Los reporteros enviaron una carta al director —Rafael Rodríguez Castañeda— y fue publicada en la edición siguiente; la respondió el subdirector editorial, Pedro Alisedo…

 

Al calor de la lucha

Por vía telefónica, Francisco Ortiz Pinchetti y el autor de esta columna platicamos al respecto. Recordamos que en el número 1 de Proceso hay un editorial donde se leen estos párrafos, ahora tan significativos para él y su colega: “Esta publicación surge, entre otras dificultades remontadas penosamente, al calor de la lucha por la libertad de expresión, lucha perenne entre la prensa que busca ser responsable y el poder que no se ciñe a la legitimidad.

“Este semanario nace de la contradicción entre el afán de someter a los escritores públicos y la decisión de éstos de ejercer su libertad, su dignidad (…) En medio de señales ominosas, entre las cuales la información y la crítica pública pudieran parecer peligrosas, Proceso asume el compromiso de brindarlas” para contribuir a que la nación, “pueda delinear su porvenir justo y libre”.

http://www.etcetera.com.mx/2000/394/mlt394.html

 

“Muchos compañeros se ven obligados a autocensurarse para no perder el trabajo” (Sanjuana Martínez)

Cristina Renaud y Rafael Maya

En el semanario Proceso trabajó 18 años y reconoce que fue una experiencia fructífera hasta que comenzó a ser bloqueada en su desempeño periodístico. Fueron momentos difíciles. Sanjuana Martínez subraya que fue despedida de manera injustificada de la revista y sin la indemnización que marca la ley. Explica el porqué: “Siempre fui un elemento incómodo para la nueva dirección (a cargo de Rafael Rodríguez Castañeda). Mi visión periodística era la anterior, la del verdadero Proceso, esa que no aceptaba la censura ni el rumor como materia informativa”.

Narra que la censura, “el monstruo de las mil cabezas”, llegó con sus investigaciones sobre pederastia clerical. “Pasaban los meses y mis reportajes se quedaban guardados, hasta que a los seis meses, cuando mis entrevistados exigían una explicación, Salvador Corro (subdirector de Información) me dijo que el material no se iba a publicar. No expresó ninguna razón de carácter periodístico, simplemente me dijo que no sería publicado porque parecía una campaña contra la Iglesia”, detalla.

 

El despido

Prosigue: “Ellos prefirieron callar y permitir el abuso. Cuando le hablé a Julio (Scherer) para decirle si iba a darme mi indemnización, su respuesta, después de expresarme su respeto y admiración a mi trabajo, fue: ‘No Sanjuana, ¿cómo crees? Yo de dinero no voy a hablar contigo. Yo soy un caballero’. Esa fue su respuesta. Juzguen ustedes mismos”…

“No cualquiera está dispuesto a demandar a la revista Proceso, concretamente a Julio Scherer y Vicente Leñero. Pero yo sentí que tenía que defender mis derechos, que tenía que hacer algo por las periodistas; no sólo por mí, sino por los demás, por las y los que se quedaron allí y por las y los que salieron en igualdad de circunstancias y no pudieron —periodistas o personal de oficina y de talleres— dar la batalla. El nombre de Scherer sigue siendo un poder absoluto en este país, que vive de sus glorias pasadas. De su historia del golpe a Excélsior”.

 

http://www.sanjuanamartinez.com/noticiafull.asp?id=375

 

El Sur aprende a sobrevivir sin La Jornada

etcétera

1 de diciembre, 2001

 

Luego de casi tres años, La Jornada y El Sur de Acapulco rompieron la sociedad.

Desarrollo de Medios (Demos), editora de La Jornada, es socio mayoritario de la empresa Medios del Sur (57% de las acciones), la cual hasta el 6 de octubre editó el diario guerrerense. El rotativo capitalino suministraba además a El Sur los servicios de información, impresión y distribución. Sin embargo, parece que el asunto no quedará ahí. El director general de El Sur, Juan Angulo, dijo a etcétera que interpondrá una demanda “por difamación y calumnias” contra el Consejo de Administración de Demos, que acusa a Angulo de no cubrir obligaciones fiscales, de no pagar a proveedores y desviar recursos “por ambiciones personales o de grupo”. Juan Angulo señaló que aunque ya habían existido algunos litigios entre ambos diarios, las diferencias se agudizaron cuando en noviembre de 2000 presentó a Demos un proyecto de crecimiento que ni siquiera fue considerado. “Queríamos un periódico aún más local de más de 40 páginas (actualmente tienen entre 28 y 32) que a través de la diversificación informativa, ya no manejara sólo información política y así poder competir por la publicidad comercial de los grandes periódicos. No sólo no consideraron el proyecto, sino para 2001 se estableció el mismo presupuesto de 2000”. Inconformes con esto, propusieron a Demos comprar su paquete accionario y continuar la relación comercial. La Jornada no sólo no aceptó sino que propuso a los socios originales que ellos vendieran sus acciones. Entre acusaciones de ambos lados, la relación se deterioró aún más hasta que el 28 de septiembre Demos suspendió sus servicios…

 

http://www.etcetera.com.mx/articulo.php?articulo=952&pag=1

 

§ Una respuesta a Algunos casos de censura y despidos en La Jornada y en Proceso

  • Joselo dice:

    Seria apropiado actualizar este Blog, del cual me parece razonable y justa su causa, en el caso específico de la Muerte del Maestro Granados Chapa, pues La Jornada omitió practicamente de su rotativo la difusión de su lamentable perdidá. Opino que debemos evitar ya la lectura del periódico, pues para mi tristesa gusta de sensurar las criticas que le hacemos sus lectores, y no precisamente para denostar, sino para que como dice este Blog no se les olvide de donde surgieron y para que fin.

    Me despido no sin antes recordarles doy mi completo apoyo a este Blog para su difusión u otra actividad que consideren adecuada.

    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Algunos casos de censura y despidos en La Jornada y en Proceso en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: