Censura mediática

1 julio, 2010 § Deja un comentario

Samuel Cepeda Tovar.
http://enroqueanalitico.blogspot.com

Para nadie resulta novedoso hablar sobre la censura en los medios de comunicación; de hecho, hablar de censura mediática se ha vuelto un lugar tan común que a muy pocos llama la atención cuando esta se hace presente.

 Censura gubernamental producto de líneas editoriales contraria a intereses particulares; autocensura por miedo a represalias producto de la intensificación del crimen organizado, o simple censura editorial sobre determinadas posturas de columnistas o cartonistas (dibujantes) por resultar bastante delicadas a la hora de su publicación. Este último aspecto tiene relación directa con un caso que aunque ya tiene tiempo que se suscitó; no deja de inquietarme y sobre todo de reflexionar en torno al caso.

A principios de Mayo recibí un correo que contenía un cartón del “Monero” Hernández que presenta sus monos en el diario la Jornada. Cartón que fue censurado porque su contenido aducía una verdad de Perogrullo: el gobierno federal en su lucha contra el narcotráfico asesina a jóvenes inocentes y los acusa de ser partícipes de la delincuencia organizada una vez que se ha dado cuenta del error que ha cometido. El cartón ciertamente es algo espeluznante por el mensaje que intenta transmitir a los lectores; sin embargo, repito, es una verdad dolorosa que a más de uno incomoda.

El “Monero” Hernández explicó en su blog que no había nada de oscuro en lo sucedido; que el periódico sólo había aplicado un criterio editorial; razón con la cual, en lo personal, no estoy de acuerdo; mucho menos si refleja una realidad  por más dolorosa que ésta sea. El acontecimiento no tiene otro nombre más que el de “censura”.

Censura mediática que no puede suceder en países democráticos, ni mucho menos en medios que se dicen democráticos como la Jornada; mucho menos en tiempos violentos como los actuales; en los que la censura actúa como coadyuvante y comparsa de actos ignominiosos como los llevados a cabo por el ejército y las fuerzas policiales federales en los que se les relaciona con la violación sistemática de los derechos humanos.

Es necesario e imprescindible la proliferación de medios que permitan la verdadera libre expresión tanto de los reporteros como de los columnistas y cartonistas que trabajan en ellos; de otra manera, la función mediática solo será formal y ornamental; y la libertad de expresión una vez cooptada dará paso y vía libre para que actos como el asesinato impune de civiles inocentes a manos de fuerzas gubernamentales  sea tan perenne y cotidiano que empecemos a perder la capacidad de asombro y de indignación; y sobre todo, la poca confianza que queda en los medios de comunicación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Censura mediática en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: