La Jornada Laguna : la batalla periodística de la colectividad

1 marzo, 2010 § Deja un comentario

Durante marzo se dará una decisión definitiva

José Lupe González
joselupe67@yahoo.com.mx

…Las púas me mordían,/ las duras piedras herían mi caballo,/ él hielo iba buscando bajo mi ropa rota/ mi corazón para cantarle y dormirlo./ Los ríos que nacían/ ante mi vista bajaban veloces/ y querían matarme./ De pronto un árbol ocupaba el camino como si hubiera/ echado a andar y entonces/ lo hubiera derribado/ la selva, y allí estaba/ grande como mil hombres,/ lleno de cabelleras,/ pululado de insectos,/ podrido por la lluvia,/ pero desde la muerte/ quería detenerme./ Yo salté el árbol,/ lo rompí con el hacha,/ acaricié sus hojas hermosas como manos,/ toqué las poderosas/ raíces que mucho más que yo/ conocían la tierra./ Yo pasé sobre el árbol,/ crucé todos los ríos,/ la espuma me llevaba,/ las piedras me mentían,/ el aire verde que creaba/ alhajas a cada minuto/ atacaba mi frente,/ quemaba mis pestañas./ Yo atravesé las altas cordilleras/ porque conmigo un hombre,/ otro hombre, un hombre/ iba conmigo./ No venían los árboles,/ no iba conmigo el agua/ vertiginosa que quiso matarme,/ ni la tierra espinosa./ Sólo el hombre,/ sólo el hombre /estaba conmigo./ No las manos del árbol,/ hermosas como rostros, ni las graves/ raíces que conocen la tierra/ me ayudaron./ Sólo el hombre./ No sé cómo se llama./ Era tan pobre como yo, tenía/ ojos como los míos, y con ellos/ descubría el camino/ para que otro hombre pasara./ Y aquí estoy./ Por eso existo./ Creo/ que no nos juntaremos en la altura./ Creo/ que bajo la tierra nada nos espera,/ pero sobre la tierra/ vamos juntos./ Nuestra unidad está sobre la tierra.

Sólo el hombre
Pablo Neruda
Publicado por primera vez en 1956, en Las Uvas y el Tiempo

En diciembre del 2008, se hizo el primer contacto con La Jornada para tratar de establecer La Jornada Laguna. No se contaba entonces, como ahora tampoco, ni con el capital ni con los bienes materiales para formar la estructura económica ni periodística. Se contaba nada más con lo que se sigue teniendo: la idea clara, firme, insobornable e insustituible, de fundar mediante un proyecto periodístico de carácter solidario otro futuro, otro horizonte, para la Comarca Lagunera.

Con amigos y simpatizantes de La Jornada Laguna, se empezó a elevar el estandarte de otro periodismo, a forjar proclamas para un proyecto periodístico que le respondiera a la sociedad lagunera los por ques de la realidad de todos los días, de la realidad que se vuelve eterna, de las tribulaciones que padecen los habitantes del suelo comarcano y que tal parece que son ocasionadas por el azar.

Por el ejercicio periodístico en kioSco, varios de los que aquí participamos, recibimos comentarios, quejas, malestares, contra los medios masivos locales y la petición, que se fue volviendo exigencia, de que kioSco ampliara su temática. No se cuenta en estas planas ni detrás de ellas, ni con el dinero ni con la maquinaria al menos básica, elemental, para convertirse en una publicación quincenal, semanal o diaria; que ofrezca información política, social, cultural, deportiva, ambiental, de justicia, laboral; en la que se denuncie, escrute y analice la actuación de las empresas que inciden en la vida pública; de los políticos y de las diferentes instancias gubernamentales, que en teoría dirigen la vida ciudadana de toda la Comarca Lagunera.

Pensando siempre en que la colectividad debe ser la que se alce con la epopeya victoriosa de sacudirse el sometimiento mediático local, le pedí a Samuel Cepeda Tovar, colaborador de kioSco, en esos tiempos radicado en el de efe, que se comunicara a La Jornada y consiguiera la información esencial para empezar con el proyecto.

A partir de entonces siempre hubo la consciencia y la certidumbre de cruzar por un tiempo movedizo, en el que uno puede hundirse sin salir jamás con la bandera colectiva del  proyecto alcanzando los límites de las alturas. Se Sabe que se camina encima de la línea de un tiempo movedizo, sin un entramado que detenga el desplome del proyecto presentado. Aun se sigue en el intento del sueño, en el intento de una utopía vencedora que ponga a la colectividad arriba del horizonte que cada día recorre con pasos mutilados, con pasos desesperanzados, con pies donde las tormentos acumulan el trágico por vivir y el sin futuro del siniestro porvenir.

Se intenta la fundación de una causa periodística, con lo único que se tiene y que estoy seguro que nadie de los que aquí participamos podrá perder jamás: la honestidad y la entrega, la pasión, por ejercer un periodismo que no existe en la comarca. Sé que la unidad nos encaminara a  la invención del futuro necesario y en ese futuro estará un horizonte interminable y múltiple con cada paso y dentro de ese futuro y horizonte puede caber la solidaridad colectiva para La Jornada Laguna.

La unidad, solo la unidad, nos llevara a conjuntar las lealtades comunes que persiguen el mismo propósito. Se me ha dicho que es mucho dinero lo que se necesita, que es difícil de reunir todo el dinero; pero sé también que somos muchos los que tenemos la aspiración de un periódico que manifieste las luchas de la población, las batallas de los obreros y de los campesinos; los padecimientos de las amas de casa y el tormento de los estudiantes sin más mañana que el sub o desempleo. Sé que somos muchos los que aspiramos a la reivindicación de la sociedad, que ha forjado en La Laguna algo más que su destino: su causa, su patria, su existencia.

Y si para La Jornada el periodismo reivindicativo y la misma Jornada se convirtió en una causa, aunque apenas es un proyecto, un boceto, La Jornada Laguna para nosotros ya es destino y es fin. Cada uno con lo que tenga y quiera aportar puede  ser socio: computadoras, escritorios, local para establecer las instalaciones del diario. Las aportaciones en bienes materiales se someterán al dictamen de un valuador y se determinara el valor para extender la acción correspondiente; por otra parte quien desee adquirir acciones mediante aportaciones monetarias podrá hacerlo. Se tiene contemplado emitir el siguiente tipo de acciones: Preferentes: $5,000, $7,500 y $10,000; Ordinarias: $5,000, $2,500 y $1,000. Ningún inversionista podrá contar con más de $100,000 en acciones para que la empresa no quede en control de unos cuantos inversionistas y se desvirtué el proyecto periodístico.

Los mismos accionistas que tengan la capacidad y los conocimientos suficientes para desempeñar una función en el diario, pueden aspirar a ocupar un puesto de trabajo en las diferentes áreas: circulación, ventas, redacción, contabilidad, impresión, diseño; etcéteras.

Sé que juntos, unidos en la fortaleza podemos pronunciar juntos la gran proclama de La Jornada Laguna. Nuestra unidad esta sobre la tierra, arriba del cielo y abajo del suelo nadie nos espera, nuestra existencia esta sobre la tierra, vamos juntos hacia ella.

En la próxima reunión del Consejo de Administración, durante el mes de marzo, La Jornada decidirá sobre el proyecto que les presentamos. Tan pronto se nos informe de la decisión, convocaremos a los interesados en formar parte de los socios de La Jornada Laguna o bien informaremos que el proyecto se quedo en eso: en proyecto, en un intento.

Si la respuesta de La Jornada es no y entregamos cuentas derrotadas a quienes creyeron en La Jornada Laguna y aunque la deuda existirá hacia ellos para siempre, habrá el futuro, habrá el horizonte interminable y múltiple con cada paso y dentro de ese futuro y horizonte puede caber la solidaridad colectiva para un impreso semanal, quincenal o mensual; que siga la intención que nos habíamos impuesto con La Jornada Laguna. Si hay alguien interesado puede convocarnos o hacernos saber sus proposiciones.

Ojalá que algún grupo, aunque sea pequeño, de los sectores académicos, universitarios, sindicales, culturales o de cualquier otro; intente conjuntarse y convoque a los interesados a un plan periodístico. Mientras no logremos reunirnos, agruparnos, organizarnos, para un propósito común; cada uno seguirá con su individualismo por veredas que en las que jamás otros pies podrán dejar la lealtad de sus huellas comunes. Ojala que alguien convoque a la solidaridad colectiva y pueda concretarse un medio impreso de carácter local en caso de que La Jornada Laguna quede en solo una aspiración, en una causa periodística derrotada. La gente de la Comarca lo merece y lo necesita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La Jornada Laguna : la batalla periodística de la colectividad en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: