Los medios laguneros: deficiencia informativa al servicio de la empresa y del poder

1 enero, 2010 § Deja un comentario

Indispensable que recuperen su función social

Por Daniel Maldonado
dems64x@yahoo.com.mx

 José Lupe González me pide un texto en el que brinde mis pareceres acerca de los aspectos positivos y negativos de los medios laguneros. De inmediato emergen las preguntas y el asombro en quienes comparto la solicitud del director de kioSco. ¿Cómo tasar, sin caer en las generalizaciones o en la diatriba, las cualidades y deficiencias de la multiplicidad de medios comarcanos, que, por puro jugueteo de la paradoja, aparentan, la mayoría, uniformidad en sus vicios y en sus parcas cualidades? Responderé la cuestión reseñando los aspectos que mi percepción de receptor considera, así como mis pareceres como consumidor habitual, imbuido por el estudio y el interés en los aspectos mediáticos.

Quizá la primera y extraña característica loable sea la oferta. Si bien el entorno se ve dominado por dos diarios (El Siglo de Torreón y La Opinión Milenio), tres televisoras (Multimedios, Tv Azteca y Televisa) y dos grupos radiofónicos (GREM y OIR), existe una cantidad generosa de periódicos, revistas, blogs y páginas de internet que se suponen independientes, algunas veces, mientras que en otras opciones se puede identificar la filiación política y empresarial observando la cantidad de notas que se manejan y su tratamiento. Aunque podemos suponer que sólo el público especializado se interesará por conocer las opciones no reinantes en el papel, la red y las frecuencias de la Laguna, dado los bajos niveles de educación de la sociedad y el poderío al que nos somete la televisión.

La segunda característica positiva tiene relación con las plumas y los colaboradores que aparecen en los medios de la región. Articulistas de renombre nacional e internacional; intelectuales; escritores y catedráticos de diversas fobias y filias políticas brindan los elementos plurales para realizar el análisis y la síntesis de los fenómenos sociales, siempre y cuando se acuda a la diversidad y se puedan observar y analizar las variadas aristas de los hechos. Así mismo, existe una vocación investigadora en revistas de tiraje reducido.

Las deficiencias

Considero que las deficiencias que se observan en los medios de la Comarca Lagunera tienen su raíz en cómo la visión empresarial está por encima de la labor periodística y de la formación del personal que labora en ellos. En la actualidad los medios de la Comarca son empresas publicitarias con trasfondo informativo y de entretenimiento, esto debido a que la mayor parte de sus ingresos los obtienen de la publicidad gubernamental y privada  (principalmente de la primera), como se ha venido reportando en números anteriores de este periódico y como se puede constatar al analizar los espacios que ocupan las grandes empresas, el gobierno y la publicidad.

Mientras este fenómeno no se revierta, y mientras no se cree un compromiso con la independencia, la labor, la ética, la educación y la justa retribución a los trabajadores del gremio, seguiremos padeciendo las siguientes pifias:

DEPENDENCIA EXCESIVA DE LA INFORMACIÓN GUBERNAMENTAL: Producto de los contratos publicitarios y los nexos con el aparato de Comunicación Social y con el poder, la información en los medios es casi una calca en todos los informativos. La cobertura de ruedas de prensa y agendas periodísticas del presidente municipal y su equipo de funcionarios han ocupado los espacios primordiales, en ocasiones con loas y ensalzamientos descarados.

La vieja consigna del “no pago para que me peguen” por parte del poder, se ha revertido en un mediático “pego para que me paguen”, un toma y daca que busca sacar el mayor beneficio de esta práctica perversa en la que la filtración y el ocultamiento de información se realizan conforme al beneficio. Resulta muy preocupante esta práctica, pues problemas sociales prioritarios para la Comarca como lo son los niveles de contaminación por arsénico en los mantos freáticos, la contaminación ambiental, la malversación de fondos, el nepotismo, la impunidad, la colusión del gobierno y el hampa, pierden continuidad o son acallados en la presencia mediática.

DEPENDENCIA ECONÓMICA Y SOMETIMIENTO ANTE EL PODERÍO EMPRESARIAL: En la Comarca Lagunera los medios dominantes, citados en los primeros párrafos, jamás realizarán una crítica profesional o una labor de investigación profunda a sus principales empresas patrocinadoras, sería un hara kiri empresarial, ante el hecho de que los ingresos por consumo del público son una mínima parte del ingreso total de los medios.

Como en el dicho popular, “te puedes pelear con cualquiera menos con la cocinera” (la que te da de comer); los medios comarcanos de mayor alcance no hacen ni harán eco de los daños al medio ambiente que empresas como Peñoles, Lala, Cervecería Corona, la industria ganadera, entre otras,  realizan; hechos que se han documentado en el ámbito nacional y local a través de revistas como Proceso y la comarcana Fragua, por citar un par de ejemplos.

Tampoco se critican fenómenos como la explotación laboral y los altos precios en los productos que realizan empresas como Walmart y Soriana. Por ejemplo, quien esto escribe, cuando publicaba una columna semanal en el periódico El Siglo de Torreón, recibió la censura de un texto que hablaba sobre el redondeo que se realiza en las tiendas departamentales y la evasión fiscal que representa. Se mencionaba en particular a Soriana, empresa que ocupa planas completas de publicidad en el periódico. Lo mismo sucede con el fenómeno del Teletón; los casos de cáncer en los comarcanos (4 de cada 10 mujeres laguneras presentarán algún tipo de cáncer, según escuché en la conferencia de un especialista en ese tema), los niveles de plomo y otros metales pesados en el aire, suelo, tierra de la Comarca, sin olvidar el fenómeno del Lupus, el índice de hiperactividad en los infantes de la región, y sin dejar a un lado los niveles de los metales en la sangre de los laguneros, la sustentabilidad del entorno, los problemas de violencia, narcotráfico y descomposición social.

Hace unos meses pudimos atestiguar una manifestación afuera de Multimedios laguna, en la que empleados sindicalizados de Peñoles denunciaban la parcialidad y el golpeteo mediático con que se les trataba como elementos en huelga.

Tampoco se realiza una crítica en el ámbito deportivo o se omiten datos importantes respecto al negocio del fútbol,  la enajenación que produce, la crítica al desempeño deportivo (aunque está el caso excepcional de Juan Gómez Junco), los beneficios gubernamentales que con fondos públicos se realizan a empresas privadas en lugar de ser invertidos en obra pública, o directamente en la creación de centros deportivos que contrarresten los problemas derivados del desempleo y la falta de oportunidades formativas y recreativas.

El temor a perder el porcentaje de ingresos empresariales deriva en autocensura y servilismo.

MALA CALIDAD EN EL TRABAJO PERIODÍSTICO: Este aspecto merece y ha merecido textos completos aparte, dado que son vastas las deficiencias en redacción, ortografía, pronunciación, manejo de sintaxis, expresión lingüística, capacidad de síntesis, cultura general, conocimientos de los fenómenos informativos, modos de tratarlos, ausencia de metodología de investigación y referencias periodísticas que presenta la gran mayoría de los “líderes de opinión” y del personal trabajador de la noticia, quienes en buena medida entran a los medios suponiendo se convertirán en estrellitas de la farándula informativa, personajes que por aparecer en pantalla o en el micrófono como simples comentaristas de noticias se suponen periodistas formales.

Resulta preocupante el escuchar al personal de los medios y darse cuenta que sus únicas fuentes referenciales son las del dúopolio Televisa-Tv Azteca o de los medios comarcanos de mayor difusión. Podemos atribuir estos hechos al deficiente sistema formativo escolar, al poco o nulo interés de las empresas en invertir en la formación y educación de su planta laboral, a la excesiva rotación del personal, al creciente analfabetismo funcional, a la falta de lecturas y de compromiso, al hecho de que los espacios reporteriles son ocupados por las mismas personas en distintos medios, pero principalmente a que, al no ser la labor periodística lo primordial en la empresa, el buen desempeño sale sobrando.

Pareciera que para los empresarios de los medios resulta mejor invertir en mercadotecnia publicitaria, en diseñadores o en personal de ventas. Basta ver o escuchar un informativo televisivo o radiofónico para constatar las faltas de ortografía en pantalla, la pobreza intelectual, cultural, argumentativa y léxica de quienes se encuentran frente a las cámaras y los micrófonos. Incluso hay que resaltar, en un afán de autocrítica, el hecho de que este periódico presenta algunas de las deficiencias citadas. Principalmente lo que concierne a la corrección de estilo.

En conclusión debo recalcar que la inmensa mayoría de los medios laguneros son empresas publicitarias disfrazadas de informativos. La forma de revertir este fenómeno será creando nuevos métodos de información que eviten el depender de la publicidad, mediante la fundación de opciones en las que el compromiso con el receptor esté nivelado con la ética, la vocación y el sustento económico.

La creación de medios independientes, el aprovechamiento de las nuevas tecnologías de la información y una ampliación de las capacidades formativas del personal que trabaja en la noticia, además de la captación de voces y personalidades nuevas, son algunos de los primeros pasos que pueden implementarse junto con la captura del público en la calle.

La labor es ardua y el contrapeso resultante de ella evitará que sigamos en un entorno desinformado, apático a los problemas sociales, dominado por el imperio ideocrático de pocos medios quienes se han erigido como compañías al servicio del poder y de las grandes empresas de la Comarca Lagunera. De estos será muy difícil esperar una transformación. Hay que ir a las raíces del problema: la dependencia económica, el servilismo y la formación de los periodistas. El reto es tanto gremial como personal e institucional. Empecemos como periodistas, con una autocrítica sabiendo dónde estamos parados, conociendo cuáles son las virtudes y defectos de nuestra empresa. Es prioritario comer perro y ya no sólo mentar, sino gritar la soga en la casa del ahorcado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Los medios laguneros: deficiencia informativa al servicio de la empresa y del poder en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: