Photoman

1 diciembre, 2009 § Deja un comentario

Javier Rodríguez-Villa
javier.rdzvilla@gmail.com
recolectordeimagenes.blogspot.com

 A su paso las cámaras se disparan automáticamente. Las Nikons D3S le disparan ráfagas a un ritmo de once cuadros por segundo y las Canons EOS 1D Mark IV capturan su imagen a 17 megapixeles de resolución. En cada lugar a donde arriba, el sujeto es acribillado por un pelotón de fotoreporteros que le disparan desde todos los ángulos: De frente, apuntando a su cabeza y su pecho; por ambos costados y también por la espalda. Un poco más lejanos cual francotiradores, los ciudadanos sin gafete de prensa presionan el obturador de sus cámaras point-and-shoot.

Contradictoriamente, desde hace dos años el blanco de estos disparos es un negro. Primero como Senador por el estado de Illinois y ahora como Presidente de los Estados Unidos de América: Barack Hussein Obama II], el primer hombre de su raza que alcanza la más alta magistratura en un país donde todavía hace unas décadas la discriminación racial se encontraba legalmente vigente.

 

Imagen fotográfica

Es innegable que el actual presidente estadounidense registra bien en las fotografías y ello no es tanto por su aspecto físico, sino por la gran capacidad que tiene para transmitir entusiasmo, energía y movimiento, además de que genera confianza y su imagen tiene el poder de motivar a quienes lo ven. Su estatura le permite sobresalir en las tomas abiertas o rodeado de público, su delgada figura facilita la labor de los fotógrafos permitiendo una diversidad de ángulos y su continua movilidad amplía las posibilidades compositivas.

Dudo que a algún fotógrafo le disguste cubrir una asignación con él, y pienso que a Obama no le molesta ser presa de estos cazadores, ya que a diferencia del “show business”, aquí no hay paparazis provocadores sino profesionales que buscan una foto contextual que cuente una historia, en este caso, sobre el hombre más poderoso del planeta.

Prácticamente todo su cuerpo representa una oportunidad fotográfica, y así ha sido explotado conceptualmente por la visión moderna e innovadora de los fotógrafos de prensa. Su rostro, su cabeza, sus manos, sus pies y sus piernas, su espalda, su figura a contraluz e incluso su vestimenta, han sido escrutados por poderosos telefotos que muestran con milimétrica precisión cada detalle.

Luego de dos años de intensa exposición a los medios de comunicación y tras ser fotografiado millones de veces, el secreto del Presidente está a la vista de todos: Su amplia sonrisa, fresca, honesta y espontánea; ella ilumina su rostro y le confiere una aspecto singular e inigualable que le dio por resultado un heterogéneo grupo de seguidores que le favorecieron con su sufragio y así, de voto en voto, contribuyeron a hacer realidad su lema de campaña: Change.

Rumbo a las primeras planas

La exposición mediática de Obama no llegó apenas con su carrera hacia la presidencia de los Estados Unidos de América, sino que ya en su juventud el interés periodístico en su persona llegó de la mano de su nombramiento como presidente de la revista Harvard Law Review de la Harvard Law School, ejerciendo las labores de jefe de redacción, y supervisando al personal conformado por 80 editores. El haber sido escogido como el primer presidente negro del suplemento de leyes fue ampliamente documentado por los medios de comunicación, quienes le realizaron detalladas reseñas biográficas. Luego incursionaría en la política logrando ser elegido legislador por el estado de Illinois en el año de 1996 y alcanzaría un gran logro al pronunciar un discurso en la apertura de la Convención Nacional Demócrata de 2004. Continuando con su carrera política, en el año de 2005 sería electo senador por Illinois y el 10 de febrero de 2007, anunciaría su candidatura a la Presidencia de los Estados Unidos de América, empresa que culminaría con el triunfo que devolvería esta posición a los demócratas.

En campaña

Una vez que dio arranque a su campaña en pos de la Presidencia, su periplo por las ciudades de la Unión fue seguido por numerosos fotógrafos de los principales periódicos y revistas del país, y de las agencias internacionales. Un resumen gráfico de su recorrido en pos del voto de sus conciudadanos lo muestra hablando en Fayetteville, en medio de una multitud de 75 mil personas congregada en Portland, llamando por celular en Reno, apareciendo simultáneamente en cuatro pantallas alineadas que transmiten el debate celebrado en Hofstra University, reflejado en el teleprompter de sus discursos en Filadelfia y bajo una noche lluviosa en la University of Mary Washington.

Otra buena imagen lo muestra con el periódico The Wall Street Journal en la mano, y algunas tienen pleno sentido humano como aquella de la chica de rasgos orientales que llora ante su presencia, el ligero choque de cabezas con su esposa Michelle, saludando al pequeño hijo de su Director de Comunicaciones y en la que aparece descendiendo la escalerilla del avión para ser recibido entusiastamente por sus hijas Malia y Sasha.

Sin duda alguna, este tipo de fotos, que diariamente aparecían en la prensa estadounidense e internacional por conducto de agencias como Reuters, AP Photo y AFP/Getty Images, contribuyeron a plasmar una gran imagen de Obama entre la población.

El día de su triunfo, su imagen ilustró las primeras planas de los periódicos de todo el mundo desde la sede del poder político norteamericano con The Washington Post, pasando por el centro financiero mediante The New York Times y la costa oeste a través de Los Angeles Times, viajando por el mundo gracias a La Tribune de París, La Stampa de Turín, Irish Examiner de Irlanda, Diario do Comercio de Sao Paulo, The Province de Vancouver y The Telegraph de Calcuta.

700 portadas

Finalmente, lo que viene a confirmar a Obama como photoman es su aparición en un estimado de 700 portadas de revistas de todo el orbe, sobresaliendo la afamada revista Rolling Stone ya que fue nombrada la mejor portada de 2009 por la American Society of Magazine Editors. También destaca la portada de la revista Time correspondiente al nombramiento que le confirió como Personaje del Año 2008. Otras imágenes con buena estética son la de The Economist en donde añade la frase “It´s Time”, así como el soberbio retrato que ilustra la edición del tres de mayo de 2009 de The New York Times Magazine.

Fuera de las publicaciones de perfil netamente político, el 44º Presidente de los Estados Unidos de América invadió la escena mediante US Magazine apareciendo acompañado de sus hijas y expresando “I think I´m a pretty cool Dad” y fue también le cedieron el espacio principal de las revistas gay The Advocate y Zero, quizá porque en Washingtonian apareció en caminando en traje de baño. Para el anecdotario, vale citar que un joven artista elaboró una impactante imagen del parodiando al presidente y mostrándolo como el antihéroe El Guasón en una portada ficticia de Time, trabajo que publicó en la red social Flickr, la cual fue eliminada con el pretexto de una posible violación de copyright. ¡Bienvenidos al mundo Obama!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Photoman en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: