Los caricaturistas estamos de lado de los más débiles: Helio Flores

1 enero, 2009 § Deja un comentario

Calderón tiene todo el poder más no la razón

Miriam Canales Ibarra

“Yo lo veo como algo muy natural —la posición de izquierda de los moneros—, no concibo a un caricaturista de derecha, como gente del PAN”, establece el caricaturista Helio Flores. “Creo que los caricaturistas estamos de lado de los más débiles señalando las cosas que están mal y el por qué de la situación de los oprimidos, que es tan injusto o desequilibrado y creo que debe ser eso. No me parece que haya una caricatura de los que más tienen en contra de los que no tienen. Los que necesitan defensa son los oprimidos o explotados”.

Los moneros de la actualidad  critican tanto a Felipe Calderón y no del mismo modo a López Obrador, “Porque él tiene todo el poder y López Obrador está abajo. En esa comparación, Calderón tiene el poder mas no la razón, el otro tiene todos los periódicos, la gente de dinero en contra, pero hasta donde yo sé, y hasta ahora por haber sido jefe de gobierno y candidato, nunca le han encontrado negocios turbios. Si ya se los hubieran encontrado los hubieran sacado desde cuando. Sólo le inventan, le buscan”, sostiene Helio Flores.

En alguna ocasión, mientras le entregaban el premio “La Catrina”  durante la XXI  Feria del Libro de Guadalajara, Rius bromeó por su profundo parecido con Carlos Marx por su melena desaliñada y canosa y su barba tupida. Sin embargo, Helio Flores tiene mayores cualidades que su parecido con Marx como su aguda y desbordada perspectiva humorística. Remontándose en su trabajo a la década de los 60 con la revista La Garrapata, aliado a Rogelio Naranjo y Rius, funge como paradigma de la caricatura de la actualidad.

—¿En su experiencia de qué modo ha aprendido a burlarse de determinada bancada o de la sociedad en general?

—Yo creo que en general del humor la veo como determinada situación: tú ves una mesa y notas que una de las patas está chueca y ese detalle puede ser doloroso o trágico y el caricaturista se enfoca en ese detalle y lo descubres más fácilmente. Un día me sucedió que iba manejando y en un alto me paré donde había unos payasos pidiendo dinero y llegó un cochezote y vi que subieron el vidrio. Me llamó la atención la actitud grosera del conductor que mas pudo haberle dado dinero, era una señora pintada igualita que el payaso, vestía elegante, pero tenia colores por todos lados y me pareció muy caricaturesca porque yo veía a los dos personajes en dos posiciones económicas opuestas. En el fondo era como verse ella en un espejo.  Esas situaciones las ves y parecen una caricatura., algunas resultan chistosas o dramáticas y en la política eso sucede todos los días.

—¿Cómo ha cambiado su perspectiva a cuando hacia La Garrapata a su incursión en El  Universal?

—Yo creo que lo que ha cambiado es la técnica o la manera de expresar lo que uno piensa,  en 30 o 40 años, eso sí cambia mucho. A mí me gustaría en mi caso, que mis dibujos no fueran iguales. Por ejemplo, en 1968 los estudiantes y los moneros hacíamos lo mismo casi en cuanto a criticar al gobierno o la manera de actuar, en ese entonces eran los priístas, ahora son los panistas. En ese aspecto soy un poco pesimista de que no sirva para nada.

—¿En esa diferencia de tiempo hay algo en lo que creyera y ya no?

—También cuenta mucho mi situación personal de hace 40 años, que es casi la misma que en el trabajo: si soy independiente, si tengo hijos o nietos o no los tengo, o que si tengo nueras. Como es casi la misma situación también, creo en que no ha cambiado mi manera de pensar; he conocido amigos que sí. Por ejemplo, tenía uno que criticaba a tal cual y ahora tiene que trabajar a fuerza porque su hijo está en secundaria y va a estudiar aviación.

—¿Fue su caso interponer la situación personal para evitar criticar a tal o cual partido?

—No, y me han corrido de muchos lugares. Lo mío fue lo contrario y eso me ha ayudado a mantener una crítica, no es fácil para muchos. A mí me ha pasado que estás trabajando y te dicen que mañana vas a ganar la mitad y es una forma de despedirte indirectamente y es un mecanismo de presión. Uno acepta esas condiciones hasta humillantes. Eso me ha sucedido: que me despiden sin mayor explicación, pero en el ámbito de la caricatura a todos les pasa. El trabajo de los caricaturistas no está en función de hacer lo que el director quiere y eso los obliga a aceptarlo si tiene necesidad.

—¿De qué forma el monero mediante su trabajo puede ayudar a la sociedad sin que surja el efecto contrario?

—Se me ocurre que en un principio seamos claros en nuestras caricaturas, que la idea que queramos transmitir sea clara, cosa que no logramos a veces y ocurre que ves el cartón publicado y se puede interpretar de otra forma en que yo quise, es un riesgo. A mí no me gusta ser muy explícito ni poner muchos detalles. Por ejemplo, si dibujo a un funcionario no me gusta ponerle el nombre, es muy obvio y denota la inseguridad en el caricaturista. A veces cuando dibujan mal recurren a eso, creo que es un recurso de incapacidad y por el contrario, uno cree que sí se parece y no se parece tanto y el lector se confunde. Para que no suceda y funcione el cartón lo mejor es que sea claro. Por otro lado, creo que de los lectores, 40 ya tienen una forma de pensar hacia una posición y otros 40 no.

—¿Por qué de un tiempo para acá los caricaturistas se han alineado tanto a favor de la izquierda?

—Yo lo veo como algo muy natural, no concibo a un caricaturista de derecha, como gente del PAN. Creo que los caricaturistas estamos de lado de los más débiles señalando las cosas que están mal y el por qué de la situación de los oprimidos, que es tan injusto o desequilibrado y creo que debe ser eso. No me parece que haya una caricatura de los que más tienen en contra de los que no tienen. Los que necesitan defensa son los oprimidos o explotados.

—¿Por qué los moneros de la actualidad  critican tanto a Felipe Calderón y no del mismo modo a López Obrador?

—Porque él tiene todo el poder y López Obrador está abajo. En esa comparación, Calderón tiene el poder mas no la razón, el otro tiene todos los periódicos, la gente de dinero en contra, pero hasta donde yo sé, y hasta ahora por haber sido jefe de gobierno y candidato, nunca le han encontrado negocios turbios. Si ya se los hubieran encontrado los hubieran sacado desde cuando. Sólo le inventan, le buscan.

—¿Cree que el PRD tiene vida para rato o sólo está ya  languideciendo?

—Yo hago una diferencia del PRD y de López Obrador, yo no creo ya en el PRD, los veo como dos cosas diferentes y quien sabe hasta cuando. Creo que al partido le conviene, creo que por eso no tendrían los senadores y diputados que tiene y están ahí gracias a los votos del López Obrador. Si él se sale algún día, ¿quién va a votar por el PRD?

—¿Dentro de su trayectoria hay algo que lo haya dejado insatisfecho?

—Si como no, me hubiera gustado colaborar en algunos medios como en la época de Excelsior cuando lo dirigía don Julio Scherer, pero en ese entonces no había chance, yo hice intentos y era difícil, quien me recomendó fue Abel Quezada. Y también me hubiera gustado incursionar en Proceso en la primera etapa. En esos años tontamente sacábamos La Garrapata, y digo tontamente porque le dediqué más a eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Los caricaturistas estamos de lado de los más débiles: Helio Flores en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: