El eufemismo mediático frente a la crisis mundial

1 diciembre, 2008 § Deja un comentario

Samuel Cepeda Tovar

“[…] una crisis que es tan severa como la crisis asiática en la década de los noventa. Esta crisis se parece a la gran depresión”, con estas palabras, Paul Krugman, actual benemérito del premio Nobel en economía, describió la actual crisis económica que azota calamitosamente a todo el orbe desde hace ya mas de un año y que indudablemente, tuvo su origen en la crisis del mercado hipotecario en los Estados Unidos.

A lo largo de su trayecto, esta crisis ha dejado una estela de muertos y heridos, económicamente hablando, que se cuentan por millones y que de paso, ha destrozado mercados y ha contribuido a que el fantasma de la recesión se materialice en diversas economías.

Al respecto el Fondo Monetario Internacional (FMI), publicó en días pasados un informe en el que afirma que “el sistema financiero global atraviesa un periodo de turbulencia sin precedente y vaticina que los bancos tendrán más pérdidas. Según el informe el continuo declive del mercado hipotecario estadounidense y la desaceleración económica cada vez más amplia, indican que son cada vez mayores los problemas con el reembolso de los préstamos, no sólo de hipotecas sino también de otros tipos. Estos problemas todavía no han alcanzado su punto máximo, expone el informe.

Por otro lado, el Banco Mundial (BM), redujo sus previsiones de crecimiento para América Latina en 2009, en medio de la crisis  financiera que está afectando a las principales economías del planeta. La institución prevé un crecimiento para la región el año próximo de entre el 2.5 y el 3.5%, cerca de un punto por debajo de las previsiones iniciales, que lo situaban en un 4.2%. Las causas: la caída de los mercados bursátiles y las divisas.

La crisis ha llegado a tal magnitud que los gobiernos han intervenido con gigantescos y cuantiosos recursos públicos para inyectarlos a los sistemas financieros de sus respectivos países.  La crisis se originó debido a que el gasto excesivo del gobierno estadounidense y la política monetaria expansiva de la Reserva Federal (FED), crearon una burbuja tanto en los precios de las casas, como en las acciones de las empresas. Esto provocó que la mayor parte de las personas, se dieran cuenta que no les convenía ahorrar y si endeudarse en demasía. El gobierno estadounidense se dedicó a gastar mucho más de lo que tenía, generando una inmensa deuda que se la endosó al resto del mundo a través de un enorme déficit de cuenta corriente que fue posible, gracias a que el mundo compró billones de dólares en bonos de deuda estadounidenses.

La crisis golpeó directamente e indirectamente al orbe entero, al gobierno estadounidense, principal motor económico del mundo cuya economía dejó de estar en atonía para entrar técnicamente en recesión. Nuestro país es el segundo socio comercial de Estados Unidos y para nosotros los “gringos” representan nuestro principal socio comercial. Es por ello que la  crisis que nos ocupó delinear en párrafos anteriores –y que afecta uno de los sectores que más migrantes mexicanos ocupa allende el río bravo, es decir, la construcción– nos afecta directamente y de manera gravosa.

Con uno de los más altos índices de desempleo en años en nuestro país; cierre masivo de fábricas; 350,000 inmigrantes deportados tan sólo en lo que va de este año y los que están por venir; incremento constante de productos de la canasta básica y ni hablar del desplome del petróleo, principal fuente de nuestro ingreso; la caída de divisas; las redadas de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE), en Estado Unidos, etcétera, nos encontramos inexorablemente ante una de las peores crisis económicas de los últimos 20 años y aún falta lo peor.

 Ante esto resulta insultante, deplorable y hasta pueril; la manera en que los medios de comunicación, en particular Televisa, están lidiando con el problema en aras de la tranquilidad social, con unos comerciales en los cuales el mejor repertorio de dizque actores telenoveleros, tratan de tranquilizar a la sociedad diciéndoles que nuestro corazón es mucho más grande que la crisis, y tal vez así sea, sin embargo, lo que si es infinitamente y cada vez mas pequeño ante la crisis, es sin duda,  el poder adquisitivo de todos los mexicanos. Poco importa el corazón en estos momentos.

 ¿De que tamaño será la magnitud de esta crisis, que los medios tienen que utilizar a sus artistas para tranquilizar a la sociedad?

No conformes con la proyección del primer mensaje, Televisa arrojó al público otro tanto más en el que insta a la sociedad a perder el miedo ante la crisis; con encomiendas como: vete a partir el alma trabajando por tus hijos.

¿En verdad piensan que están contribuyendo a amainar los efectos de la crisis, que aún no se dejan sentir en su totalidad, mediante esa farsa? Habrá quien si se lo trague, no obstante el bolsillo no miente.

Por otra parte, los mismos medios siguen permitiendo –esgrimiendo el ritual mercantil– que el gobierno transmita declaraciones fuera de lugar como las lanzadas por el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, aduciendo que no pasa nada; en lugar de cuestionar a las autoridades mediante datos duros de la cruda realidad.

Varios son ya los líderes mundiales que se han manifestado al exigir más controles a los mercados por parte de los gobiernos para evitar estas crisis provocadas por banqueros; pero que finalmente afectan únicamente a los ciudadanos, no obstante poca atención se le ha dado a este llamado prudente y sensato en los medios de comunicación. Y es precisamente en este aspecto que medios como Televisa deberían de estar trabajando y fustigando constantemente en lugar de enajenar a las personas con el Show de los Sueños. Si es que en verdad se interesan por la ciudadanía.

No así tratar de engañar a las personas planteándoles una realidad que está demasiado lejos de ser cierta: sortear la crisis con el corazón venciendo el miedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El eufemismo mediático frente a la crisis mundial en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: