Inexistente el espacio en los medios para ejercer la reseña en la Laguna

1 noviembre, 2008 § Deja un comentario

Carlos Velázquez

En número anteriores de kioSco, varios escritores locales abundaron en la existencia o la inexistencia de la crítica literaria en La Laguna. Al respecto añadiré que me parece ridícula la postura que descarta toda posibilidad de crítica basándose en la calidad de la misma. Esto es: que la crítica que se ejercite sea mala o condescendiente no significa que no exista. Un ejemplo de la preponderancia de la crítica lagunera es Gilberto Prado Galán. Ensayista laureado de estas tierras. Y antes de que salte alguna duda de la estatura de Prado Galán, les invito a revisar su bibliografía.

Más pertinente me parece comentar la falta de espacios en los medios periodísticos para la práctica de la reseña, la crítica y el ensayo. Por qué el desinterés mutuo, del autor y del medio, por establecer un espacio crítico sólido para analizar fenómenos literarios de la región y otras latitudes. Esta abulia, tremendamente arraigada, parte de dos factores fundamentales. El primero es la nula remuneración económica que recibe el escritor. Recordemos que para reseñar primero hay que leer el libro y después redactar el texto. Una tarea que lleva tiempo y esfuerzo que debe ser recompensado. El segundo, las políticas periodísticas que menosprecian la inteligencia del lector, en otras palabras, los diarios promueven lecturas para gente que no quiere leer. Esto afecta directamente en la extensión de los textos. Ningún diario publica un comentario crítico que rebase las dos cuartillas. Por lo tanto el autor se ve obligado a restringir sus ideas.

Sin duda, en el pasado existieron intentos loables, por a través de un diario, establecer un diálogo entre el autor y el lector. Me refiero a dos secciones de La Opinión Milenio, hoy extintas. La encargada de la sección cultural de periódico durante ese tiempo era Adriana Vargas. La columna de reseña de libros y la sección “Desierto Encanto”. Esta última encargada de publicar extractos de la obra de autores laguneros. La desaparición de ese par de espacios obedeció a que el diario no pagaba las colaboraciones. Eso desató un patetismo por parte de los autores. Sin embargo, representó una muy decente opción, que hoy en día pudiera ser retomada con excelentes resultados. ¿En qué me baso para afirmar tal cosa? En que la situación de la literatura local es distinta a aquel entonces. Por un lado la expansión de la literatura, sumado a su proyección nacional, y por otra parte el creciente índice demográfico de autores jóvenes que se ha presentado en los últimos dos años. Principiantes que sólo cuentan con la revista Estepa del Nazas como foro efectivo para exponer sus trabajos. En resumen, si La Opinión Milenio retomara las dos secciones y otorgara un pago simbólico, es seguro que se estaría conformando como el diario lagunero con la mejor sección cultural.

Otro caso es la ya mencionada revista de literatura Estepa del Nazas. Dirigida por Saúl Rosales, ha rebasado su número 50 en más de diez años de existencia. La revista es gestionada por el patronato del teatro Isauro Martínez. Su nivel de lucro es mínimo. Acaso un anuncio por número. Ha estado a punto de desaparecer en dos ocasiones. Pese a todo es la plataforma más importante para los interesados en publicar literatura. Por sus páginas han desfilado los autores más representativos de nuestras letras. Algo complejo sucede con Estepa del Nazas y su dirigente. Saúl Rosales hasta hace poco tiempo fue colaborador del suplemento Siglo Nuevo del periódico El siglo de Torreón. La salida de Rosales se precipitó debido a ciertas desavenencias con la co-editora por aspectos de carácter editorial. Lo insólito del caso no es el termino de la relación Saúl Rosales-Siglo de Torreón, lo que llama la atención es que dicha interacción continúa. Al taller literario que Saúl imparte en el TIM, asistieron dos trabajadores de Celsa, perteneciente al Siglo: Jaime Eduardo Sepúlveda, quién no se quedó y Carlos (       ), quién es asiduo. Vamos por partes, El Siglo sabe de la calidad y los conocimientos de Rosales, incluso el diario ha reclutado gente del taller, el caso más especifico a sido Vicente Alfonso, que llegó a editor de la sección A del periódico. Luego, para incrementar la calidad de sus trabajadores, les sugiere, esto con acciones o referencias, no quiero decir abiertamente, que asistan al taller de Saúl. Entonces, cómo es posible que el Siglo eduque a sus colaboradores en la creencia de que el taller es un buen campo de entrenamiento para aprender a escribir decentemente, pero la co-editora se atreviera a violentar las formas en que Saúl observa deben ser expresadas sus ideas.

En El Siglo de Torreón, el diario de mayor circulación, hay un caso que puede ilustrar el trato hacia el colaborador. El ejemplo es Daniel Maldonado, poeta y periodista. Hasta hace algunos meses Maldonado publicaba ahí su columna El buen caldo. En palabras del propio Daniel, la ingratitud del periódico para con él no tuvo límites. Para empezar, no había pago por escribir un texto semanal. El Siglo considera que la aparición en sus páginas es suficiente paga. Debido a su alto tiraje, la proyección que este brinda al autor es suficiente recompensa, según ellos. Lo grave del asunto, explica Maldonado, es que no hay respeto por la ideología del autor. En varias ocasiones El Siglo le censuró la columna debido a conflictos de intereses. Otras, que exponían un contenido más cruento, la publicaron sin reserva. Como sucedió una ocasión en que Maldonado arremetió contra el alcalde. ¿Por qué no censurar eso? ¿Acaso el Siglo se beneficiaba con el ataque a José Ángel Pérez? En definitiva, comenta Daniel: algunas veces no le avisaban que ya no aparecería su texto, a la semana siguiente que siempre sí, hasta que al final sin darle las gracias siquiera y sin notificarle quedó para siempre erradicado del periódico.

Por último, el peor caso y el más penoso es La Tolvanera, suplemento de Brecha. Digo el más penoso, porque La Tolvanera tiene todo para ser el mejor suplemento literario de la región, sin embargo, la falta de visión, la pereza y el desinterés la tienen sumida en la mediocridad. Es cierto que en sus páginas hay material de excelente calidad, pero varias deficiencias hacen que no tenga el impacto que debiera. Un de los errores ha corregir sería, en principio el diseño, más arriba en este texto mencionaba el incremento en jóvenes escritores de la región, un diseño, no juvenil, no sea tome esa idea tonta de querer puerilizarlo todo, pero sí un diseño atractivo, llamaría la atención de más lectores, jóvenes y viejos. En seguida hace falta un director que esté en contacto con la literatura local de manera permanente, que sepa a qué ritmo y cuales son las necesidades de nuestros autores y nuestros lectores. El paso a seguir es, una distribución más ambiciosa. La Tolvanera está desperdiciada. Al producirse por la misma Brecha, cuenta con el aspecto de que no necesita preocuparse por su elaboración. Entonces, una solución es crear a La Tolvanera por separado. Sin dejar de ser parte primordial de Brecha. Pero sí, que pueda ser consumida individualmente. Dejar de estar incorporada por medio de grapas. Que esté suelta. Esto ayudaría a distribuirla en todas las universidades. A darle mayor presencia. Y por último un contenido más contemporizador. Publicar autores que en este momento marquen el ritmo de la literatura local y nacional. Un contenido que trate sobre la actualidad, que deje atrás el boom como único parámetro bibliográfico.

Como se observa, los medios periodísticos no responden a la calidad de nuestra literatura. El pensamiento crítico y literario de la ciudad es superior a sus órganos informativos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Inexistente el espacio en los medios para ejercer la reseña en la Laguna en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: