Silencio mediático mexicano ante las revelaciones de Telemundo sobre Pemex, en Estados Unidos

1 septiembre, 2008 § Deja un comentario

Circula el video por internet

Carlos Velázquez

En el pasado mes de agosto circuló vía correo electrónico, el extracto de un video perteneciente al programa En contexto, de Telemundo 52, agencia de noticias de la cadena Telemundo Televisión. El asunto del mail decía de manera textual: Ojo, esto no lo trasmitió ni Televisa ni Tv Azteca. El motivo de distribución por la red se realizó principalmente con la intención de difundir información que no llegó a los telespectadores que no cuentan con servicio de televisión de paga.

El contenido del mail muestra al titular del noticiero Rubén Luengas revelar una primicia desconocida para millones de mexicanos. Afirma él que Estados Unidos acaba de descubrir la reserva de petróleo más grande en una generación en el Golfo de México. Este supuesto hallazgo destapó suspicacias en distintos analista globalifóbicos, entre ellos el crítico de la globalización John Ross. Se habla en términos de un “supuesto hallazgo” porque no ha salido información oficial del gobierno mexicano sobre el suceso.

La principal crítica o alerta que lanza John Ross acerca del asunto, es que pone en evidencia que la pasada elección presidencial de México, en la que resultó ganador Felipe Calderón, del Partido Acción Nacional, PAN; estuvo concertada por compañías trasnacionales. Culpa en primera instancia, como mayor responsable y mayor beneficiario, en caso de que  se privatizara PEMEX, a la empresa petrolera Halliburton.

La casi totalidad de los argumentos de Ross pertenecen a una nota que realizó el periodista David Graw, para el sitio norteamericano de noticias alternativas www.alternet.org. En base a esa nota, Rubén Luengas realiza el reportaje e invita al programa a Miguel Tinker Salas, profesor de Historia y de Estudios Latinoamericanos, de la Universidad de Pomona.

El profesor toca puntos ya conocidos sobre la privatización pero que es importante recalcarlos. Hace énfasis en el movimiento social que ha despertado la posible venta del consorcio petrolero al capital externo. Habla sobre todo del gran reto que implica para el gobierno privatizar. Debido a que como ya se dijo, la industria petrolífera es vista por el mexicano promedio como un símbolo inquebrantable de nacionalismo. Sin embargo, recalca que ceder ante las presiones de Halliburton u otra franquicia puede llevarse a cabo de manera velada. Negociar el petróleo por debajo de la mesa. No se necesita privatizar por completo. La transacción podría venir por partes. Venderse los derechos de exploración o perforación sería un golpe igual de duro para la economía del mexicano.

Ante la pregunta de Luengas de que si es posible que Halliburton haya influido en los resultados de la pasada elección, TInker responde que es difícil probarlo. Pero, aclara, para nadie es secreto que desde la renovación del TLC, al partido acción nacional le ha interesado profusamente privatizar la industria del crudo.

Luengas, declara al aire de manera clara y asumiéndose como mexicano que le preocupa que Calderón haya estado engañándonos y se disponga a privatizar los recursos naturales del país. Además, declara algo que planteado seriamente suena truculento. Calderón es el presidente de la privatización. El mandato de Calderón será recordado por la transacción de Petróleos Mexicanos.

El petróleo es política, dice Tinker. Con tal frase pretende, reafirmar tan categóricamente las palabras de John Ross, al dejar en claro que durante 2006 se hicieron elecciones en Brasil, Venezuela, Perú, Nicaragua, pero ninguna estuvo tan seguida por los Estados Unidos como la de México. Esto refuerza las suspicacias. Es posible que existiera un acuerdo previo. Triunfo por petróleo.

Lo anterior, además de todo el revuelo que puede levantar una controversia de tales magnitudes, revela las arbitrariedades de los medios mexicanos. Dos aspectos sobresalen escandalosamente. Por una parte, el sordeo televisivo por parte de Televisa y Tv Azteca. La nota que sugiere una reserva secreta de petróleo en el Golfo de México, no ha tenido repercusión en la prensa nacional. La televisión pública ha hecho caso omiso. Y lo que es más grave, ningún medio se ha preocupado por acudir a Gobernación o a Pemex a desmentir estos rumores o a certificar la información.

Por el contrario, se han dedicado a bombardear a la masa con los spots presidenciales. Tan ridículos como inverosímiles. En uno de ellos, tal vez el peor confeccionado, se muestra a un sujeto de pie sobre un mapa de la República Mexicana. El actor pide se apoye la reforma del presidente. Argumenta que Estados Unidos mantiene pozos en su parte correspondiente de golfo, mientras nosotros no contamos con una sola extracción. Es una mentira. Si entra la inversión extranjera a excavar, como dice Luengas, los recursos nacionales pasaran a manos de las compañías extranjeras.

Aunque se trata de inserciones pagadas, resalta el papel de sumisión que han adoptado los medios ante un problema de trascendencia nacional. Y por si fuera poco su papel estéril, en lugar de poner atención a los procesos políticos que ha incentivado este riesgo para la economía, como lo es la privatización, se han dedicado a atacar cualquier manifestación antiprivatizadora.

El ejemplo más notable ha sido el desprestigio lanzado sin fundamentos a la consulta sobre la privatización de PEMEX, organizada por el Frente Amplio Progresista, –FAP–, conformado por los partidos del Trabajo, Convergencia Democrática y de la Revolución Democrática. Aún no se realizaba cuando ya la calificaban de fallida. Sin duda, la consulta es el medio más eficaz para saber si los mexicanos están de acuerdo con la privatización, o como la llaman los calderonistas y sus seguidores “reforma”, del presidente. Y es el papel histérico de los medios lo que  desconcierta a la población y beneficia a los actores políticos. Mientras por un lado desatienden a un llamado importante como lo es el encabezado de alternet que dice Halliburton steal mexican election (Se robó Halliburton la elección presidencial en México), por el otro se dedican a perseguir rabiosamente a la consulta. Vapuleándola como si se tratara de un asunto de mercachifles, de cachirules o esquiroles antiprivatización.

Otro aspecto que incomoda del onanismo televisivo y gubernamental es la campaña presidencial acerca de los juegos olímpicos. Spots falsamente enternecedores donde se ve a atletas en acción, mientras una voz en off dice: México los apoya. Cuando la realidad es otra, no hay apoyo para los atletas. A propósito de la pobreza del deporte nacional, dos días antes del inicio de las olimpiadas, Carmen Aristegui invitó a José Ramón Fernández al programa que sostiene en CNN. En el segmento se trató sobre todo de lo ridículo y oportunista y despilfarrador que resulta que para una comisión de 28 atletas, se mande una comisión de 512 personas como logística. Pero esa información sólo la vemos en la televisión de paga.

El consenso popular es sin duda el mejor método para medir la opinión de los mexicanos. La consulta es la mejor salida. Pero sabemos por qué la desprestigian, porque se conoce de antemano la decisión del pueblo. La patria no se vende. Si bien es cierto que PEMEX necesita una reestructuración, ello no implica que se ponga en manos de Estado Unidos.

Mientras algo suceda, seguiremos viviendo en el sordeo televisivo. A ningún medio le interesó reproducir la nota soltada por Telemundo. Urge conocer información pertinente al respecto. ¿O qué esperan los medios nacionales, dar la noticia de que hay un enorme hallazgo de petróleo en el golfo de México cuando ya se haya hecho la privatización?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Silencio mediático mexicano ante las revelaciones de Telemundo sobre Pemex, en Estados Unidos en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: