La fotografía como ONG

1 septiembre, 2008 § Deja un comentario

Por Javier Rodríguez-Villa
javier.rdzvilla.blogspot.com
javier.rdzvilla@gmail.com

La imagen es testimonio, la imagen documenta; la imagen es vital en cualquier parte. Así, no debe extrañar que la fotografía como tal ingresa al entorno de las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) con un esquema de trabajo propio, con una propuesta adecuada al llamado Tercer Sector y con la solidaridad que caracteriza a quienes desean contribuir para que este mundo sea cada día un poco mejor.

La fotografía es un medio y un conducto comunicacional que puede sensibilizar a los más diversos públicos, por ello es entendible que una decena de españoles comenzaran a darle forma a una idea que poco tiempo después se estableció como una ONG estructurada a modo de agencia de fotografía sin ánimo de lucro especializada en la cobertura fotográfica de eventos y actividades de Organizaciones No Gubernamentales, que fue denominada IEA, Imágenes En Acción.

El 17 de noviembre de 2007, los primeros 20 miembros se reunieron en Madrid para realizar la Asamblea Constitutiva y establecer sus fines principales, siendo el primero de ellos contribuir a mejorar la visibilidad pública de Organizaciones No Gubernamentales, colectivos e instituciones que trabajen el campo de la acción social y la cooperación para el desarrollo, además de ser testigos e informadores de situaciones de injusticia y marginación social y promover unos principios éticos comunes en fotografía social, que tengan como pilar fundamental el respeto a la dignidad de las personas.

Desde esa fecha, IEA ofrece soporte fotográfico y documental a dichas organizaciones y colectivos en sus actividades y proyectos, realiza reportajes acerca del trabajo que puedan utilizar para notas de prensa, publicaciones, archivo y sensibilización, difunden un Código de Conducta ético en lo referente a material gráfico e imagen y su uso por ONGs, intercambia información con otros foros, colectivos y organizaciones acerca del uso de la fotografía como instrumento de cambio social y busca otras iniciativas y proyectos que tengan la fotografía como medio para un fin solidario y de educación para la solidaridad.

Ante la oferta de esta agencia fotográfica social, cabe la pregunta ¿por qué es importante la visibilidad de las ONGs de acción social y la sensibilización? y la respuesta tiene al menos dos razones: porque las organizaciones necesitan hacerse ver y oír como primer paso para inducir a la reflexión, y al cambio social como fin último, y porque una buena estrategia de comunicación puede lograr que muchas personas e instituciones conozcan el trabajo que desarrollan, y que les apoyen a través de voluntariado, donaciones, ayuda técnica o subvenciones.

Desde hace nueve meses, en la Península Ibérica se cuenta con esta opción, profesional y gratuita, que presenta como beneficio añadido el gran compromiso de los miembros de IEA para cumplir con las encomiendas que reciben, por lo que son muchas las fotografías que ya se han adjuntado a las notas de prensa que las organizaciones envían a medios de comunicación para apoyar la información y facilitar su publicación, igualmente un número significativo de imágenes se han incorporado a páginas web, otras han integrado archivos de actividades y por supuesto que algunas han formado parte de campañas de sensibilización sobre temas como el respeto a los derechos humanos, la paz, la no-violencia, la solidaridad, el respeto por el medio ambiente, el consumo responsable o el comercio justo.

Por cierto, y hablando de comercio, como asociación sin ánimo de lucro, Imagen En Acción no cobra un solo centavo por la cobertura de eventos y actividades, como tampoco lo hace por la realización de reportajes, sin embargo la organización ha dejado en claro que esta abierta a recibir una compensación de las ONGs o colectivos que dispongan de un presupuesto para sensibilización, marketing o comunicación, ya que ello permitirá que se continúen haciendo trabajos completamente gratuitos para los organismos que no disponen de recursos para cubrir este tipo de emolumentos.

Cierto que IEA sí cuenta con fuentes de financiamiento, pero mantienen gastos propios del siglo XXI y de la actividad que realizan: mantenimiento del servidor de la página web, seguros de accidente para los voluntarios y recursos económicos para los desplazamientos de los fotógrafos, más lo que se acumule. Así que como en cualquier asociación de servicio público, todos los apoyos son bien recibidos, con la seguridad de que serán muy bien aplicados.

Algo que resulta importante en este experimento social es el valor y la importancia que se le otorga a los fotógrafos ya que bajo este esquema, y a diferencia de muchas agencias comerciales, el propietario de cualquier fotografía de Imagen En Acción es siempre su autor, la persona que la tomó, por lo cual cada vez que se utilice habrá que citar su autoría. Esto se explica de una manera sencilla, ya que el autor a la vez cede los derechos de utilización de esas imágenes a IEA.

Además, en los reportajes que la agencia publica en su página web se especifica el tipo de licencia de las fotografías, así como el uso que se les puede dar, ya que algunas fotos cuentan con copyright en tanto que otras tienen licencias que permiten un uso más abierto.

De manera similar como se respeta la autoría de los fotógrafos, también se impulsa un Código Ético en el que se subraya la importancia de usar las fotografías de una manera en que se respete ante todo la dignidad del fotografiado, y que muestre las realidades desde una perspectiva objetiva y global, huyendo de mensajes sensacionalistas, parciales o distorsionados y de sentimentalismos fáciles; este Código cobra especial importancia cuando se habla de reportajes acerca de colectivos sociales excluidos o marginados.

El crecimiento de este proyecto, en cuanto al número de colaboradores y a la creación de cuatro zonas para atender a las ONGs del país ibero, ha conducido a planear la formación de los fotógrafos de la organización, por lo que el 14 de junio en la ciudad de Bilbao se llevó a cabo el Taller de Fotografía Social Básica, concebido para que sirva como tarjeta de presentación ante la sociedad y como punto de encuentro para todas aquellas personas que tienen inquietudes en torno al ámbito de lo social y lo fotográfico.

En una amplia jornada, los asistentes abordaron temas como La Participación Social, la Formación Técnica y la Formación Social-Ética Fotográfica, este último sumamente importante porque ahí se debatió sobre los límites de la fotografía, con cuestionamientos interesantes como ¿Existen límites cuando se trata de retratar realidades sociales?.

La lección hispana es muy aprovechable, dado que nos muestra como la creación de esta agencia fotográfica se suma a los esfuerzos que muchas Organizaciones No Gubernamentales realizan sobre diferentes aspectos de interés social, pero sobretodo, deja de manifiesto que funcionan las cosas en el Tercer Sector; la suma de voluntades y contribuciones lleva a alcanzar resultados. Este ha sido un buen proyecto que bien valdría la pena reproducir en la región. Sin duda alguna, fotógrafos comprometidos con las causas sociales existen en la región.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La fotografía como ONG en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: