El ataque y el chantaje: los medios contra la Reforma Electoral

1 agosto, 2008 § Deja un comentario

Samuel Cepeda Tovar

Resulta sumamente indignante la fiera campaña mediática que las televisoras –Principalmente TV azteca–, están llevando a cabo en contra de la reforma electoral en la que aducen, y de paso tratan de convencer a sus auditorios; del gravísimo atentado en contra de la libertad de expresión que supone la existencia de esta reforma, en la cual afirman que los partidos políticos monopolizarán los espacios en los medios de comunicación para su beneficio personal, dejando a la sociedad sin voz y sin mecanismo alguno para extender su opinión sobre las cuestiones políticas, o en otras palabras: los partidos han secuestrado la libertad de expresión y aniquilado tantos años de lucha democrática, derribando de paso, todo el pragmatismo del artículo sexto constitucional.

Sin embargo resulta muy cuestionable el argumento de que las televisoras se encuentran sumamente preocupadas, debido a que los mexicanos nos hemos quedado sin voz dada la reforma electoral.

En primer lugar los únicos afectados con esta reforma son, indudablemente, los medios masivos de comunicación; dudo seriamente que un ciudadano normal, de a pie, pueda acceder con sus propios recursos a la compra de un espacio en televisión, por lo onerosos que resultan. Así mismo, según datos de la Encuesta Nacional sobre Cultura y Prácticas Ciudadanas 2006 (ENCUP), tenemos una sociedad muy poco o nada interesada en las cuestiones políticas; por lo que ni existe interés real por parte de la ciudadanía, ni tampoco los recursos para la compra de espacios televisivos, en el caso de que el interés por la política resplandeciera en el seno de nuestra sociedad.

Por otra parte estos medios muestran ante la ciudadanía, la más patética y lastimosa incongruencia que los caracteriza; se presentan ante la sociedad como los defensores de la ella ante el atropello de los partidos políticos y su monstruosa fabricación: La Reforma Electoral. No obstante son ellos mismos, quienes internamente realizan las prácticas más autoritarias e intolerantes, dignas de un régimen totalitario, al suprimir las voces de colaboradores suyos que no están de acuerdo con las líneas editoriales impuestas por los corporativos mediáticos; tal y cual fue el caso de Federico Arreola y de Carmen Aristegui. En consecuencia ¿a donde tendrían que acudir estos periodistas para denunciar la violación a su libertad de expresión vulnerada por los medios masivos?

Es indigno, pues, y una burla hacia el intelecto de la ciudadanía en general, el que los medios en este momento se ostenten como los defensores de la expresión del pueblo.

En segundo lugar, es claro que hay dos tipos de opinión presentada por los medios; por una parte la opinión pública y por otro lado la opinión del público.

La primera es aquella, previamente seleccionada por los medios, perteneciente a figuras públicas o privadas importantes, es decir, la de una pequeñísima parte del conglomerado social. O mejor dicho, aquella fracción de la sociedad que tiene recursos para acceder a espacios televisivos, generalmente empresarios, a quienes cada cambio de gobierno supone la pérdida de privilegios o, la obtención de los mismos.

Es finalmente esa libertad de expresión, la que defienden tajantemente los medios de comunicación.

La segunda es la opinión del público, aquella que solo se deja sentir mediante movimientos sociales, muy pocas veces apoyada por los medios; ya que esta no reditúa tan bien como la primera. Es en esta opinión, a la que pertenecemos la inmensa mayoría de los mexicanos, o en otras palabras: solo la opinión pública, la primera en mención, es la que finalmente se vera afectada por la reforma electoral.

No conformes los medios con su actitud incongruente, están recurriendo a una de las peores prácticas de la negociación; me refiero al chantaje.

En los anuncios presentados por los medios, en la cual supuestamente defienden al pueblo, chantajean a los ministros de la Suprema Corte, al mencionar que solo ellos pueden regresar la libertad de expresión a los mexicanos, para evitar el arribo de una dictadura tal y como lo fue el caso de Chile con Augusto Pinochet, o Italia con Mussolini; ya que los chantajistas mediáticos, comparan la reforma y sus resultados con las peores dictaduras que han existido en el mundo. Es comprensible su exageración, ya que con esta reforma los medios masivos dejaran de percibir cientos de millones de pesos en cada elección en sus tres ámbitos, y de paso les restará poder e influencia sobre determinadas figuras políticas y consecuentemente sobre decisiones importantes.

Eso precisamente es lo que les duele a los medios masivos, la pérdida de poder, tan acostumbrados que han estado a ello, el sobrenombre con el cual se les conoce como cuarto poder es indudablemente, por antonomasia. Por eso no resulta extraño el bombardeo constante de spots denostando a la clase política, y de paso chantajeando a los magistrados de la Suprema Corte.

En hora buena por la Reforma, atentado contra la libertad de expresión sería indudablemente que las cosas siguieran igual y que los medios adquirieran cada vez mas poder. Con la caída de la llamada ley Televisa, tan solo hacía falta una cosa mas para meter en cintura al cuarto poder y es precisamente la aprobación de la reforma electoral, y posteriormente la ratificación de la constitucionalidad de dicha ley por los magistrados del máximo tribunal de nuestro país.

Incongruencia y felicitaciones.

El analista político Federico Reyes Heroles, siempre se ha presentado como un fiero defensor del sistema democrático y representativo; decía que nos guste o no, estamos representados en el congreso, y lo que de el emane, será voz democrática del pueblo; sin embargo, es el uno de los firmantes del amparo contra la ley electoral, esta vez no le parecieron las reglas del sistema representativo, no solo porque trabaja en Tv Azteca, sino porque es de ese pequeño grupo de mexicanos que si tienen los recursos para pagar inserciones en los medios y definitivamente la reforma lo afecta de manera directa. Vaya incongruencia. ¿Si o no, Federico, al sistema representativo?

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió al IFE suspender la incineración de las boletas electorales de la elección del 2006. Felicidades a Proceso, su perseverancia dio frutos, pero muchas más felicitaciones a nuestra joven e incipiente Democracia; tan lastimada saldrá si las boletas se destruyen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El ataque y el chantaje: los medios contra la Reforma Electoral en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: