El empobrecimiento de contenidos, constancia de los programas deportivos

1 julio, 2008 § Deja un comentario

Por Vulcano Almaguer

En la actualidad los noticieros deportivos están esclavizados por la publicidad. Sin embargo, existe en los medios de comunicación locales un programa que ha establecido ciertas diferencias del resto de sus competidores. Se trata del programa Futbol al día, que se trasmite diariamente a las 2 de la tarde por Multimedios Televisión, canal 9. Es conducido por Juan Gómez Junco, en compañía de Raymundo Muñoz y Luis Rodríguez. El pasado 18 y 19 de junio el programa tuvo como invitados a José Lupe González y Carlos Nava, periodistas, para analizar el papel de los medios deportivos, los géneros periodísticos que se ejercen dentro de estos y la calidad de sus contenidos, entre otros aspectos.

Durante el primer programa, la polémica se desató en torno a un hecho que sin duda merece más atención de la que hasta ahora se le ha prestado. La aportación de 150 millones de pesos por parte del gobierno del estado de Coahuila para la construcción del nuevo estadio de los Guerreros del Santos Laguna. José Lupe González señalaba que la postura de los medios había sido tibia ante el fenómeno. Argumentaba que no existía tal problema por la edificación de una nueva casa para el equipo local. Lo grave del asunto, recalcaba, es que se destinaran impuestos para tal empresa. No deben desviarse recursos del presupuesto. Los 150 millones deberían ser empleados en educación, alimentos, obra pública en el estado de Coahuila. El costo del inmueble debe correr por parte del grupo Modelo, actual dueño de la franquicia Santos.

Como ejemplo de la tibieza de los medios, José Lupe González remarcaba el caso del gobernador de Jalisco, quien ofreció 90 millones de pesos para la creación de un templo cristero. Otorgando un adelanto de 30 millones, es a partir de la donación de esta suma que se desata un revuelo en los medios nacionales. Además, ciudadanos de Jalisco instauran más de 7000 denuncias ante la comisión de derechos humanos por el mal empleo del erario público. Los medios laguneros, repitieron los cables de agencia sobre la noticia. Pero, no existió ninguna crítica ante la aportación de Moreira para el nuevo estadio. Por el contrario, se convirtieron en voceros del acontecimiento. Es decir, los medios locales se ponen por completo al servicio del club de futbol Santos y descuidad otras áreas del deporte. Esto arroja una pregunta muy importante, ¿existe de verdad una crítica deportiva local, pensante, o sólo se reproducen la información de las agencias noticiosas?

En el segundo programa, se desmenuzaron temas concernientes directamente al periodismo deportivo. Juan Gómez Junco trasmitió tres segmentos a sus invitados con la intención de cuestionarles qué género periodístico identificaban. El primero era el resumen, donde se muestran las jugadas más relevantes y los goles. El segundo era una toma a 3 chicas que bailaban a fuera del estadio. Por último, aparecía una tabla de estadísticas. Me centraré en el segundo, a raíz de que cuento con poco espacio y por la trascendente importancia que pretendía darle Gómez Junco al fenómeno. El titular del programa defendía tal exposición adjudicándole un valor de entretenimiento, pues se trata de televisión, y de la liberación que infligía en el televidente como una forma de descanso de la información. Dicho de una forma más clara, el aligeramiento del discurso narrativo periodístico. Hacerlo light. Pero, existe un abismal distancia entre buena y mala televisión. Considero que es una falta grave destacar y defender gratuitamente un intento de nota como ese. El conflicto no es en esencia la distracción o el regocijo que ocasionen en el televidente tres chicas guapas bailando. A quién le disgusta ver a tres bellas mujeres. El problema es el empobrecimiento de los contenidos. Una degradación que está relacionada íntimamente con otras deficiencias dentro del periodismo deportivo. La proliferación de las llamadas “notas de color” va en detrimento con la preparación de los comentaristas, y lo más importante, revela que no existe una planeación del programa televisado. No existe un planteamiento de opinión que ofrecer al público. Al contrario, estas conducta sólo revela una cuestión: la repetición de una fórmula, un molde que amparado en la “nota de color” deviene embrutecimiento erótico barato. Recordemos que este género de color lo puso en boga David Faitelson. Pero sus notas buscaban un enriquecimiento netamente futbolístico. Considero que para el aficionado no existe otra cosa más importante que el futbol. Si alguien desea ver mujeres guapas en lugar de 24 hombres en la cancha, no dudo que recurra sin ningún remordimiento a algún establecimiento relacionado con la expedición de carne.

Otra de las deficiencias que propician estas conductas en los programas deportivos es la cada vez mayor modificación en la presencia física de los comentaristas. Existe una marcada diferencia entre el comentarista y el conductor. El conductor está ahí como una fachada, una cara bonita que contiene un cerebro vacío. El comentarista es una persona preparada en el tema. Ahora, a los consorcios televisivos ya no les interesa contratar a comentaristas de televisión, sólo a conductores. Un ejemplo de ello es la abundancia de mujeres en los noticiarios deportivos. No es negativa su inclusión, es agradable ver la pantalla embellecida, pero no todas cumplen con el requisito de ser iniciadas en el tema. Por otra parte, hay que tomar en cuenta aquello de que sólo la gente bonita está en la televisión. Por eso es un gran mérito el panel del programa Futbol al día, porque ni Juan Gómez Junco ni Raymundo Muñoz ni Luis Rodríguez son metrosexuales. Están ahí por sus conocimientos y su capacidad para dilucidar los acontecimientos relacionados con el balompié.

Para terminar, por ningún motivo debe sacrificarse la crítica para congraciarse a la publicidad. Un buen programa asegurará su audiencia por la calidad de su contenido. Un ejemplo es el programa Futbol Picante, que sostiene José Ramón Fernández en ESPN. Sin duda el mejor en su género. Mientras que en TV Azteca los comentaristas como David Medrano, Cristian Martinolli, etc., se dedican a anunciar telenovelas durante el transcurso del partido, José Ramón pone el ejemplo con el dinamismo del cronómetro. Foro de riguroso análisis que enfrenta las opiniones del mismo José Ramón contra las de David Faitelson. Dónde quedaron las famosas notas de color de Faitelson. En Futbol Picante no hacen falta, es un recurso que ya empieza a ser cansino y repetitivo. Lo que demuestra que los programas deportivos también tienen que renovarse. Revitalizarse. Nunca perder de vista que lo que importa es la crítica, pues sin crítica no hay crecimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El empobrecimiento de contenidos, constancia de los programas deportivos en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: