La necesidad de estar informado

1 enero, 2008 § 1 comentario

Cecilio Campos Jiménez
ceciliocampos@yahoo.com.mx

“Una de las cuestiones cardinales que cabe plantearse acerca de la sociedad actual es si el ciudadano medio está correctamente informado, si recibe demasiadas informaciones o, por el contrario, demasiado pocas, si sus intereses informativos responden o no a las necesidades actuales de información, en suma, si recibe información suficiente para orientar sus acciones en el sentido de perfeccionar la organización social y mejorar su calidad de vida”.

Información y Libertad

Vicente Romano

La presente sociedad se distingue por el intenso flujo cotidiano de información a través de múltiples medios, en ésta, la posibilidad de transmitir y recibir información es formidable aprovechando las nuevas tecnologías de telecomunicaciones, con las que de inmediato podemos conocer lo que acontece en casi  cualquier parte del planeta, incluso el lector puede difundir opiniones y noticias a través de medios relativamente accesibles.

La información en nuestra época posee tres rasgos principales: es veloz,  sobreabundante, y se encuentra determinada por las leyes del mercado, más que por su conexión con la verdad o las necesidades sociales. En ese contexto vertiginoso, de saturación y mercantilización, se propaga mucha información superficial, sin rigurosidad, se  manipula a la opinión pública, y  en muchas ocasiones el constante bombardeo noticioso se reduce a desinformar al ciudadano, dependiendo de quién sea el emisor y quiénes los beneficiarios del manejo de la información. Señaló Eduardo Galeano en cierta ocasión: “Nunca tantos han sido incomunicados por tan pocos”.

En las democracias modernas se ha establecido una conexión entre libertad e información, pero la mayor cantidad y el tipo de información que actualmente se difunde  no produce una mayor libertad,  ni ha servido  para mejorar el bienestar de la población. Hoy, para lograr formarse un criterio medianamente objetivo y poder conocer el fondo real de los acontecimientos, se requiere un esfuerzo cada vez más  grande, que casi nadie efectúa, pese a que estar informado es una necesidad social y un derecho primario.  Al igual que sucede con  la libertad de expresión, de la cual procede la libertad de información,  esta última difícilmente se puede hacer valer,  ya que  sólo existe nominalmente.

El derecho a la libertad de información, significa en esencia, poder tener acceso a todos los datos, conocimientos y noticias de la esfera de la vida social, necesarios para el desarrollo personal y colectivo, para estar en posibilidad de adoptar decisiones libres y responsables en los diversos asuntos de interés público;  es decir, es un componente central para alcanzar una democracia participativa. De la libertad de información se desprende el derecho a la información pública,  la transparencia y la rendición de cuentas, bases de un buen gobierno.

En palabras de Jorge Lazo Arazo, la información se ha convertido en un bien económico, y es tan valiosa, que se paga por obtenerla, se paga por suprimirla o distorsionarla, y se paga por obtenerla aunque a veces se tenga que asesinar al que la posee. Tenemos que devolver a la información su carácter de bien social, para que favorezca a todos y no sólo a unos cuantos. Tratar que ésta sea de mayor calidad, oportuna y objetiva, buscar que cada vez sean más los que se preocupen por informarse adecuadamente y que efectivamente lo logren,  que la información sirva para perfeccionar nuestro sistema democrático, para tener gobiernos eficientes y honestos,  para hacernos libres,  en suma, que se utilice para construir un mundo mejor.

 

La realidad del acceso a la información en México

La Conferencia Mexicana para el Acceso a la información Pública, estableció recientemente que la transparencia en México, en general, se ha quedado a medias, es decir, se ejerce con dificultad y en la mayor parte del territorio nacional no alcanza un nivel satisfactorio. Un estudio para medir la transparencia en las 32 entidades de la república, la federación y los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, realizado por el Centro de Investigación y Docencia Económicos (CIDE), concluye que Coahuila supera la media nacional de acceso a la información, y que en el Estado de Durango prevalece la opacidad, pues no cumple con los rubros revisados: la información en páginas de internet, atención al usuario y la calidad de las respuestas. En ese marco, Durango se encuentra en el lugar 18, debajo del promedio nacional. Un dato duro que ilustra claramente lo anterior, es que la revisión de la calidad de las respuestas de los poderes legislativos locales, revela que 8 estados no respondieron a lo solicitado, entre estos Durango, aún teniendo la obligación legal de hacerlo. Fuente: El Siglo de Torreón, 26 de noviembre del 2007.

Los poderes públicos en nuestro país no se habitúan  a la apertura y al escrutinio ciudadano, y preferirían que todo permaneciera igual, no someterse a ningún control,  pero así como la transparencia  es un principio esencial de la vida democrática, y condición imprescindible para que las organizaciones gubernamentales funcionen de forma limpia y eficaz,  la ausencia de ésta es una fuente  potencial de abuso de poder y corrupción. Lo óptimo es que todo ciudadano pueda contar con los elementos adecuados para conocer y evaluar las acciones de los entes públicos, no sólo como un mecanismo de  monitoreo, sino también como un instrumento para inducir cambios sociales saludables.

Falta mucho camino por recorrer en materia de transparencia, lo cual quiere decir que nuestra democracia, la libertad de expresión y de información  son insuficientes, por eso se entiende que en México las instituciones públicas enfrenten un  déficit  de credibilidad y legitimidad ante los ojos de los ciudadanos, de allí su escasa participación y desinterés en los asuntos de carácter público, sobre todo en los electorales.  Sin acceso a la información se reducen drásticamente las posibilidades de avances, sin transparencia  no existe certeza  de la probidad  de los organismo públicos, y su desempeño, desde luego, será cuestionable.

§ Una respuesta a La necesidad de estar informado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La necesidad de estar informado en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: