Los oligopolios de las telecomunicaciones y el deporte

1 septiembre, 2007 § Deja un comentario

Cecilio Campos Jiménez
ceciliocampos@yahoo.com.mx

“El deporte se ha convertido en un negocio tan lucrativo como otro cualquiera de la producción y los servicios, y la estrategia global del deporte se orienta entonces a ganar mucho dinero, y es a partir de aquí que comienza un proceso desenfrenado de comercialización de los servicios deportivos, que abarca  atletas, equipos, eventos, etc.”.

Efectos de la globalización neoliberal en el deporte

Juan Gualberto Machado y Lucía Estrella Portilla

En la temporada de fútbol 2007-2008 se dejaron de transmitir en vivo  y por señal abierta en la Comarca Lagunera, los juegos del  Santos como local. TV Azteca traspasó los derechos de transmisión a SKY y los aficionados que pretendan ver jugar a su equipo, tendrán que observar los encuentros diferidos, a menos que acudan al estadio o adquieran los servicios de esa empresa de telecomunicaciones, cuyo paquete más económico, el básico, cuesta   $ 299.00 al mes, en pago oportuno, a lo que hay que sumar la suscripción o membresía, y  otros $160.00 por cada partido, ya que tendrán que contratar además el llamado “pago por evento”.

Según su página electrónica, “SKY”  es el nombre comercial de Innova, S. de R. L. de C. V., sociedad mexicana que inició la transmisión digital de señales televisivas  el 15 de diciembre de 1996,  bajo la modalidad DTH (direct-to-home) vía satélite.

Innova es un negocio propiedad indirecta de Grupo Televisa S.A.B. (58.7%) asociado a The DIRECTV Group Inc. (41.3%). A decir de la enciclopedia libre Wikipedia,  DIRECTV es líder mundial en la prestación de servicios de entretenimiento vía televisión digital multi-canal, que basa sus servicios en un flota de satélites de difusión directa en orbita geoestacionaria, que utiliza una nueva generación de platos pequeños y ligeros derivados de la tecnología militar; dicha empresa es presidida por el magnate  Rupert Murdoch, cuyo imperio económico se extiende por Australia, Reino Unido y Estados Unidos, y hasta noviembre del 2006 estaba controlada en un 39%  por NEWS CORPORATION, una de las 10 gigantescas corporaciones que manejan la casi totalidad de los medios norteamericanos, y que acaparan el 90% de la audiencia. Por su parte, Televisa es la compañía de medios de comunicación más grande de habla hispana.

A finales de la década de los 70, con el desarrollo de la sociología del deporte, se empezó a sustentar que el deporte es más que algo trivial, que debía ser considerado junto con la familia, la religión, los medios de comunicación y la educación, como una institución significativa, que ofrece oportunidades específicas para el estudio y comprensión de la vida social, y que la actividad deportiva tiene una importancia trascendente para el hombre, la cual no puede desenvolverse al margen de la situación económica, política y social de los países.

El deporte es de carácter universal, históricamente se ha relacionado con el juego y este último es inherente a la condición humana. Existen dos percepciones generales sobre el deporte: una que lo define como algo positivo para la sociedad, un derecho del pueblo, medio de integración, fuente de salud, bienestar y entretenimiento; otra lo conceptúa a partir de sus consecuencias negativas para la sociedad, al considerar al deporte como medio de evasión que impide o dificulta la atención  de la gente a sus problemas reales, factor que hace que sea utilizado como un instrumento de alienación y control social.

El avance de los medios de telecomunicación  ha convertido al deporte en una industria para el entretenimiento de cobertura global, haciéndolo un gran negocio como espectáculo diseñado para las masas, altamente atractivo y que es visto como una fiesta por millones de fanáticos. Los oligopolios de las telecomunicaciones tienen su propia percepción de lo que es el deporte, lo están controlando y utilizando como un objeto de marketing: lo mercantilizan y explotan.

Se dice   en el ensayo:   Efectos de la Globalización Neoliberal en el Deporte, obra de Juan Gualberto Machado y Lucía Estrella Portilla, que el vínculo de la empresa privada con el deporte data desde los primeros juegos olímpicos modernos, pero que su intervención era reducida y en lo general no pretendía obtener grandes beneficios económicos de su relación con esa actividad. Con la globalización neoliberal se produjo la incursión de las grandes corporaciones mediáticas en las actividades deportivas profesionales, usadas como un medio para la obtención de enormes ganancias económicas, y que son idóneas para la comunicación publicitaria pues socialmente tienen una alta cuota de demanda, lo que han aprovechado poderosas cadenas de televisión para adquirir los derechos de transmisión de los principales eventos deportivos.

Son negocios de tan elevada rentabilidad que según algunos especialistas, generan ganancias de hasta un 500% en relación a lo invertido. Basta imaginar en el caso de los juegos como local del equipo de fútbol Santos-Laguna, que la empresa que adquirió los derechos de transmisión de los partidos cobrará mucho más de lo que cuesta asistir al estadio Corona, que tiene un aforo limitado, no así la prestadora del servicio que no tiene límite de suscriptores. A esto hay que agregar las jugosas utilidades por la ventas de publicidad que realice y que se difundirá  durante los encuentros.

Después de tantos llamados a la afición  para que apoyara, como así lo hizo, a los guerreros en su lucha por el no descenso, de parte de la directiva del equipo y de los conductores de los diferentes programas deportivos de los medios de comunicación televisivos que transmiten en la región lagunera, se le asesta un duro golpe por conducto de TvAzteca,  SKY y la propia directiva albiverde, porque la televisión no sirve al deporte, se sirve de él. Encarecen el deporte profesional convirtiéndolo en un entretenimiento exclusivo de una minoría de la población. Al final, como siempre sucede con los medios de difusión, les importó más el dinero que la gente.

Las injustas desigualdades del mercado han alcanzado a la denodada afición futbolera local, que desconcertada e incrédula  se enteraba de la noticia: SÓLO EN SKY VERÁS EL FUTBOL, y tle va costar  muy caro. Según afirmó el ideólogo neoliberal, Paul Elmer More, mencionado en el ensayo antes referido,  “Para el hombre civilizado, los derechos de propiedad son más importantes que el derecho a la vida”. Quizá diría en el caso que nos ocupa que, “Los derechos de transmisión valen más que los derechos de la afición y que el deporte mismo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Los oligopolios de las telecomunicaciones y el deporte en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: