Un corazón que sigue latiendo sólo en los medios

1 marzo, 2007 § Deja un comentario

Por Daniel Maldonado

Pony tú eres el corazón del equipo, te fuiste y nos dejaron sin corazón.

Cartel en la afición santista

La situación del Club Santos Laguna es, para los aficionados, preocupante, tan sólo dos puntos en la tabla general y una amenaza de descenso a la primera división. A pesar de la pobrísima actuación que ha venido mostrando el equipo a lo largo del torneo de clausura 2007, la promoción mediática hace de la esperanza de los seguidores un bastión en el cual negarse a confrontar la realidad y seguir apoyando la mala actuación del club. Para cuando este artículo esté ante sus ojos, el destino del club estará dicho. Mientras, nos vemos envueltos por un ametrallamiento de carteles, espectaculares, programas televisivos y páginas de Internet e impresas que nos dan esperanzas ilusorias sobre el futuro del club, hasta en los avisos de ocasión se pueden encontrar leyendas de apoyo al equipo. La inversión realizada no sólo en la compra de jugadores sino en promoción mediática, indica el gran sustento social y el negocio que en la Laguna es el club.

Santos Laguna, de quien se dice tiene la mejor afición del país, nos muestra cómo la fidelidad hacia un equipo logra conformar un movimiento social que no se ve ni aun cuando los aumentos en los productos de la canasta básica y en el transporte deberían producir oleadas de protestas, marchas y tomas de organismos gubernamentales. La misma inversión en la compra y transferencia de jugadores tendría que producir indignación por lo insultante de las cantidades que se manejan y por los salarios que jamás los aficionados podrán percibir por jugar partiditos mediocres en un torneo nacional; montos que podrían ser aprovechados en inversión privada para mejoras públicas y en programas de apoyo social. El fenómeno del Club, que influye en las tasas de productividad y violencia intrafamiliar según el resultado del marcador, habla de un movimiento de masas en el que el entretenimiento es primordial. El fanatismo lagunero hace de la empresa deportiva un espacio de catarsis para las inconformidades y la frustración que el día a día posiciona en los miles de personas que no pueden protestar por sus condiciones de trabajo, su indefensión en la aplicación de justicia y la inequidad general que sufre la región. La mecha publicitaria que se enciende en el corazón en llamas vestido con los colores albiverdes no logrará evitar que el descenso del equipo sea efectivo. Sólo falta esperar qué sustento encontrará la afición lagunera tras el derrumbamiento de su escape futbolístico y desear que los movimientos sociales de protesta detonen no sólo cuando la amenaza de la desaparición de un equipo mediocre de fútbol se presente, sino ante un entorno de opresión e inequidad infranqueable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Un corazón que sigue latiendo sólo en los medios en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: