Carlos Marín y Ciro Gómez Leyva imponen la censura en Milenio

1 noviembre, 2006 § Deja un comentario

Despiden a Federico Arreola por una columna de autocrítica periodística

José Lupe González

 Federico Arreola, el diario Milenio y Carlos Marín, director de ese matutino, fueron una de las notas principales el miércoles 18 de octubre, sin que hubiera aparecido ningún renglón firmado por uno de los iniciadores del principal diario del Grupo Multimedios, Federico Arreola; o tal vez porque el enojo por el despido y la ofensa de la censura, llevaron al ex director y ex columnista de Milenio a señalarle a Carmen Aristegui la mañana del miércoles que Carlos Marín es un mediocre como periodista y como ser humano… así como esta de chaparro así es su mediocridad… lo aprecio mucho pero tengo que decir eso de el… Ya se fueron algunos caricaturistas que van a impulsar un proyecto que ya tienen… menciono Arreola entre otras cosas en el informativo Hoy por Hoy.

En el noticiario de Jacobo Zabludowsky de 1 a 3, el locutor ex conductor principal  por décadas de los espacios informativos de Televisa, busco entrevistar a Carlos Marín; pero el director de Milenio se negó a contestar la llamada y a dar cualquier opinión diciendo que no era el momento de hablar.

Algunos antecedentes

Hace cerca de 18 meses, Arreola se había retirado de la dirección de Milenio para incorporarse al Comité de Finanzas de López Obrador, pero siguió publicando su columna De Ribete en ese diario.

Desde enero del 2006 los medios arreciaron la campaña mediática en contra del Peje, lo que llevo a López Obrador a mantener distancia con los medios un poco antes de comenzar la campaña y aun durante la campaña dio pocas entrevistas a los medios “nacionales” para dedicarse a una campaña de tierra, como lo anuncio varias veces. El reclamo silencioso, tácito, ya existía; faltaba que explotara. Y se dio. Algunos de los quemados por la lumbre que ellos mismos encendieron, aparte del Peje que ya no aguanto y les soltó el reclamo durante las asambleas del plantón en el de efe, son López Doriga, Victor Trujillo, Adela Micha, Carlos Marín, Denisse Maerker y Ciro Gómez Leyva, estos dos últimos despojados hace pocos años con la complicidad del gobierno de Fox  del CNI-40 y ahora aduladores de Calderón y de Televisa; aparte Gómez Leyva salió a fungir el miércoles 18 como vocero de Carlos Marín, como si a Marín le faltara quien comunique su postura sobre un  hecho que él, Marín, como director de Milenio decidió.

Ciro Gómez Leyva se convirtió así en repartidor de pizzas, como el mismo dijo y escribió en alguna ocasión del panista Federico Doëring en el caso de los videos que prolijo, Carlos Ahumada le dio a Doëring para que los repartiera a las televisoras. Ciro ahora es el pizzero de Carlos Marín.

Proceso dio informo en su edición del 1 de octubre, numero 1561, En la página 80, en el reportaje: Tv Azteca reprime a Telemundo, Jenaro Villamil dio a conocer: Igualmente se ha ventilado en diversos medios y columnas de negocios el interés de Francisco González, dueño de la cadena Multimedios y del periódico Milenio, así como de Juan Francisco Ealy Ortiz, presidente y director general de El Universal, por encabezar una “tercera cadena” televisiva.

En uno de sus números anteriores proceso había dado a conocer un dato que comienza a tener más trascendencia de lo que en ese momento se pudo creer: la posible asociación de Televisa con Multimedios.

El domingo 6 de octubre Milenio publico “Arremete AMLO contra los medios: ´me bloquean”. En el desarrollo de la nota informativa señala, “Andrés Manuel López Obrador volvió a arremeter contra los medios comunicación y los acuso de tenderle un cerco informativo. Esta vez atribuyó a los conductores de televisión haber actuado ´de mala leche´ en su contra… todos los conductores de televisión están alineados… precisamente Ciro Gómez Leyva y los otros conductores de Televisa dijeron que a las doce de la noche del 2 de julio yo me fui derrotado a mi casa a dormir, cosa que no fue cierto. Y lo dieron como un hecho”.

Al día siguiente Marín y Gómez Leyva, respondieron en Milenio. Marín tituló: Ciro y otros “alineados” que no entienden y escribió: en su catilinaria del sábado, Andrés Manuel López Obrador llegó al extremo de inventarle a Ciro Gómez Leyva dos afirmaciones  útiles para definirlo (junto con otros periodistas que no identificó) como un vil “alineado” con el derechoso Felipe Calderón. Puesto que parece incapaz de comprender el ominoso alcance de su guerra contra la libertad de prensa y sigue alentando persecuciones y linchamientos, procede hacer pública una muestra de lo que su intolerancia ha desatado… no es grato escribir acerca del peligroso, creciente azuzamiento de López Obrador contra periodistas y medios, en particular porque al autor de estas líneas le parece hilarante la victimitis a que son tan afectos algunos en este oficio. Pero es más repugnante el delirio de persecución  de un poderoso líder autoproclamado “Presidente” (pirata) de la “República” (patito) que instiga como nadie jamás contra el ejercicio libre del periodismo.

El mismo lunes 2 de octubre –que no se olvida y donde uno de los gritos era: Prensa Vendida engañas al pueblo– el vocero de Marín, Gómez Leyva tituló: La mala leche es tuya, Andrés Manuel y manifestó: …En cuanto a Televisa, sabes muy bien que soy panelista en un programa semanal. Nada más. Que Tercer grado haya tenido un éxito extraordinario, me alegra, qué quieres. Que eso te enfurezca, qué pena. ¿Te has preguntado a que podría deberse ese éxito? ¿Será que Tercer grado tiene más credibilidad que el lopezobradorismo? Mi crítica periodística a tu actuación comprende tres puntos: la elección que debiste haber ganado y no supiste ganar, tu incapacidad para probar el “fraude maquinado” y tu artera decisión de dañar a miles de personas con el plantón de Reforma. ¿Eso es actuar de mala leche? No, Andrés Manuel, la mala leche es tuya. Un abrazo.

El martes 3 de octubre Milenio reseño una entrevista que el martes 2, López Obrador le dio a Carmen Aristegui. El diario cabeceo: Marín y Ciro quieren darse baños de pureza, y de balazo: ya se empanizaron, afirma Obrador. El reportero asentó: Aseguró que respeta la libertad de opinión de los periodistas: “¡claro que pueden opinar!”… están en todo su derecho, hay puntos de vista diferentes , yo difiero de ellos… hicieron toda una campaña en contra para ocultar el fraude, fue parte de la hipocresía que se está manejando todos estos días´. ´Recalcó: yo doy la cara y lo que si les puedo decir de frente (a Marín y a Ciro) es que ha sido muy lamentable el papel de los dos en este tramo en cuanto al manejo de la información… que de todas maneras voy a respetar´. En entrevista con Carmen Aristegui, la periodista lo inquirió: ´pero es su derecho a opinar´.

—Claro. Voy a respetar su derecho de opinión, pero que entiendan que en la democracia se vale la réplica

—Pero su derecho a opinar está ahí— refutó la periodista

—Si, claro, y yo también tengo mi derecho a defenderme, o sea, comunicación de ida y vuelta. Ya que se olviden de que van a cuestionar impunemente, sin fundamento, porque han estado en un papel muy lamentable— expuso el tabasqueño”.

“…hay cuestiones que no obedecen a la realidad, soy respetuoso de lo que plantean, pero que no quieran darse baños de pureza diciendo que son muy objetivos, muy profesionales, porque ya se empanizaron… la verdad es que han enseñado el cobre muchos comunicadores e intelectuales que se han quitado la máscara y han actuado como alcahuetes del régimen de la derecha´, sostuvo”.

El viernes 6 de octubre Arreola escribió en su columna de Milenio que transcribo integra: desde luego, Ciro Gómez Leyva uno de los mejores periodistas de México, no es corrupto. Menciono esa expresión por su artículo de ayer: El triunfo de los periodistas corruptos”. Contó una historia de reporteros de Miami acusados injustamente de corrupción. Al final decía: Cualquier parecido con lo que pasa en México es mera coincidencia”. No estoy de acuerdo: en México pasa otra cosa.

Hace tiempo leí acerca de los conflictos que tenían dos televisoras públicas con sendos grupos políticos: la española y la inglesa. Mientras Televisión Española peleaba con la oposición (gobernaba el Partido Popular), la BBC se enfrentaba a su gobierno. Era obvio en cuál había más dignidad.

Entre dos excesos, mil veces prefiero al periodista enemigo del gobierno que al periodista golpeador de la oposición. Lo que pasa en México es que sobran periodistas decididos a lastimar al político de oposición López Obrador, que al mismo tiempo no ven nada de malo en el político que, gracias al fraude electoral, vivirá en Los Pinos: Calderón.

Por eso la gente, cuando se reúne a exigir que se respete su voto, grita: “¡Prensa vendida!”. Éste era, recordémoslo, uno de los gritos que más se oían en las marchas de 1968. qué retroceso.

No son raros artículos como el de José Carreño de ayer: “La crítica periodística como punible para AMLO, como corresponsabilidad para FC”, donde FC es Felipe Calderón. Sin duda, lo que pasa en México es distinto de lo que paso en Miami. Allá hubo un malentendido, aquí estamos frente a dos obscenidades: el empoderamiento del que hizo trampa, y el linchamiento del que no acepta el fraude. Y esto por elemental ética, no se debe tolerar”.

El mismo Arreola en su columna del martes 17, que fue la causa de la censura que el vocero de Marín salió a defender el miércoles 18 en su programa Formula de la Tarde, escribió y cito la columna entera: Miseria del periodismo. “Ha habido dos elecciones después del 2 de julio, la de Chiapas y la de Tabasco. En Chiapas ganaron prácticamente todo los partidos que en los comicios presidenciales postularon a López Obrador. En Tabasco, los partidos afines a AMLO ganaron la mayoría en el Congreso local, las principales alcaldías y fueron derrotados en la elección de gobernador debido a que el gobierno estatal priista recurrió a la violencia. ¿Cómo le fue en esas elecciones al partido de Felipe Calderón? El PAN quedó en los últimos lugares con una votación cercana a cero. ¿Qué publicó la prensa mexicana acerca de los comicios de Tabasco en los que AMLO no fue candidato a nada?

Pulso de San Luis: “Revés al PRD y López Obrador”. Express de Nayarit: AMLO hunde al PRD”. Diario Olmeca de Tabasco: “Aniquila a Ojeda, hunde a Obrador”. Reforma del DF: “Dan revés a AMLO: gana PRI Tabasco”. El Norte de Monterrey: “Dan revés a AMLO”. Palabra de Saltillo: “Dan Revés a AMLO: gana PRI Tabasco”. Mural de Guadalajara: “Dan revés a AMLO: gana PRI Tabasco”.

Crónica del DF: “AMLO toca fondo: el PRI arrolló en Tabasco”. Excélsior de la ciudad de México: “AMLO cae en Tabasco”. MILENIO Diario del DF: “El PRI arrasa con López Obrador en Tabasco”. MILENIO Diario de Monterrey: “El PRI arrasa con López Obrador en Tabasco”. Público de Guadalajara: “El PRI arrasa con López Obrador en Tabasco”. MILENIO Diario de Tampico: “El PRI arrasa con López Obrador en Tabasco”. La Opinión MILENIO de Torreón: “El PRI arrasa con López Obrador en Tabasco”.

Buena parte de la prensa mexicana sigue sin tocar a Calderón, pero eso sí, se ve decidida a aniquilar a López Obrador. No lo conseguirá. Esa injusticia no se concretará.

El miércoles 18el vocero de Marín, Ciro Gómez Leyva, salió a defender a su actual jefe y a denostar a su ex jefe, en el programa Formula de la Tarde, ahí dijo: …Federico Arreola publicó una columna  en la que afirmo que el periodismo que hace Milenio, es un periodismo miserable, y Carlos Marín pues eso no lo acepto como no lo hubiera aceptado ningún director de ningún periódico en México. Van a empezar a decir: no es que la censura… ningún director de periódico, ningún dueño de canal de radio o de televisión, ni en México, ni en Sudamérica, ni en las democracias europeas, ni en los Estados Unidos, lo aceptaban. Hay un cierto límite, en este caso hay un cierto limite a la crítica y cuando esa crítica va ya directamente en contra del medio, decir: el periodismo que se hace aquí es un periodismo corrupto, es un periodismo vendido, es un periodismo al servicio de los intereses de los poderosos, además desde luego, sin ninguna base, pues el director toma la decisión y en este caso el director Carlos Marín tomo la decisión de dar por terminada la columna De Ribete de Federico Arreola que se publica en Milenio desde el 2003 más o menos, y una pena pues porque muchas de las mejores páginas en la historia de Milenio fueron precisamente en ese espacio. La columna de Federico Arreola De Ribete ya no se va a publicar más en Milenio…  suerte en lo que venga para Federico Arreola y desde aquí un abrazo muy cariñoso para nuestro querido amigo Carlos Marín, yo creo que él hizo lo que tenía que hacer. No puedes tener a alguien diciendo que el periódico que tú diriges hace un periodismo miserable y es un periódico corrupto y tu hacer como que no ves. Además si eso lo dicen en el espacio central más importante del periódico y lo dice un fundador. Que por lo demás sabemos muy bien, forma parte también del equipo de propaganda de Andrés Manuel López Obrador, eso también  es algo que nunca se ocultó y también nunca se le cambió una coma en todos los años que estuvo en Milenio…

El jueves 19, en el espacio en el que se publicaba la columna de Federico Arreola, apareció la columna del vocero de Carlos Marín, Ciro Gómez Leyva, La Historia en Breve, que titulo: Federico. Ahí siguió justificando a su jefe y continúo exponiendo lo que había dicho un día antes en su programa de radio: Carlos Marín tomó la decisión correcta. Nadie, ni siquiera uno de los fundadores del diario, puede opinar en estas páginas que el periodismo que aquí se produce es miserable, corrupto, sin acompañar sus palabras con pruebas sólidas o con una carta de renuncia. Federico agredió el martes a MILENIO a partir de hipótesis y criterios morales pensando que tenía derecho a hacerlo y que la vida debía seguir como si nada hubiera ocurrido. Marín, el director, lo juzgó inaceptable y lo corrió.

Federico sabe que MILENIO enfrenta la presión recurrente de uno de los hombres más poderosos de México: uno con gran solvencia económica y logística para financiar y administrar sus embestidas. En la disyuntiva MILENIO-Andrés Manuel López Obrador, Federico nunca dudó en ponerse del lado de su líder político, en adjetivar a favor de su líder político. Y se le respetó. ¿Cuántos otros medios habrían hecho algo medianamente parecido?

Acusa a MILENIO con la vieja receta de la sumisión al poder, cuando menos en los últimos meses, él se pudo al servicio de un poder millonario, poco transparente, intimidador, como es el lopezobradorismo… hoy, él es un hombre cercano a los hombres de poder. Por eso, mucho más que un periodista, él es hoy un hombre de poder. Entiendo, pues, el disgusto, el fastidio, la ira que debe producirle un diario que no está interesado en besarle la mano a López Obrador.

Ni a López Obrador ni a nadie. Así ha sido MILENIO siempre. Así hemos sido siempre. Por eso la prensa militante nos ha acusado sin éxito ninguno de ser zedillistas, liebanistas, zapatistas, labastidistas, prisitas, cuauhtemistas, salinistas, pejistas. Por eso nos tacha ahora, de calderonistas.

No hay novedad en las descalificaciones actuales. Las conocemos muy bien. Muy bien. MILENIO, por fortuna, ha sido más fuerte que sus detractores. Y más grande que sus mejores colaboradores, Federico incluido. Estoy seguro que lo seguirá siendo.

Arreola el jueves 19 en una carta publicada por La Jornada titulada: Federico Arreola y su expulsión de Milenio, relato algunos pormenores: Ignoro si fue el martes 17 o el miércoles 18 de octubre cuando recibí la llamada de Ciro Gómez Leyva, uno de los directivos de Milenio Diario. Antes o después de la medianoche yo estaba dormido cuando timbró mi teléfono celular. Alcancé a contestarlo y pude identificar la voz de Gómez Leyva: “Federico, no quise despertarte”. “No hay problema, Ciro, para ti siempre estoy disponible”. Lo que me dijo enseguida yo tenía varias semanas esperándolo: “Mañana no se publicará tu columna, en Milenio molestó mucho lo que escribiste y se tomó esa decisión. Estoy muy triste”. Estaba tan triste Ciro que, seguramente por eso, el miércoles 18 contó algo que de ninguna manera es cierto en su noticiario de Radio Fórmula: que se me había dado de baja de Milenio porque yo había ofendido a este rotativo.

¿Qué era lo que yo había escrito? El martes 17 de octubre, en mi columna de Milenio Diario -el periódico que fundé, que dirigí varios años y del que fui columnista hasta ese día- simplemente hice una lista de los encabezados que no pocos periódicos mexicanos publicaron el lunes 16 de octubre, un día después de los comicios de gobernador de Tabasco…

Concluí el texto diciendo: “Buena parte de la prensa mexicana sigue sin tocar a Calderón, pero eso sí, se ve decidida a aniquilar a López Obrador. No lo conseguirá. Esa injusticia no se concretará”.

De los 14 periódicos citados, cinco pertenecen al grupo que edita Milenio Diario, Multimedios Estrellas de Oro. Esta compañía recientemente ha estado intentando una asociación con Televisa en negocios relacionados con la transmisión de imágenes, voz y datos por los sistemas de cable de la ciudad de México y de Monterrey.

Decir la verdad no es ofender a un periódico, Ciro Gómez Leyva tendría que saberlo.

Me desagradó que ni el director de la publicación, Carlos Marín, ni el presidente de la empresa, Francisco González, se hayan tomado la molestia de hablarme a lo largo de todo el 16 de octubre para informarme que yo quedaba fuera de la empresa. De Marín lo entiendo, ya que este hombre, al que aprecio por haberlo tratado durante años, es muy pequeño no sólo físicamente, sino también en términos morales. La actitud de Pancho me parece incomprensible, ya que lo consideraba, a pesar de sus relaciones con Carlos Salinas de Gortari, un empresario capaz de actuar con un mínimo de cortesía. Problema de ellos. Cuando los vea, los saludaré con el gusto de siempre.

¿Por qué me cerraron las puertas de Milenio? Por tres razones, en mi opinión:

La primera, porque estoy cerca de López Obrador, el líder político de izquierda al que han decidido exterminar el gobierno federal, el PAN, algunos empresarios y no pocos medios de comunicación, entre los que está Milenio.

La segunda, porque el Milenio que yo construí hace mucho tiempo que desapareció. Un amigo, cuando canceló su suscripción, lo expresó de la siguiente manera a la secretaria que le respondió el teléfono: “Señorita, ya no deseo recibir su periódico porque yo me había suscrito a Milenio y desde hace rato estoy recibiendo Crónica”.

La tercera, porque la asociación de Televisa y la empresa editora de Milenio no ha sido autorizada por la Comisión Federal de Competencia. Así que algún estratega les pudo haber sugerido que sancionar a un lopezobradorista como yo podía ayudarles en su negociación con el gobierno encaminada a hacer posible esa operación.

Ayer recibí una carta de uno de mis lectores de Milenio. Resumió con una frase la esencia de la crisis periodística de ese diario: “La cercanía con Televisa, idiotiza”.

No me siento bien, sino todo lo contrario. No me duele tanto haber perdido un empleo, sino la forma majadera en que las cosas se dieron. No batallaré para encontrar ocupaciones periodísticas mejor remuneradas y, sin duda, voy a recurrir a los tribunales laborales y civiles para que no sólo se me indemnice, sino también para exigir una compensación por daño moral. Yo no merecía el trato que me dieron un empresario al que le hice un periódico y unos periodistas a los que contraté y siempre vi como amigos. Si no hubieran sido tan patanes, me habría despedido de ellos con un abrazo.

La agencia de noticias de proceso, Apro,  en su pagina de internet el 18de octubre difundió: …Sin embargo, Arreola consideró este hecho como censura, y advirtió que en su salida influyeron “las presiones de Televisa”, empresa con la que el Grupo Milenio, del empresario regiomontano Francisco González, se asoció recientemente para ofrecer servicios de televisión por cable.

Consultado vía telefónica, Arreola indicó que en su salida también influyó su apoyo al excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador. Desde hace más de 18 meses, Arreola abandonó la dirección de Milenio para incorporarse a las redes ciudadanas del exjefe de gobierno capitalino.

En una carta pública, dirigida a Francisco A. González, informó en aquella ocasión que dejaba la dirección del periódico y la vicepresidencia de medios del grupo por considerar esta actividad “incompatible” con su incorporación al equipo de López Obrador.

En su corta vida –nació en el 2000–, Milenio Diario ha tenido dos directores generales: el propio Arreola y Carlos Marín. En mayo de 2001, Raymundo Rivapalacio renunció a la dirección de Milenio, argumentando diferencias con el propio Arreola.
En 1997 fundó la revista Milenio Semanal, y posteriormente se convirtió en director general de la División de Prensa de Multimedios Estrellas de Oro, conglomerado de radio, televisión restringida y periódicos propiedad de Francisco A. González. De 2000 a 2005 fue director general del periódico Milenio Diario.

El mismo proceso había mencionado en una edición anterior, que la salida de Raymundo Rivapalacio fue operada desde Los Pinos,  aunque Rivapalacio había argumentado diferencias con Arreola; Arreola por su parte despidió también años atrás al columnista Carlos Ramírez, mencionando que el columnista difamaba a su amigo muerto Luis Donaldo Colosio con el manejado de la información que Ramírez difundía. La diferencia es que en esa ocasión Arreola dijo el o los motivos por escrito y no mando a ningún vocero, ahora Marín ni siquiera da una versión por fantasiosa que sea, así como salió más de una ocasión a denostar a proceso en lo que entonces era Milenio semanal, igual que Froylan López Narváez, después de que dejaron al semanario hundido en lo periodístico y en lo comercial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Carlos Marín y Ciro Gómez Leyva imponen la censura en Milenio en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: