La producción literaria lagunera sufre un golpe bajo con el programa editorial de la Dirección Municipal de Cultura de Torreón

1 mayo, 2006 § Deja un comentario

Por Primo Pereyra

Tal parece que la frase más vale malo por conocido que bueno por conocer vuelve a demostrarnos que las disparidades en las administraciones de la cultura son latentes. Si en la administración anterior se editaban libros bajo el parecer único y despótico de Alberto González Domene con restricciones en contenido temático, número de páginas y diseño, en la nueva administración la Dirección Municipal de Cultura a cargo de Gabriela Nava está demostrando que el daño que dejó González Domene en la cultura se mantiene. En el nuevo programa de edición de libros de la DMC, se publicarán tan sólo tres libros al año en editoriales de gran renombre y en coedición con el departamento de cultura. El problema es tanto la limitación de números a publicar como los lineamientos bajo los que se publicarán. Con González Domene los libros que se editaban podrían no satisfacer todas las necesidades de un público que había atestiguado el buen trabajo de la colección  MM de hace dos administraciones, público que con Glz Domene veía cómo se sacaban libros mensualmente aunque los ejemplares se vendieran –la colección MM fue gratuita-, aunque tuvieran un descuidado diseño, una gran cantidad de erratas y contenidos claramente zalameros o precedidos por la relación de Glz Domene con los grupos pseudoliterarios y de poder, el gran ejemplo: el libro de lujo del Jesuita editado con gran calidad a pesar de la falta de presupuesto argumentada eternamente por el anterior director, perdón, dictador de cultura municipal. Como fuera, con Domene los libros salían cada mes y si bien esto no es un alegato de defensa para el exdirector, pues sus fallas fueron numerosas, si tasa un comparativo y demuestra que padecemos un retroceso paulatino en cuanto a la producción literaria se refiere. Vayamos con los nuevos lineamientos sobre la edición convocada por Gabriela Nava.

En primer lugar sólo se editarán autores con nacimiento y residencia en Torreón, hay autores de distintos puntos de la Comarca que no podrán enviar a dictamen su obra por las limitaciones del punto citado, autores de gran calidad relegados por su filiación territorial. ¿La literatura lagunera existe sólo en Torreón, la Laguna es Torreón solamente?

Segundo: al autor sólo se le dará un 10% de la edición impresa sin ninguna remuneración económica por su trabajo. Si las editoriales que publicarán los libros son de renombre, es poco probable que no se le pueda dar cuando menos un porcentaje de la venta al autor. Sabemos que intentar vivir de la escritura es un suicidio para el bolsillo, si se empezaran a buscar más beneficios para los autores, se auxiliaría en la situación en la que se encuentran muchos de ellos. ¿Qué los autores no merecen empezar a ganar algo por su trabajo más allá de la mención curricular?

Otro de los puntos es la cuestión del dictamen. Como los dictaminadores serán los que forman parte de las editoriales con las que se coedita, el desconocimiento de la realidad literaria Lagunera hará que los criterios con los que se dictamine sean indefinidos, por lo que se corre el riesgo de que editen a autores bajo compadrazgo o las filiaciones rascaespaldas tan acostumbradas en el medio cultural, si la pluralidad de la escritura regional da muchos buenos ejemplos de gran talento, en lugar de ver ese talento  reflejado, no será raro que algún escritor reconocido, de los consagrados por el aparato cultural nacional aparezca favorecido por este programa de edición bajo algún pretexto de relación territorial con está tierra. ¿Para qué un aparato dictaminador tan lejano a la Laguna, dónde quedan los conocedores del mundo literario de la región?

Además la cantidad de libros a publicar es un insulto, tres por año, ¡por año! Si la colección MM y la en su mayoría chafa colección Centenario publicaron una gran cantidad de títulos, la nueva coedición castra el desarrollo de la literatura local, otra piedra en el camino para los que vemos como se va destrozando paulatinamente la consolidación de las letras laguneras. Y todo por pensar con buenas intenciones. ¿Una región joven, productora de buenos autores, la mayoría autodidactos, merece esa limosna editorial?

Nuevamente por querer hacerla en grande dan pasos de cangrejo. Con la coedición de la Dirección Municipal de Cultura de Torreón con las editoriales capitalinas –reitero– se está dañando agresivamente a la creciente literatura lagunera.

Felicidades Gabriela Nava, es usted una digna sucesora de González Domene, prosiga con el mal trabajo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La producción literaria lagunera sufre un golpe bajo con el programa editorial de la Dirección Municipal de Cultura de Torreón en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: