Protagonismo y volatilidad, las dos caras primordiales del periodismo actual

1 abril, 2006 § Deja un comentario

Por Daniel Maldonado

 La cualidad principal de la noticia es su volatilidad, lo que hoy es una referencia ineludible y que encontramos hasta en el baño, bastión primordial de la lectura de periódicos – el foro mundial del agua y los problemas del, hermoso lugar común, “vital líquido”, las broncas sindicales, las campañas políticas, la nebulosa de la guerra Iraki a tres años de su inicio- serán, dentro de una semana o dos, o cuando finalice su importancia, preferencias idas de las que nadie tendrá un mínimo referente.

Si bien la noticia no sigue un patrón de continuidad más allá del exigido por el rating y las ventas, los efectos de su difusión se retribuyen conforme a la utilidad que las empresas informativas pueden sacar de ellas. Vea cómo ejemplo los huracanes: a varios meses del desastre los noticiarios se ocupan en lo mínimo de los efectos negativos y la reconstrucción dando mayor importancia a la espectacularidad, Chiapas vende menos que Nueva Orleáns pues con la debacle del imperio, el golpe de la naturaleza logra un efecto mayor cuando se trata del desbalance entre la noticia y el protagonista; los connacionales ya llevaban mucho tiempo sufrientes y empobrecidos y la cobertura no sería igual de efectista como cuando se habla de la ruina del vecino poderoso.

Pareciera que en la actualidad los eventos de importancia se suscitan en spots informativos, como si la realidad se fragmentara en hechos de moda para luego dejarse abandonar entre comerciales y zapping de novedades siguientes. La realidad noticiosa ahora es más volátil que en sus inicios informativos. La noticia es un producto desechable al servicio del reciclaje de la venta. El espectáculo sustituye a la noticia y vemos ensalzados los asesinatos según la cualidad moral y social de sus protagonistas: una nota de una riña campal o una protesta callejera, común entre barrios y reuniones internacionales y con mayor cantidad de víctimas, no venderá igual que el infanticidio a manos de un Niño Bien regiomontano. En el primero, la cobertura será apenas una nota deslucida que chille en un rincón su fealdad común y desprovista de trascendencia. En el caso siguiente, se tratará de indagar hasta la nausea los móviles y la probable torcedura mental del asesino nais, sus nexos, su pasado y entorno, la responsabilidad formativa de sus padres, la tendencia al crimen, todos los rincones que puedan aprovecharse para darle espectacularidad.

En estos casos entra el protagonismo de los conductores.

Erigidos como jueces y verdugos capaces de condenar y crear personajes noticiosos, los conductores de los segmentos analizan, recrean, debaten, entrevistan junto a supuestos especialistas a todo aquel que haya tenido relación con el protagonista del hecho informativo.  La capacidad actual de los medios de componer realidades nos lleva a la quema de brujas y a la imposición de pensares y pareceres sobre algún tema alejando el libre pensamiento al que se pudiera llegar sin volverse tendencioso – ejemplo ineludible, el guarura de Lucero- y si se cubrieran e informaran los contextos en los que se desarrolla el hecho.

Los conductores ahora crean perfiles y desvelan los matices de la información. Los conductores ahora son los protagonistas de los noticiarios, no la información. Le platico, déjeme comentarle, son las glosas con los que se inicia la información, el suceso es apabullado por el carisma y la estética de quien vemos en pantalla. Por eso el deseo de tener sólo gente bonita en los noticiarios y el afán y la convicción de tanto estudiante guapo de comunicaciones de que saldrá en pantalla. Si las noticias ya de por sí son ingratas, al menos balanceemos su efecto al ponerle al espectador y al escucha a alguien gallardo o a una bella voz que trasmita a la información un poco de la inmaculada gracia de los informantes y las envuelva, ya menos horrorosas, en un halo de menor densidad e impacto. La bestia de la noticia es más humana cuando Bella está al micrófono.

El juicio reiterativo del periodista transformado en animador de noticiero puede revolver la visión global sobre un suceso. Televisa se convirtió en el principal promotor del juicio antiBejaranista en la difusión de los videos de su trato con Carlos Ahumada. Una orquestación espectacular se montó para que la audiencia viera en vivo y en directo cómo Bejarano negaba un acto que demostraba en tiempo videoasta su culpabilidad y condena impuestas por Brozo en tiempo real, reiterando en Bejarano esa costumbre mexicanísima de tirar la piedra y esconder la mano (parafraseando a Burroughs: UNA NACION DE ZACATONES).

 –más información en el DVD FOXILANDIA de Canal 6 de Julio A.C.-

La toma de las instalaciones de CNI Canal 40 en el cerro del Chiquihuite, fue justificada nacionalmente por todos los informativos de Tv Azteca pese a ser una acción ilegal y pese a haber sido realizada por un comando encapuchado y armado. Suceso del que nació una de las mayores glorias del presidente Fox, su inigualable ¿Y yo por qué?

Los animadores noticiosos son ahora los malabaristas de la visión social. Es preferible para el público escuchar las desesperantes repeticiones del Ticher  López Dóriga o el nauseabundo sonsonete de Adela Micha que el análisis de Denisse Merker.

Es mucho más gratificante escucharles a  Carlos Loret de Mola y a Pablo Latapí  sus imitaciones baratas de Kent Brockman –periodista parodia genial en Los Simpson -que buscar un segmento incisivo de Ciro Gómez Leyva en Radiofórmula.

Más deseables resultan la cursilería y la mala construcción verbal de Lolita Ayala, la belleza de Diane Pérez – ¡Guapota!-  que buscar los noticiarios de Mayte Noriega y Adriana Pérez Cañedo en TVC Noticias y Once Noticias.

¿Y esto debido a qué? Pues a que simplemente los segundos no entretienen y se dedican a informar antes que a erigir juicios y venderse a la perra sucia del espectáculo, debido a que son más veraces y comprometidos y a que sus puestos están alejados del dúopolio televisivo que sustenta el entretenimiento y la idiotización sobre la información.

Por lo pronto, se seguirá creyendo en el maquillado y divertido Clown de la malabareada falsedad y las medias tintas noticiosas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Protagonismo y volatilidad, las dos caras primordiales del periodismo actual en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: