Falta transparencia en el fútbol mexicano, debe legislarse como algo de interés público

1 abril, 2006 § Deja un comentario

El entrenador del Dorados acusa de deshonestidad de los equipos de Televisa

José Lupe González

 El fútbol mexicano desde hace años, muchos años, ha sido uno de las actividades más  negras y lóbregas del país. La decisión que tomó hace algunos días Juan Manuel Lillo entrenador del Dorados de Culiacán, de renunciar como protesta por la falta de claridad en los resultados obtenidos por el San Luis contra el América y después contra el Necaxa  –los tres involucrados propiedad de Emilio Azcárraga Jean y aparte bajo el refuerzo y el patrocinio de Televisa— logró que un sector de periodistas y aficionados comenzara a cavar en el tema de la falta de escrutinio de nuestro balompié y en el de la concentración en un solo dueño de varios equipos.

Hay quienes guardan memorias de los pasajes memorables de su equipo, pero también existen quienes guardan con rencor indomable las escenas vividas y vueltas a vivir con impotencia incurable, donde el América por medio de lo que fuera, como fuera, como se pudiera, les arrebató, les despojó, al más puro estilo Jalisco mediante el árbitro o los abanderados; los momentos de gloria, de grandeza, que eran para ellos, que les pertenecía.

Agraviados por esos métodos fueron y en ocasiones siguen siendo, Cruz Azul, Chivas, Pumas, Tigres, Toluca, Monterrey, Atlante, Atlas, Pachuca, Veracruz, Tecos… y aquí si tengo que usar puntos suspensivos porque tendría que ponerlos a todos, menos a los que han pertenecido a Televisa, pero ellos, los equipos de Televisa han sido obligados ha arrodillarse cuando el América lo ha exigido; por eso mejor corté la enumeración. A los otros les aplican el mexicanisimo agandalle, a los de Televisa los arrodillan.

La renuncia que después revocara Juan Manuel Lillo, ocasionó que algunos periodistas deportivos y algunos aficionados empezaran a cuestionar la falta de transparencia en el quehacer de nuestro máximo deporte nacional. Lillo no hizo más que decir lo que muchos gritábamos mentando madres y putamadres cuando éramos robados por el América; no hizo mas que señalar lo que suponíamos, lo que pensábamos, lo que rumiábamos; no descubrió nada como su paisano Cristóbal Colón. Solo hizo una cosa: tener la dignidad de renunciar ante lo que consideró una actuación deshonesta de los tres equipos que obedecen al mismo dueño; no hizo otra cosa mas que pronunciar lo que hasta ese momento nuestros periodistas nacionales se habían tragado: decir lo que muchos mexicanos pensamos de nuestro fútbol y del consorcio Televisa que comanda a el América, al Necaxa y al San Luis.

Casi nadie, excluyendo a las televisoras involucradas en el balompié porque ya se sabe que son televisoras y parte del negocio futbolero; dijo algo sensato, lúcido, hasta nuestro periodista deportivo local Juan Gómez Junco, al que considero lo mejorcito de la región, escribió el jueves 23 de marzo en su columna Reseña de la Opinión-Milenio: Contratar a un extranjero como entrenador o jugador para el futbol mexicano, implica ponerlo en antecedentes de muchas cosas que aquí se dan pero antes, también exige revisar su calidad profesional y moral… tal debió haber sido el caso de Dorados con respecto al español Juan Manuel Lillo (aparenta ser “lilo”) –el paréntesis y las comillas son de Gómez Junco – … Lo que el seudo entrenador intenta esconder es su incapacidad intelectual. Con el siguiente dato pretendo demostrarlo. En la fecha 3 del actual torneo, Sinaloa venció al América en Culiacán, 2 a cero. Por el mismo marcador y en condición de local, San Luis acaba de vencer a las Águilas. Le pregunto al “sin memoria españolete”: ¿A ellos, a él, a su equipo, también les regalaron el partido cuando recibieron a los amarillos dirigidos hoy por Lapuente?

Primero, seudo quiere decir falaz, engañoso, falso, supuesto, figurado; entonces si los que se dejaron engañar son los directivos del Dorados allá ellos, en su región deberán tener a un Gómez Junco que los ilustre; dos: porque la razón de Gómez Junco de sugerir “lilo” cuando todos sabemos que en lo barriobajero así se les denomina a los homosexuales; tercero: que aquí no han venido judíos, argentinos, españoles, uruguayos, paraguayos, chilenos, hondureños y quien sabe de que otras partes a verle la cara a la afición del Santos. Veamos cuando Gómez Junco utiliza términos como españolete contra esos vivales. Ultimo: en que condiciones de puntos estaba el América cuando el Dorados el ganó porque si buscamos encontraremos ejemplos de que los equipos de Televisa se han hincado cuando el  América no ha podido con rivales que han ganado con gallardía.

Muestras de desquicio hay varias y a todos horizontes, solo Carmen Aristegui, cuyo hijo Emilio juega en los Pumitas y ella es aficionada del Pumas, el miércoles 22 de marzo en el segmento deportivo del periodista Francisco Javier González, en el noticiario Hoy Hoy; ante las disculpas que también el ex comentarista de TVAzteca quiso hacer de la situación, estableció que en varios países las legislaciones respectivas consideran ya al fútbol como algo de “interés público” y que México es uno de los pocos lugares donde se permite que una sola persona posea varios equipos.

Más, menos, Carmen Aristegui argumentó que definir el fútbol como algo de  “interés publico”, permite que sea regulado por los poderes legislativos y que la población tenga derecho a saber que pasa tanto en la federación como en los equipos, en lo referente a los manejos administrativos inherentes a la practica del fútbol, no de los negocios. El mismo Francisco Javier González tuvo que ceder ante la contundencia de los argumentos de la periodista.

Sabemos que poco apasiona tanto como el fútbol y también que poco vende tanto como el fútbol, por eso la población que sostiene con sus dineros a todas esa mafias al menos debe tener el derecho de saber porque pasa lo que pasa y como sucede lo que sucede. Falta transparencia en el fútbol y todos lo sabemos. Tuvo que venir un español a decirlo, no a descubrirlo. Que tristeza. Ni esas agallas tenemos. Por eso odiamos al América y a Televisa, porque nunca han sabido ganar bien, nunca aprendieron a saber ser legales en el juego, a ganar con justeza, a ser campeones legítimos; sobre ellos siempre estará la losa de la duda de las componendas, de los malos arreglos como lápida que siempre cubrirá cualquiera de sus triunfos mientras el concierto Televisa-América-Necaxa-San Luis siga y los mexicanos lo sigamos permitiendo y acusemos a cualquier extranjero por decirlo, por gritarlo, con el valor que a nosotros nos ha faltado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Falta transparencia en el fútbol mexicano, debe legislarse como algo de interés público en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: