Los Medios Laguneros Incapaces de Construir un Reflejo de la Realidad

1 febrero, 2006 § Deja un comentario

Por Daniel Maldonado

 En el libro La producción de la noticia, Estudio sobre la construcción de la realidad la autora Gaye Tuchman dice que “producir la noticia más que ofrecer una imagen o un espejo de la realidad, es construir la realidad misma. La noticia limita el conocimiento. Ciega la realidad social, en lugar de revelarla. Se apoya en estructuras institucionales y, a la vez, las reproduce, la noticia legitima el statu quo”.  Basándome en esto me doy cuenta que los medios laguneros no ofrecen un retrato fiel de la realidad de la Comarca.

Más que dar un reflejo de las circunstancias, los informativos y periódicos laguneros se enfocan en los eventos políticos, policíacos, de deportes y de espectáculos dejando a un lado el periodismo de investigación al cual se le dedica un espacio mínimo debido a los compromisos institucionales que los aparatos periodísticos contraen, la autocensura de sus directivos y la apatía de los mismos reporteros que se conforman con un trabajo y un sueldo asegurados en lugar de fincarse en el profesionalismo que su vocación exige.

Un ejemplo tangible son los noticiarios televisivos y radiofónicos en los que vemos y escuchamos reafirmadas vía repetición las notas amarillistas y de sucesos políticos y deportivos en cada emisión, y en cuyos espacios finales se dan servicios sociales de quejas y problemática social como fallas en alumbrado, pavimentación, problemas de basura, entre otros, hechos que corresponden directamente a  los departamentos de quejas de los servicios públicos y que por tratarse de  notas al margen del noticiero desconocemos si se da seguimiento o es sólo una lectura para llenar espacios y autoproclamarse cómo defensores de la comunidad y pararse el cuello esperanzando al espectador.

El periodismo de investigación que se realiza es poco y por lo general independiente comparado con la labor y la carga de noticias repetidas: es común ver en las notas televisadas el ramillete de micrófonos de distintos medios cubriendo los eventos, lo cual es una consecuencia normal de la información pero la diferencia radica en que el enfoque está menguado y los cuestionamientos que se realizan son pocos y muy similares, por lo que las noticias transmitidas van más dirigidas a la mera construcción de la nota que al cuestionamiento e interacción con los entrevistados y el evento o problema que se cubre.

Además es poco el seguimiento que se realiza de los sucesos que se informan. Las verdaderas problemáticas quedan relegadas como siempre a favor de la espectacularidad y el entretenimiento.

Hace falta un compromiso real de los profesores de las instituciones educativas que inculquen en sus alumnos el afán de investigación para que, ya egresados, realicen una labor de información profunda y no se queden únicamente a la deriva de las decisiones y lineamientos que la corporación informativa les marque y los lleve a buscar mediante el trabajo independiente el verdadero enfoque que su labor exige.

Incluso desde el estudio fomentar en el alumnado la curiosidad no sólo por la realidad sino por temáticas generales, pues el analfabetismo funcional puede destronarse en la formación y el estímulo de las capacidades que se requieren para ser un buen reportero y comunicólogo. Y sabemos de antemano que gran parte del alumnado va sólo a la caza del título y a la búsqueda de la pantalla o esa efímera insensatez que es la fama y el goce de salir en pantalla o ser conocido.

La construcción de la realidad como la padecemos en los distintos periódicos, noticiarios televisivos y radiofónicos está íntimamente ligada a la institucionalidad, los segmentos y desplegados pagados por los departamentos de comunicación social de cualquier gobierno, por ejemplo, son un rosario de buenas nuevas en cuyas cuentas vemos sólo los avances y logros, la visión rosa del trabajo que el mismo gobierno realiza, lo cual no debería extrañarnos pues un gobierno que no trabajara tendría la atención inmediata de los medios, pero como la ganancia y la publicidad está antepuesta a la información, es poco el contrapeso que se otorga en los mismos segmentos y páginas en los que estas cápsulas y desplegados son publicados.

Sería bueno ver a un lado de las planas emitidas por los departamentos o direcciones de Comunicación Social, investigaciones referentes o relacionadas que contrastaran las notas oficiales, o al menos un cuestionamiento en lugar de las repeticiones de columnas publicadas por agencias noticiosas nacionales y extranjeras como acostumbran los informativos.

Grato sería también una mayor amplitud e utilización de los recursos independientes, como en el caso de Internet y la prensa independiente, pues como me mencionaba un amigo, es feo darse cuenta que para saber que sucede en la región haya que recurrir a agencias y páginas de informativos de otras latitudes en la supercarretera de la información y ver que lo publicado por los periódicos locales es la versión calcada de lo impreso sin amplitud de miras ni comentarios que dieran plusvalía al medio libre que es la Web, ejercicio que enaltecería el nombre de los informativos y no los dejara en el mero título de costumbristas, periodismo que les diera el verdadero carácter de informativos veraces.

Cuestionar, por ejemplo, los gastos del centenario de Torreón, (y de Gómez), el excesivo monto de la premiación del logotipo, cuyo trasfondo fue más que nada el hecho de ser una cantidad gigantesca que no se ganó ninguno de los concursantes, más allá de la representatividad y su significado; preguntar si es necesaria la inversión de tan grande cantidad de recursos en el festejo de una ciudad que continúa con grandes carestías en diferentes sectores en lugar de aplicarlos a la solución de los problemas, pues festejar cien años de una ciudad plagada de baches, narcomenudeo, problemas de transporte, tránsito, limpieza, agua,  invasión de predios, y alumbrado, entre muchos otros es una incongruencia.

Pero pocos cuestionan este despilfarro. Y muchos menos informarán sobre el destino de los recursos y su aplicación. Entre otras muchas problemáticas que forman parte de esa realidad negada en la visión mediática local.

Nota aclaratoria:

En el número pasado de Kiosco, (enero 2006) mencioné que en la radio cultural son nulos los segmentos de poesía que se transmiten, es grato mencionar que en el programa Lobo Radiofónico transmitido por Radio Torreón, se reproducen obras de autores coahuilenses; y en Ser Coahuila existe un programa dedicado a la literatura. Enhorabuena y quede mi error como craso ejemplo de ignorancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Los Medios Laguneros Incapaces de Construir un Reflejo de la Realidad en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: