Les resulta más fácil criticarme a mí que criticar al Santos: Juan Gómez Junco

1 enero, 2006 § Deja un comentario

“Me han hecho los mandados”, sostiene.

José Lupe González

 En mi caso no se ha coartado ni limitado mi libertad de expresión por la inversión publicitaria, pero sí se ha insinuado, manifiesta Juan Gómez Junco, conductor del programa deportivo Fútbol al Día y colaborador de la sección deportiva del  periódico La Opinión-Milenio.

“Por lo menos en mi caso la insinúa. Sé que en otros casos sí la coarta y tienen que decir lo contrario. Puedo hablar de gente de Tv Azteca que ahí en cuanto compraron al Morelia les dijeron: aquí hay que hablar bien del Morelia. Ellos respondieron: oye espérame, qué tal si el Morelia juega bien decimos que jugo bien; si juega mal decimos que jugo mal, si contrata jugadores que sabemos que no son buenos lo decimos. La respuesta fue: no. Hay que hablar bien siempre. Peor que la Televisa de antaño. Por eso todas esas gentes se fueron deslindando.

“En mi caso, voy por orden. Cuando estaba aquí Patricio Hernández, hace diez años en el 95, me hablo el dueño de Multimedios, el dueño que todavía existe y vive, no el director general ni el presidente del Consejo, el dueño; y su mensaje telefónico fue: Juan o le ayudas al Santos o te quito el micrófono. El señor es alguien muy amable, abierto, cuida sus negocios, cuida mucho sus cosas y formas, nos permite hablarle de tú. Le conteste: ‘Pancho con mucho gusto nada más qué te parece si definimos qué significa ayudar’. Y esa expresión o le ayudas al Santos o te quito el micrófono me la dijo ocho o diez veces, durante esa misma llamada y yo le volví a repetir que definiéramos qué era ayudar, porque si ayudar es esconder, es alabar, es aplaudir todas, pues entonces no cuenten conmigo. Hay que comenzar por definir todo en la vida. Como no me definió lo que era ayudarle al Santos, le dije que me mandara por escrito que era ayudarle al Santos y el resultado de la llamada es que todavía sigo en Multimedios”.

Gómez Junco menciona que comenzó en el periodismo en el 88-89, cuando como cualquier parroquiano que asiste a un café conoció a Raúl Zugasti en el hotel Calvete. Compartieron la mesa un día, dialogaron de todo y de nada. Supo que era el jefe de la sección deportiva de La Opinión. Lo invito a escribir, primero dice, se negó pero después  acepto. Antes de eso se dedicaba a lo mismo que se dedica ahora: es pedagogo y  periodista, da clases, cursos de desarrollo ejecutivo y actividades relacionadas con la pedagogía. Me gustaría estar en el periodismo político, señala, pero creo que ahí si me iría un poquito mal.

–¿Por qué?

–Porque soy un poco acre o ácido. Un jugador porque le digo que tiene corazón de gelatina por poco me secuestra, imagínate un político no se qué haría. Tal vez el político sea más sensible o más insensible.

–¿El estilo periodístico que practica le ha ocasionado ser agredido, esas agresiones han limitado su libertad de expresión?

–El último caso que fue “el caso”, y me refiero al de Miguel Zepeda, el 17 de octubre del 2005. En febrero o marzo del 89 Miguel Herrera, cuando era jugador del Santos, le aviso a un directivo que me iba a golpear; el mismo que hoy es el entrenador del Monterrey. El Piojito, lo sigo viendo así: el Piojito. El directivo le dijo ‘espérate, espérate; de qué estás hablando’; ‘no, es que ese hijo de tal por cual me ha criticado mucho y lo voy a golpear’; ‘entonces tu golpéalo en el campo’. Así le contesto el directivo. Yo me entere tres años más tarde. Después fue Gabriel de Anda el que hablo mal de mí, un poco Diego Silva, Miguel España aguantó vara, Federico Domínguez me mentó la madre públicamente y ahora me arrepiento de no haberlo demandado, sobretodo por extranjero y no por xenofobia sino por respeto, vamos a respetarnos dentro del marco de los derechos internacionales.

“En el caso de Zepeda, estando un Agente del Ministerio Público, la secretaria de la agencia y yo, sin medios de comunicación y sin nadie más, Zepeda argumento que su intención era dialogar conmigo, al decir eso la secretaria se rió, se quedo con una cara como diciendo ‘tu vienes de un planeta diferente’. Ahí mi decisión ante el Ministerio Público fue: de este señor yo ya no voy ha hablar nada porque ya dije mucho y al día siguiente escribí un articulo ‘Que Otros Hablen’. Eso fue un miércoles. El sábado próximo jugaron en Morelia, juega mal el Santos, el juega pésimo; pierden uno a cero, a él lo sacan al minuto 60, escucho a mi compañero Rafael Rossell el domingo y dice: Zepeda jugo fatal. Ahí yo mismo sacrifiqué mi libertad de expresión porque créeme que ya no vale la pena hablar de Miguel Zepeda.

“Ayer hablé catorce cosas malas de Gabriel de Anda como lo había hecho hace nueve años cuando fueron campeones. Mi libertad de expresión no se ha visto coartada. Yo en este último caso ya no hablé, porque ya no valía la pena. El hecho sucede y al minuto de eso dije: lo voy a demandar, porque tengo varios hijos; una hija mía tiene diez y ocho años,  trae carro y pensé: este señor, a las ocho de la noche la va a ir a interceptar. Todavía lo creo capaz de hacerlo. Ya cuando lo trato, a pesar de que es tartamudo y no tengo nada contra esas gentes, me doy cuenta de que no sabe ni generar dos ideas; para empezar lo que es generarlas y después externarlas, pues menos”.

–¿Después de la llamada del dueño de Multimedios no hubo una segunda llamada?

–No, no, tal vez porque el señor dijo “con este güey no puedo”, o “qué necio es”.

–¿En ese momento llegó a pensar a creer, a suponer, el origen de esa llamada, es decir quién pudo haberle pedido al dueño de Multimedios que le llamara a usted?

–Fue el grupo Modelo, insinuado por Muguerza, quien empezaba a hacer una inversión interesante en el Santos y yo tocaba en ese tiempo el tema directivos, y la palabra es directivos, y luego me insiste mi institución y me lo acaban de decir hace doce días: hay que hablar de fútbol.

–El escrutinio periodístico avanza en diferentes ámbitos: políticos, religiosos, económicos; pero en el periodismo futbolero no hay investigación, no hay escrutinio; sigue existiendo demasiado comentario, apenas las notas informativas que reportan las actividades de los entrenamientos y obvio, los resultados de los juegos, ¿qué pasa?

–Nos hemos ido por la cómoda…

–¿Por la inversión publicitaria?

–Fundamentalmente sí. Todos los medios para existir deben de ser negocio, que te den números negros para poder seguir con vida, para poder pagarnos mejor a todo mundo. Entonces todo tiene que ser negocio en los medios. Es un problema muy serio en México. En Argentina y en España y donde sea, las empresas no son dueñas de los equipos. Yo tengo una avalancha publicitaria en una empresa y esa empresa a su vez tiene un equipo, entonces no critiques ni al equipo ni a los empresarios, critica a los jugadores nada más. Entonces todo lo que tú me dices, que te lo valgo, se limita.

“Y muchos aficionados incultos dicen que uno no se meta con los jugadores, y uno no se mete con los jugadores. Yo no sé si van con damiselas en las noches o si llegan a las cuatro de la mañana a su casa, de eso no estoy hablando; estoy hablando del pantalón corto. Yo no voy a poncharle las llantas de los carros a Santa Rita para que no se vayan a sus casas. Ahí hay que generar hasta cultura en el lector inteligente, y sí lo he notado que en esta comunidad hay mucha incultura.

“No hemos ido por la cómoda porque como hay muchos hechos cancha, entrenador, arbitraje, entrenamientos, ahí me quedo. Ya no me voy a la investigación a la que tú haces alusión. Nos hemos ido por la cómoda, pero si me voy por la incomoda sé que me van a detener; ¿para qué me incomodo y luego me topo?, mejor me quedo en el otro lado”.

–¿La falta de escrutinio puede ocasionar la turbiedad en el fútbol mexicano que se advierte por ejemplo en la designación de árbitros, contratación de jugadores, la propia actuación de los árbitros, el ambiente interno de los equipos?

–Cuando hay grandes aparatos publicitarios el escrutinio periodístico es veleidoso, es frívolo, es coloquial, entonces hago una investigación hasta para alabarte.

–¿En lo local en cuanto a su desempeño, por qué el mismo gremio periodístico deportivo lejos de dirigir las criticas hacia el Santos las dirigen hacia usted?

–La respuesta la tienes atrás, hace varias preguntas. Cuando el dueño del Santos, el grupo Modelo, tiene inversión publicitaria; yo no sé si les hagan consigna o si los reporteros y conductores se ponen el hábito, ahí sí tengo mis dudas. Quiero ser ingenuo y también quiero ser laxo. Si atrás de mí está la corcholata de la Corona no puedo decir nada en contra de los jugadores, pero tengo que decir algo en contra de alguien, ah pues entonces en contra de aquel señor y créeme que no entiendo porque sucede eso.

“Porque es como la película del Padre Amaro, antes de estar en cartelera la iglesia despotricó contra ella y se convirtió en la mejor publicista. Yo llego a pensar que los que hablan de mí en lugar de hablar del acierto de Vuosso o de la falla de Mustafa, al preferir hablar de mí me están dando más importancia, cuando yo no estoy en la cancha, ni soy directivo, ni pongo un cinco por el Santos, ni me visto de verde, ni nada. No les entiendo.

“No sé si sea su forma pensada o inconsciente de ellos para generar auditorio. Que sí les genera porque el morbo vende. Las lagrimas y la sangre y las injurias venden. Por lo menos vende atención. Yo no los veo ni los leo, aprendí eso hace diez años. A veces compañeros de Multimedios me dicen: oye te enteraste que fulano de tal dijo esto y esto. ‘no’. Es que dijo esto y esto. ‘No, no me enteré’. Y me insisten. Y es cuando digo: ‘mira güey, detente. Te voy a traer un plato de mierda, ¿te lo comes?’, ‘No’. ‘No, comételo cabrón. Tú me estás trayendo un plato de mierda con tu comentario. Te suplico ya en la cuarta ocasión que me retires ese plato de mierda. No me chingues. Me estás insistiendo tres veces y te dije que no los veo’. ¿Por qué me critican a mí?, no lo sé. ¿Por qué lo hacen?, no lo sé.

“Si me permites que sea malicioso, creo que no sé si sea su mejor forma de hacer comentarios. La inmensa mayoría de las veces les agradezco que me mencionen. En términos legales creo que les debería cobrar. Un amigo mío me dice que a lo largo de quince años yo les he generado trabajo a muchos, pero de generarles el trabajo, es decir de que hicieran sus programas de televisión. Casi, casi, puedo decir que Televisión Azteca está aquí para contrarrestarme. Esa fue la idea.

“Estaba asociado Armando Navarro, José Muguerza y otros, y trajeron la franquicia de Tv Azteca, pusieron programas y trajeron gente de México, incluso a mi sobrino Roberto Gómez Junco. La intención era derrocar a Gómez Junco, chingue a su madre, con todo un aparato nacional; ¿Qué puedo decir?: que me han hecho los mandados. Y yo no he hecho nada más seguir usando mi criterio, creo que mi objetividad, mi honestidad y mi cartera limpia. También veo un problema de profesión. ‘aquel cabrón está destacando y yo tengo que destacar más que él’, y como no pueden porque tampoco tienen cerebro, de eso sí estoy seguro, tienen que destacar con estiércol. La gente quiere destacar contra mí, pues les agradezco y no nos llevamos bien, obviamente”.

–¿Qué opinión tiene del gremio periodístico deportivo local?

–Veo limitaciones intelectuales, limitaciones publicitarias-mercadológicas, tendencias institucionales periodísticas. En una ocasión en este mismo lugar, aquí en el Calvete, un martes en otra mesa, los martes viene Miguel Ángel Ruelas que llegó a ser el mandamás del Siglo, estando ahí Heriberto Ramos, él que fue presidente Municipal de Torreón, le dice: estuvo muy fuerte la critica de ayer al Santos. Le pedí al dueño el Siglo de ayer y me lo trajo. En primera plana se publicó un reportaje supuestamente de investigación, el titulo era: tiempo de reflexión. Eso fue un lunes. Cuando al Santos lo habían eliminado con un 5-0 o 5-1, y venían puros hechos narrativos, cuando a ocho columnas me dicen como lector Tiempo de Reflexión, yo espero un análisis y una crítica. Cuando iba a la mitad ya nada más vi el final para apreciar la crítica, pero no la encontré. Institucionalmente ese periódico, El Siglo de Torreón, no critica; pero es por institución. Yo sigo pensando que ese periódico ha hecho más dinero por lo que ha callado que por lo que ha publicado. No me queda la menor duda. No lo puedo demostrar ante notario.

“Hay falta de capacidad, están los aspectos publicidad y filosofía institucional,  y hay  miedo. Falta de valor personal, de valor cultural, falta de genética; el actual director del Reforma Alejandro Junco de la Vega, es hijo de un primo mío; mi sangre es periodística. No estudié periodismo ni fui a la UAL ni a la UAC a estudiar Comunicación, yo estudié Administración, tengo una maestría en Administración, pero estudié primero Pedagogía. El aspecto crítico me viene de mi sangre y eso no lo puedo evadir. Lo puedo y lo debo pulir, mejorar.

“Muchos periodistas o reporteros tienden primero a ser amigos de la institución y de los jugadores, les importa más los autógrafo que la reflexión, y el autógrafo es que me invites a tu casa una vez al mes o cada cierto tiempo. El principio de esta temporada el Yayo de la Torre invitó cerca de diez gentes a cenar a su casa, obviamente no estaba yo contemplado yo. Escribí un articulo sobre eso ¿Cuál es la Intención mi Querido Yayo?’. ¿De qué se trata? De que nada más yo te diga cosas incomodas, entonces yo voy a ser el equivocado ante los tontos. Son amigos. Puedo tener relacional cordial. Tú me invitas a tu casa nos tomamos unas cervezas y a la mejor terminamos beodos y me va a temblar la mano o la lengua también cuatro veces si te digo algo”.

–En las ocasiones cuando ha sufrido agresiones por parte de los jugadores, el gremio periodístico local no se ha solidarizado con usted, ni tampoco han condenado esas agresiones; ¿Cómo se explica esa actitud de sus colegas?, ¿Cómo explicarse que ningún medio local condenó el hecho?

–Corrijo algunas de tus apreciaciones. El periódico el Esto local y el Esto nacional sacan la nota. Para empezar ahí hay una primera solidaridad al sacar la nota. De mi mismo medio no voy ha hablar y lógico es que les hubiera avisado. Del hecho nos enteramos Miguel Zepeda, un chofer que el traía y yo. Al día siguiente Notimex saca la nota y de ahí la pagina de internet de Televisa es más también la toma, la página de ESPN también publican la nota.

–Pero lo medios locales no se solidarizaron.

–Estamos ahondando en lo mismo. La pregunta nos obliga a regresar al inicio. Te repito que yo no veo ni leo nada, pero me llegaron a decir que en otros lados, en radio y televisión, dijeron ‘qué bueno y se lo merecía y le hubieran hecho más’. Es el odio que me pueden tener, así lo puedo reducir. Yo le puedo preguntar Al Siglo ‘¿oye te interesó el evento?’, ‘pues sí, pero para ver cómo te chingaban’, ‘publica algo siquiera para joderme’,  ni eso son capaces. Ahí viene la corrupción y la mentira y el escondite y la falta de capital intelectual. Pero los entiendo, sé que vivo en un ranchito. En el periodismo deportivo futbolero no hemos sido adultos. Trato de entenderlos de que me tienen un odio, un encono; no hay solidaridad en ese aspecto, a lo mejor está bien que no la haya porque en la competencia somos rivales…

–Pero en la competencia…

–Volvemos al interés, volvemos al cochupo, volvemos a que me invitó a su casa. El señor presidente del Santos Guillermo Cantú, cuando me mienta la madre Federico Domínguez en una entrevista responde ‘violencia genera violencia’. Así pensó y sigue pensando el que era el presidente del Santos, que para mí lo sigue siendo nada más que ahora desde México.

–¿Aparte de sus colegas del canal 9 y de la Opinión a quién reconoce como un buen periodista deportivo?

–Cuando intenta echar el cerebro reconozco al señor Rafael Rossel. Una semana antes en el corredor del canal 9 me lo encuentro y le pregunto sobre las contrataciones del Santos y me dice ‘andamos buscando al Picas Becerril y a Adrián Camacho para que nos vengan a reforzar’; ¿Se comprende el mensaje? ¿Quién es el Picas Becerril?, pues un cabrón que jugó en el año 90 y se retiró hace 15 años y Adrián Camacho jugó con el Santos en el 89; es decir andamos buscando viejos para que nos vengan a reforzar. ¿Qué me está diciendo Rafael Rossel?, que está totalmente en desacuerdo con la traída de Gabriel de Anda, pero en una de las emisiones de su programa sacó otra información totalmente diferente.

“Ahí está el grupo Modelo metido, el acomodo, el tratar de ayudarle al Santos, y vuelvo con el caso del dueño de Multimedios de tratar de ayudarle al Santos, yo no sé si ayudar es callar, ya lo dudo. Los entiendo también porque sé que necesitamos comer. Conozco a pocos del gremio deportivo, a lo mejor me estoy limitando mucho. Con Chuy Gómez llevo buena relación, me gustaría que estuviera más libre de ataduras comerciales y que pueda externar todo lo que él piensa. Todos tienen cerebro y todos ven la objetividad, el problema es o el cochupo o la comercialización o la conveniencia; ese es el problema. Cerebro y capacidad reflexiva, todos  tenemos.

–¿Qué opinión tiene de Gustavo Mendoza?

— Créeme que si aquí aparecen diez gentes y tú me preguntas quién es Gustavo Mendoza no sabré quien es.

–¿De Tovar qué opinión tiene?

–Ese es otro. A él le reconozco su gran sabiduría, pero también está coludido con algo que no sé si es su temor o su conveniencia. Pero si yo lo llevo a una esfera donde le voy a pagar cincuenta mil pesos mensuales netos y le digo que haga critica de fútbol, es el mejor del mundo. Pero si le digo que le voy a pagar dos mil pesos más lo que él pueda agarrar, se convierte en el peor.

–¿Aranzabal?

–Sí lo conozco. Todos están muy coludidos con la mercadotecnia. Y tú me has hecho las preguntas. Con todo el encono (que le tienen), que no sé si brote de ellos, si brota de su impotencia o los prendan; ahí sí tengo mis dudas y créeme que no me interesa. Aranzabal sé que tiene una gran capacidad de comercialización lo que le reconozco…

–¿Más que Navarro?

–Él está con contratos heredados y vitalicios. La página que aparece en la Opinión todos los lunes yo se la vendí en el 92 a José Miguel Mugerza, pero él decidió también que se publicara esa publicidad en El Siglo y en el Noticias. Yo no he recibido nada de comisión por la venta de esa publicidad. En vida Armando Navarro Gascón ya tenía su agencia de publicidad y se llevó la comisión por la venta de la publicidad que yo hice. Me preguntaste si vende más que Navarro: sí así vende Navarro…

–¿El tiempo del programa es comprado o es de Multimedios?

Multimedios no se maneja así, excepto con los programas de Armando Navarro donde sale Rafael Rossel; es algo que no entiendo todavía porque yo he querido comprar tiempo y me dicen que no. Trabajo para Multimedios vía honorarios. Ha zozobrado el programa pero no se ha hundido. Ha zozobrado pero no por falta de credibilidad, a veces por falta de publicidad porque no lo han sabido vender.

–¿El gremio periodístico deportivo local tendrá en algún momento el valor para intentar ser libre?

–Sí lo tiene, el problema es que cuando te lanzas a eso es como irte en alta mar. A alta mar puedes llevar un barco, puedes llevar una aleta o nada más tus piernas y tus brazos y a lo mejor zozobras. Agallas sí las tienen. Si les pagas cincuenta mil pesos mensuales, son los mejores críticos del planeta tierra contra el Santos contra viento y marea, y no les va a importar ni Canedo, ni el Tato ni el entrenador ni la afición; porque las ideas siguen siendo universales. El punto medular es la preferencia económica.

–Dudo de que se atrevan a intentar ser libres…

–Si están satisfechos económicamente…

–El problema es la comercialización que lleva mediante la contratación de la publicidad a la falta de escrutinio y “a que se le ayude al Santos” y se desvirtúa el trabajo periodístico y entonces resulta más fácil tirarle a Gómez Junco que criticar al Santos.

–Sí, y no sé qué les genere más satisfacción personal, más crecimiento, más desarrollo periodístico, más espiritualidad y más dinero; no sé qué les genere más: si ser libres o tirarle a Gómez Junco.

–Entonces se pierde la finalidad porque una cosa es que la actividad me genere dinero y no el desarrollar un trabajo periodístico…

–Te la cambio: la mentira también vende. No sé si para Hacienda, para la facturación o para el bolsillo, pero vende.

“Voy a decirte algo que me gustaría que lo pusieras. Antes del campeonato del Santos, hace diez años aproximadamente, Alfonso González Karg, alto directivo del Siglo, era estudiante de Derecho de la Ibero y yo maestro como lo sigo siendo. Pero él ya grande, acababa de llegar del Distrito Federal, no sé si termino la carrera o no, no me importa. El era estudiante de Derecho a sus 30-35 años, y por su jerarquía de quien era, un maestro o varios maestros lo llevaron un día a la Sala de Maestros, me lo presentaron y él me ubica y me dice: cómo me gustaría publicar en mi periódico lo que tú escribes y dices. Eso refleja la falta de crítica del medio: cómo me gustaría escribir en mi periódico todo lo que tú escribes y dices.

–¿Llegará pues el momento en que el gremio periodístico intente ser libre…

–De que va a llegar el momento no, si se sigue con los mismos esquemas el aspecto publicitario es lo que los tiene atados.

–¿El gremio periodístico nacional se podrá quitar el yugo que representa que las televisoras sean dueñas de equipos de futbol?

–No, es como pensar que un niño de diez años se pone en rebeldía con sus padres y se va a ir a vivir a otra casa con su autosuficiencia. He visto a través del tiempo que Televisa es más crítico ante o contra el América, que Tv Azteca contra el Morelia. En plan total jamás serán libres. Ahorita están alabando a Víctor Manuel Aguado, ¿Por qué no hacen un trabajo periodístico para saber por qué se fue Carrillo?, dicen que porque está enfermo, que digan de qué: del cerebro, del alma, de la cartera, del oído; que digan de qué, en dónde está. Entrevistan a cabrones que están en Tanzania o en Alemania, por qué no entrevistarlo a él que a lo mejor está en Cuernavaca. En plan pleno no serán libres. Tienen derecho a tener un banco, un equipo de fútbol, una televisora, una transportadora una aseguradora y aviones; tienen derecho dentro de la libertad de la iniciativa privada. Y también tienen derecho a establecer sus propios códigos: ‘en mi televisora no critiques a mi equipo, ¿le entras?’, ‘no, que venga otro’. Lo entiendo. Me gustaría estar en ese pellejo y que me dijeran ‘Juan te vamos a contratar’, ‘hay requisitos o no hay requisitos, hay condicionantes, hay fronteras o no’, ‘sí, hay fronteras’, ‘cuánto es el sueldo’, ochenta mil pesos’, si le entro vendo mi alma y mi pensamiento.

“Si yo fuera comentarista en Guadalajara, ya hubiera escrito desde agosto una edición para el Chiquis García, para demostrarle al Atlas y a Daniel Guzmán que el Chiquis está ahí porque es yerno de Lavolpe. Está ahí por Lavolpe y no por eficiente. O nos faltan agallas o nos falta capacidad para ver el fútbol”.

–¿Qué futuro le ve al periodismo deportivo local?

–El futuro es el presente. Veo lo mismo. No veo otras opciones para ellos. Yo no he vendido mi alma ni mi idea, pero a lo mejor si critico más fuerte entonces sí el dueño le manda la orden al señor de aquí y le dice que ahora sí me retiren el micrófono.

–Tratando de hacerle a los profetas, si se revisan las secciones deportivas de los periódicos o revistas de 1970 hasta ahora, en cada Mundial de fútbol, en cada Olimpiada, se levantan expectativas mediáticas, esperanzas en los deportistas del país, pero también encontramos en esos medios los registros de los fracasos, las excusas y los pretextos; pero lo único que no encontraremos es la investigación periodística constante para conocer nuestras posibilidades reales, para conocer los aciertos y fallas de nuestro modelo deportivo. Viene ahora el Mundial, ¿Qué podemos esperar?, ¿Que se consigne en los medios ‘el ya merito’, las excusas y los pretextos, lo que ya está registrado en las hemerotecas y que ya es historia?

–Espero que ni califique México. Espero que la reacción de los medios sea desde ahorita, que le avisemos al país que nos va a llevar la chingada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Les resulta más fácil criticarme a mí que criticar al Santos: Juan Gómez Junco en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: