Los reportajes del corazón buscan sensibilidades

1 diciembre, 2005 § Deja un comentario

Daniel Maldonado

 No sé si usted recuerde, Caro lector (y lectora, dirán los partidarios de la estupidez Foxista quien si pudiera, creo yo, diría gentes y gentas en lugar de gente) un capítulo de Los Simpsons en el que Bart y Lisa pelean por ser el protagonista en un informativo infantil, en donde Bart lleva la delantera por sacar reportajes sensibleros e intrascendentes de historias personales de superación, éxito o fracaso, historias cotidianas que distraen al público de los problemas verdaderos, aderezadas con una puntual música efectista al más ingrato estilo de las entradas y notas de los noticiarios de algunas televisoras locales y nacionales. Ah, y estampados en uno que otro periódico local de aquí.

Los reportajes de corazón han hecho su entrada los últimos días en algunas televisoras y periódicos, y cómo ya lo mencioné, la función es presentar una historia fácilmente digerible, fincar un periodismo sensiblero, light, enfocado a entretener e identificarnos con lo olvidable.

Gente con problemas de discapacidad, parias del desempleo y la superación, mujeres abandonadas en tabaretes triunfadores después de la herencia de la suegra, vendedores que cada día luchan contra una situación desesperante; son los protagonistas habituales de estas notas en las que en lugar de enfrentar el fondo del problema, se nos presenta una embarrada de realidad musicalizada con la intensidad que ennoblezca tan ramplón ejercicio periodístico.

Recuerdo un fragmento de un relato de Pedro Juan Gutiérrez en el que desesperado por su situación desgraciada, sale a las calles de Cuba a pedir limosna y lo único que obtiene es una la respuesta de una señora que le dice: que desvergüenza, yo debería ser quien te pidiera a ti.

Una petición similar es la que deberíamos de exigir ante el incremento de los reportajes del corazón, cuestionar cómo es posible que si las condiciones generales de falta de oportunidades están sistematizadas, los medios se enfoquen en pizcar las semillas de la desesperación en lugar de rastrillar los campos de la problemática.

Es cuestionable la ética periodística de quien realiza tales reportajes, pues la exposición truncada del hilo final de las situaciones no resuelve ni ahonda en el meollo del asunto, cuando menos resulta un desperdicio de recursos, de espacio y degrada la labor informativa a la ya de por sí enaltecida parte espectacular de la noticia.

Habría que pedir que si se continuará con estos reportes, al menos se balancee la responsabilidad ejercitando el verdadero objetivo del periodismo, comunicar antes que entretener, concientizar antes que sensibilizar y llegar al verdadero trasfondo de las realidades sin espectáculos digeribles de ambientes por demás conocidos y padecidos por la generalidad del público.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Los reportajes del corazón buscan sensibilidades en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: