Desaparece el periodismo de las carreras en Ciencias de la Comunicación

1 diciembre, 2005 § Deja un comentario

Sigue saturándose el mercado laboral en los medios

Miriam canales/José Lupe González

 En La Laguna hay actualmente ocho universidades que imparten la licenciatura en Ciencias de la Comunicación y once empresas de medios de comunicación, existiendo un gran margen entre la oferta del campo laboral que ofrecen las instituciones educativas, en relación a la situación del mercado real de trabajo en las empresas mediaticas.

 

El periodismo ¿materia en rezago?

Xavier Esteinou Madrid, investigador en Ciencias de la Comunicación quien durante una visita a Torreón por el mes de septiembre, en una conferencia en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, (FCPyS), apuntó que la realidad actual de los medios se encuentra descalificada en la cantidad de estudiantes de comunicación y que la producción no va en proporción a la demanda de egreso. Es aquí donde debe  resaltarse el desempeño del plan académico para la formación de su alumnado. “El problema es que no se está lo suficientemente capacitado para las necesidades de las empresas. Muchos chicos viven en las nubes con querer  ser parte del espectáculo. Muchos viven embrutecidos y si no se les enseña correctamente tendremos comunicólogos que no saben para que hacen las cosas”.

Esteinou Madrid considera que sí es necesario que exista una mayor cantidad de comunicólogos como médicos o ingenieros, pero siempre y cuando se encuentren muy bien preparados para resolver problemas, ¿esto lo vemos en la actualidad? También hay que tomar en cuenta que cada vez es menos frecuente la enseñanza del periodismo dentro de las licenciaturas en Ciencias de la Comunicación, y la indiferencia de los jóvenes por  introducirse en él.

A decir de algunos coordinadores  de las carreras de comunicación  como  Carlos Nava, de la FCPyS, quien también ha incursionado dentro del periodismo, sí existe un adecuado campo laboral para los egresados de comunicación: “dentro del mercado regional es un absurdo pensar que el alumno tiene que trabajar únicamente en la región, eso está fuera de contexto. La comunicación es de tendencia  mundial. Yo pondría en duda esa tesis pero es para gente que trabaje solo aquí, en su solo municipio. Lo que se intenta hacer es especializar al alumno porque queremos que tenga especialidad en desarrollo organizacional., producción de radio y TV y periodismo”.

También se intentó dialogar con las coordinadoras de las licenciaturas en Ciencias de la Comunicación de la ULSA, antes ISCYTAC, Ivonne Escalera y con Laura Orellana de la Ibero, pero con ninguna se obtuvo respuesta satisfactoria.

A Nava se le cuestiona que  un egresado tiene como prioridad buscar inmediatamente un empleo dentro de su región, a lo que comenta: “eso es muy válido, pero las condiciones actuales se dan tanto para gente que egresa del Tec de Monterrey o ULSA, entonces sería como pensar ‘si no hay trabajo entonces que no haya escuelas’. Lo que buscamos es que el alumno tenga capacidad de autogestión y que desarrolle proyectos propios”.

La llegada de nuevas  instituciones académicas la FCPyS, no la ve como una competencia, ya que considera que esa es una visión redonda  que tiene el mercado privado. Lo que la FCPyS busca no es competir en contra otras instituciones, mas que en el mercado laboral. “No le queremos quitar nada a nadie”, señala Nava.

Una característica del campus de Ciencias Políticas es que ha parido a muchos de los periodistas que ejercen en la Comarca Lagunera, ejemplos como Lilia Ovalle, Maria Elena Holguín, Vicente Rodríguez y el mismo Nava, Jaime Gutiérrez, Reginaldo Díaz Villarreal, Luis Amaton Macías;  entre muchos otros, por lo que se le pregunta como es que el plan de estudios ha influido en la formación periodística de los actuales comunicadores, ya que curiosamente solo hay una materia referente al periodismo en quinto semestre y cinco asignaturas enfocadas a medios, mas los talleres extraescolares que manejan eventualmente y las Jornadas de Comunicación anuales. Su plan se inclina  más a lo político que a lo mediático.

“Hay una profunda influencia sociológica que es un factor determinante y que se va a seguir manteniendo. Reconozco que la instrucción académica te da un valor agregado para ser periodista pero no determina que seas bueno o no, eso lo determina el alumno ¿de que les sirve manejar la instrucción teórica si no tiene vocación ni oficio? Se puede ser un excelente periodista empírico pero también excelente con formación académica. Puedes interpretar con una óptica distinta los conflictos sociales, los políticos, te da elementos importantes”.

Nava sugiere que no solo el estudiante debe dedicarse a trabajar ex profesamente en medios, sino en otras alternativas en el mercado.“Tal vez más que escuelas lo que se requiere son profesionales de calidad, a eso es lo que se debe apostar e insisto, la apertura de mas escuelas ha sido parte de una estrategia del sector privado. Están presentes la vinculación con fuertes alternativas, esta el servicio comercial, educativo ahí si quiero ser claro en que el que egrese solo para trabajar en medios está fuera de contexto”.

La UAC tiene nueve semestres, como perfil de aspirante se necesita tener conocimientos gramaticales, habilidad para la redacción así como interés por la formación y la cultura de los medios impresos y audiovisuales. En su  perfil de egresado estará capacitado para evaluar críticamente procesos de comunicación y mensajes.

 

¿Formadores de líderes de opinión?

La postura de Alejandra Pérez, coordinadora de la UAL, institución que tenía la única licenciatura especializada en periodismo, en su perfil sugiere que su alumnado esté capacitado para manejar adecuadamente la comunicación oral, escrita y corporal a fin de persuadir y manejar profesionalmente los medios y técnicas de información para ser un experto y veraz crítico al servicio de la comunidad. De sus ocho semestres solo nueve asignaturas se aplican al periodismo, las demás son de cultura general.

No obstante, por estos días la UAL pasa por un momento crítico debido a que en el  semestre que ya ha terminado, la demanda de ingreso  fue nula. La coordinadora  le señala la  responsabilidad a un “periodicazo” de “Entretodos”, que en su numero 38, en una  nota firmada por María Colmenares, se denunciaron irregularidades que se presentaron en la institución entre alumnos y el rector Pedro Rivas Figueroa.

“A lo mejor indirectamente sí afectó que no tuviéramos aspirantes que no se inscribieran tampoco, tenemos los grupos de quinto y sexto semestre y el de primero no se abrió por ese golpe, tal vez sin intención”.

Del mismo modo Pérez confiesa que también influyó la llegada de los nuevos planteles educativos: “Hay que ser honestos y sí nos perjudicó, porque en La Laguna es una entidad de novedad y eso afecta”. Lo que pretende la UAL en su esquema es que sus egresados sean excelentes investigadores y periodistas y que sepan utilizar la cámara, el micrófono, realizar ideas, que sean líderes de opinión.

Al igual que Carlos Nava coincide en que los egresados no deben limitarse a trabajar únicamente dentro de la región, ya que el arma que ofrece la UAL para combatir a la competencia es el manejo de idiomas extranjeros, además de ofrecerles una mayor oportunidad en experiencia laboral realizando prácticas en las empresas con las que se tienen convenios como el caso de “La  Opinión”.

–¿Pero entonces solo tienen la oportunidad de practicar en los medios?

–Pueden investigar, es como todo en la carrera, eso les exige pero debes tener talento hacia un área y tratar de ubicarte en una empresa para que te desarrolles ahí, ubicarte en los medios.

Es curioso observar como si se estudia periodismo no se cuenta con la materia de fotografía, al menos no se menciona algo sobre esta como materia en el plan de estudios, Pérez  declara que lo que tienen es un taller de revelado, no como foto de celuloide y no hay  taller de fotoperiodismo porque no cumple con las horas de la materia, como no hay lineamientos rigurosos no puede ofrecerse en el plan de estudios, pero que ya se trabaja en ello.

–¿Han hablado con otros directores de comunicación para encontrar una manera de repartirse el mercado laboral para los egresados?

–Eso me parece un tema delicado, las personas no son productos y tienen oportunidad de elección, ya lo hemos hecho con la UAC sobre como ayudarnos, pero eso sería como una falta de respeto a los universitarios, ¡ellos deciden donde quieren estar! Donde tu estudies se te debe decir como está el campo laboral, pero eres tu quien decide donde laboras. En una empresa pueden entrar diez pero es el riesgo que hay que correr, pero el trabajo ahí está. Tienen publicidad, el mercado y el trabajo ahí está.

La UAL asegura que sus nexos con empresas les ha servido para rendir frutos “el aprendizaje nunca sobra”, sentencia su coordinadora.

¿Más carreras de comunicación  para la localidad?

Con la llegada de la Universidad del Valle de México (UVM), y la Universidad Interamericana del Desarrollo, (UNID), derivada de la Universidad Anáhuac y establecida  en Gómez Palacio;  algunas instituciones locales sintieron “preocupación”.

Las razones por las que la UVM decidió instalarse en Torreón fueron el paulatino crecimiento de la ciudad, de esta manera es como la universidad busca tener un impacto regional que ofrezca planes de estudio de mayor calidad, a juicio de su coordinador Jorge Hernández Luna. “La ciudad está creciendo y requiere de mayores bienes y servicios, las necesidades siguen existiendo. Se hizo un estudio de mercado y de economía en la región y se tomó en cuenta el plan “Laguna 20 años”.

La UVM tiene en su plan 19 materias que tienen que ver con medios de comunicación  y tres con periodismo, se encargará de impartirlas Ricardo Murguía. Se pretende que se forme un club de periodistas  o un taller.

–El plan académico me pareció un poco disperso…

–La carrera no tiene especialización, la intención es formar al alumno de la manera más completa posible, que domine la mayoría de las técnicas.

A propósito de la pregunta sobre la repartición del mercado laboral, afirma que no ha

tenido alguna junta formal con otros coordinadores de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación para discutir sobre el tema, solo “charlas de café”. “No tengo una respuesta para ello, no se ha planteado nada formal” señala.

Como objetivo, también se pretende que el alumno desarrolle una actitud de autogestión, que se integre a una empresa o bien que forme la suya propia. Sin embargo, se advierte que su plan académico la gran variedad de asignaturas que van desde la comunicación organizacional hasta la producción de medios audiovisuales según la especialidad que el estudiante desee tomar.

–¿Por qué tanta diversidad?, ¿se busca que el estudiante sea “mil usos”?

–Hay varias disciplinas en esta carrera, se pretende que sea multidisciplinaria para que haya un medio correcto. Se pueden utilizar medios impresos, o cualquier elemento que garantice la comunicación.

–¿Para que otra universidad donde muchas otras ofrecen la misma licenciatura?

–Siempre la competencia obliga a superarnos, es cuestión de labor de ella que salgan con un valor agregado que los posicione, que les de ventajas, que sean profesionistas de clase mundial, que tengan dominio de idiomas.

–¿Un egresado tendrá suficiente solo con el prestigio y el nombre de la universidad?

–La UVM llegó para quedarse, donde la oferta es amplia, tienen que llevar ventajas. Si soy UVM eso me hace bueno, la universidad está en constante contacto con alumnos, con el medio y los empresarios, estos son los que se requieren y que atiendan un plan formal que se incorpore al campo laboral.

La UNID por su parte, también tiene once asignaturas relacionadas con los medios de comunicación y abordará el periodismo como materia optativa, donde se enseñará como ejercer la especialidad en deportes, en  arte y cultura y en investigación, pero no hay aun un catedrático para ellas. Las demás especialidades son referentes a mercadotecnia y publicidad.

Su domicilio actual está dentro de dos pequeñas oficinas de Plaza Imagen, donde se resguarda provisionalmente hasta que ocupe un edificio que quedará por Santa Rita, cerca de donde el Santos realiza sus entrenamientos, según se informó.

Si tomamos en cuenta que apenas a inicios de los 70 el ISCYTAC, ahora ULSA, fue la pionera en impartir la carrera de comunicación, son ahora ocho las  escuelas  que están únicamente en La Laguna tampoco hay que dejar de lado la  competencia con egresados de otras ciudades, si en 1988 ya habían 82  carreras de comunicación en todo el país y de esas se habían graduado  ya 25  mil  estudiantes según  Rogelio Hernández en “Solo para periodistas”, habría que pensar si después de 17 años en esta región aun existe  espacio  para competir con las generaciones anteriores. No basta con decir que  una  ciudad está creciendo, sino que sus fuentes de empleo se encuentren a  la par de la cantidad de estudiantes.

Por otra parte, si los egresados tienen que salir de su tierra para encontrar un trabajo significa que en la ciudad  en la  que intenten radicar o se saturara de sus propios trabajadores o  provocará que estos se desplacen a otra ciudad que provocará el mismo  efecto en el país; es decir, las regiones se convertirán en exportadoras de profesionistas, lo cual no solucionara el problema del mercado laboral saturado.

A decir de otras universidades, algunas han eliminado definitivamente las materias de periodismo debido a su poca demanda, como en el caso del Tec Sierra Madre que alguna vez contó con una especialización en el rubro, pero desapareció. Ahora las que quedan son otras dos encaminadas a la publicidad y al desarrollo organizacional. Sin embargo,  la catedrática Karina Bautista, con  ocho años laborando dentro de la institución,  también difiere de que los jóvenes solo laboren en los medios de comunicación. “El campo de la comunicación es muy amplio, no solo enfocado en medios, la comunicación organizacional es vital en una empresa y va tomando mayor importancia en el rumbo empresarial”.

Esta universidad cuenta con solo cinco materias que tienen que ver con medios, no se le da tanta relevancia a los talleres de radio y televisión, debido a que las especialidades con las que cuenta solo se utilizan para realizar trabajos enfocados más al medio publicitario.

 

De lo teórico a lo práctico

Respecto a la poca relevancia que se le da ahora a la materia de periodismo  se menciona en “Solo para periodistas”, que la responsabilidad mayor por esta necesidad insatisfecha probablemente se encuentre en las instituciones educativas. Aquí se ha conformado otra paradoja perjudicial para el periodismo. Las escuelas promedio no se ocupan mucho de esta asignatura, a pesar que esta actividad originó su creación. En la mayoría de los casos, los maestros carecen de experiencia profesional y sin embargo estos enseñan  como hacer periodismo.

Habría que juzgar el desempeño de los comunicadores desde la óptica de un egresado en esta carrera que ha ejercido dentro de los medios, como el caso de Vicente Rodríguez, proveniente de la FCPyS, también escritor  y quien se encargaba de la edición de la página internacional de El Siglo de Torreón. “Por supuesto que recibí elementos valiosos para iniciarme en el periodismo, pero aprovecho la pregunta para cuestionar el papel de los alumnos en la Universidad.

Es muy lamentable que no sólo en Coahuila sino en todo México hay una tendencia a diluir el concepto de Universidad, a convertir los centros de estudio en salas de capacitación para técnicos. Se olvidan las otras tareas de la Universidad: la investigación, la difusión. Hace años que no me topo con un libro publicado por la UAC, a pesar de que muchos de los mejores escritores que hoy tiene Coahuila han sido o son maestros en sus aulas. Lo peor es que tampoco hay demanda de éstas actividades por parte de los alumnos.

Nos conformamos con espacios reducidos”.

–¿Que crees que haga falta dentro de las carreras de comunicación para que exista una mejor formación periodística?

–Cualquiera aprende a redactar una nota, que no una buena nota, es casi como pegar botones. Sin embargo, todos los días hay noticias que se nos están escapando por falta de visión o por simple comodidad. Obregón se fue largo con aquello de que no hay general que aguante un cañonazo de cincuenta mil pesos: a veces es suficiente con un vale de gasolina.

–¿Consideras que la comunidad reporteril que existe actualmente en La Laguna ejerce su trabajo adecuadamente gracias a lo que aprendieron dentro de la escuela?

–No se puede generalizar cuando se habla del trabajo de la comunidad reporteril, porque siempre hay buenos y malos reporteros. Hay nuevas generaciones de periodistas que ahora tienen título ,las generaciones pasadas eran de periodistas empíricos, pero es lamentable ver cómo en algunos casos los vicios son los mismos. A pesar de ellos, advierto también a periodistas comprometidos con el oficio, con su ruta bien trazada.

 

Los estudiantes: algunos concientes de su realidad

Respecto a los vertiginosos cambios por los que pasan los medios masivos de comunicación a nivel regional y estatal, lo mejor fue escuchar algunas de los puntos de vista  de los que desean incursionar en los medios, como Joana Muñoz, quien estudia el séptimo semestre en la ULSA.

Una de las razones, por las que Joana dudó en entrar a la carrera fue por su conciencia de que el campo laboral no era tan amplio, “pero finalmente me dije “el sol sale para todos” y pues no iba a dejar mi sueño truncado solo por eso”.

Joana tiene la esperanza de ejercer el periodismo y de crear su propia revista “quiero usar la carrera  como una herramienta que me preparara para llevar a cabo mi objetivo, que es el trabajar y fundar mi propia revista y por supuesto explorar las otras áreas o medios de comunicación que la profesión involucra. Me gusta mucho la multidisciplinariedad de la carrera por que te deja incursionar en muchos ámbitos”.

La ULSA, antes ISCYTAC modifico su plan académico en el 2003, cuando anteriormente se contaban con materias de índole administrativo , ahora existen 18 referentes a medios de comunicación y además de eso, asignaturas clasificadas como humanistas que en realidad abarcan temas religiosos.

Por su parte Héctor Castañon, estudiante de quinto semestre tiene una opinión similar a la de Joana y del mismo modo tiene interés por el periodismo.

 “La carrera ha caído en la trivialización y en mucha improvisación de los ‘periodistas’ o ‘comunicadores’ a los cuales se les exige menos profesionalización y hay mucha simulación dentro del campo de la carrera”, señala.

 

El mercado laboral saturado y sin crecimiento.

De acuerdo a algunas cifras de la página de Internet  Observatorio Laboral, de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, se advierte que la ocupación de comunicadores se especializa en subempleos  en mas de un 70 por ciento, mientras que solo el diez por ciento se dedica al ejercicio periodístico, aunque los demás porcentajes referentes a empleos y de índole administrativa o artística tampoco tienen mayor relevancia.

La ocupación de periodistas es apenas de un 6,7 a nivel nacional. Todo esto desde 2004 al último trimestre de 2005.

Habría que echarle un vistazo a los planes de estudio de las escuelas que manejan la carrera de comunicación, las plazas disponibles dentro del mercado laboral de los medios y la discrepancia que hay entre estos dos últimos; para formarse una idea de lo que les espera a la generación actual de aspirantes a comunicólogos y a los egresados, para saber también las herramientas que cada una de estas instituciones le ha provisto, para enfrentarse a un mercado laboral cada vez más precario.

Lo que puede parecer crucial es el desmesurado número de jóvenes  a los  que actualmente  se les imparte dicha carrera, ya que son 651 sin contar a  los de la UANE  por llevar un plan académico ajeno a medios de  comunicación, la licenciatura ahí es Comunicación Organizacional, que son 81 por lo que serían 732 los que se ubican  únicamente dentro del mapa lagunero, mas los que se vayan acumulando.

También se encuentran las cifras de los que llegaron  en el semestre de otoño de 2005 y los que se fueron en el semestre de enero-junio del 2005. el total de egresados en dicho semestre es de 115; el total de los que ingresaron es de 192. No se toma en cuenta a la UANE, aunque haya algunos egresados que incursionan en los medios de comunicación.

Esto sería algo así como el lado oscuro del “estatus” y la “popularidad”, que los medios de comunicación pueden ofrecer a quienes decidan incursionar en el campo mediático; proyección que no sustenta el desarrollo profesional y personal de los egresados, pero que resulta atractivo para quienes estudiaron la licenciatura en busca más de popularidad o fama, que en desarrollar las habilidades adquiridas en la universidad.

De acuerdo a lo anterior, algo que no se toma en cuenta es que un egresado tendrá que competir contra decenas de egresados más y si logra colocarse dentro de alguna organización mediática, tendrá que someterse a salarios bajos y pocas prestaciones. Según un sondeo realizado con trabajadores de los medios de comunicación de la región.  Las cifras no son nada alentadoras para quien luchó cuatro años y medio por terminar su licenciatura.

Según información proporcionada por trabajadores de los medios locales, la cantidad de puestos que un egresado en Ciencias de la Comunicación, puede ocupar es mínima frente a la cantidad de egresados que existe en la región, así como a la matricula inscrita.

Plazas Laborales Plazas Para Egresados
TELEVISA 30 18
TELECABLE 30 25
TV AZTECA 50 30
CANAL 9 y las Estaciones

De Radio de Multimedios

105 57
La i 30 29
EL SIGLO 250 50
NOTICIAS 80 32
LA OPINION 150 32
RADIORAMA 70 41
MULTIMUNDO 30 17
RADIO MÉXICO

(antes OIR)

120 40
TOTAL 945 371

TOTAL DE  PUESTOS: 945

PUESTOS PARA EGRESADOS: 371

Y tampoco hay que dejar a un lado el papel que juegan los sueldos para los reporteros, los cuales según cifras publicadas por el periódico “Entretodos”, en julio de 2003; hay una variación enorme entre una empresa y otra; mientras que El Siglo pagaba en ese año un salario de $9,200 mensuales, otros como el Canal 9 pagaba 3,570 mensuales;  Noticias 3,600 mensuales; GREM 7,800 mensuales y TV Azteca 2,850 a 4,350 pesos mensuales.

¿Estos números dispares son sinónimo de trabajo en abundancia?, ¿era  necesario que se abrieran entonces dos carreras más de comunicación si el  mercado laboral en medios se encuentra repleto?. Según en “Solo para  periodistas” se propone que para combatir esta sobre oferta de estudios las escuelas deberían adecuar sus modelos de enseñanza para periodistas de acuerdo con las necesidades sociales y de las mismas empresas con las que tendrían que hacer pactos específicos.

Si en cada universidad sus planes son preponderantemente mediáticos habría entonces que hacer un ajuste, un ajuste tanto en las empresas para que cubran la demanda de egresados que tienen las expectativa de incursionar en los medios, después de que las misma universidad se los inculca al promocionar la carrera a los estudiantes de preparatoria, pero además el joven debe tomar la iniciativa  de su presente y poner en practica los conocimientos obtenidos en una escuela que ofrece mucho y poco se cumple en la realidad del campo laboral.

Los datos cuantitativos solo demuestran una parte del escenario que dista mucho de la simple teoría. Lo que es cierto es que solo un pequeño porcentaje de egresados, podrán posicionarse en un empleo digno de una carrera estudiada de tres años a cuatro años y medio, según la institución académica donde se ingrese; porque no bastaran solo los estudios y un título que se cree que vale por si solo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Desaparece el periodismo de las carreras en Ciencias de la Comunicación en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: