Es necesario que los periodistas nos organicemos: Sergio Peimbert

1 marzo, 2005 § Deja un comentario

La UPERLAC desvió sus objetivos

José Lupe González

 La idea de formar una unión de periodistas surge principalmente de Armando Cobian, Fernando López y de Rene González, indica Sergio Peimbert uno de los reporteros que participó en la formación de la Unión de Periodistas de la Laguna, Asociación Civil (UPERLAC).

La Unión que comenzó alrededor de abril de 1995 y terminó aproximadamente a finales de 1996, surgió por la convivencia entre los diferentes periodistas de las fuentes oficiales del gobierno estatal de Coahuila y de la Presidencia Municipal de Torreón, según el reportero del Grupo Radio Estereo Mayran (GREM).

En aquel entonces entre los impulsores principales de la idea estuvieron Armando Cobian y Fernando López, a ellos se les ocurre, señala. Comenzamos a tener algo de hermandad entre quienes cubríamos la fuente, nos íbamos a almorzar o a comer juntos dentro de un buen ambiente que se dio entre nosotros.

“Así surge la idea de crear una unión, particularmente de ellos dos y la secundamos algunos otros, una asociación de periodistas porque observábamos que no se contaba en realidad con ninguna organización de periodistas. Ya se sabe que muchas veces las organizaciones sirven para defensa de los derechos, para cierta protección laboral, etcétera, asi fue permeando la idea”.

“Comenzamos a hacer reuniones una vez por semana en casa de Fernando López, así se fue pasando la voz y cada vez se fueron sumando más hasta que finalmente llegamos a ser una buena cantidad de reporteros, unos 20 o 25 reporteros de casi todos los medios, de casi todos, porque hubo reporteros de algunos medios como de El Siglo que por políticas de la empresa no podían participar en este tipo de organismos; así fue como se empezó a conformar la idea y el proyecto de crear esta organización, esta Unión de Periodistas de la Laguna”.

No se tenía ningún antecedente de una organización para basarnos en él y formar la estructura, manifiesta. Alguno de los reporteros comentó de un antecedente, si mal no recuerdo fue René González. Recordó que hacía ya algunos años se había dado un intento de crear una organización de periodistas que no fructificó porque empezaron a existir celos, conflictos internos y trono; pero realmente no teníamos ninguna base ni en cuanto a estatutos ni en cuanto a organización de la propia Unión. Medio nos organizamos, nos fijamos en cómo se encontraban trabajando algunas otras organizaciones de profesionistas y sobre eso nos basamos.

El objetivo era muy claro: era hacer una asociación, primero como unión. Es decir: que vieran que los periodistas de la Laguna estaban unidos, que había una hermandad, expresa. Segundo: que si en algún momento determinado había abusos, despidos o presiones hacia algún comunicador o periodista de un medio, nosotros como agrupación cuando menos hiciéramos un pronunciamiento o apoyarlo incluso hasta económicamente si la persona era despedida. Ese era uno de los objetivos que se resolvería mediante el pago de cuotas y de ahí mismo apoyar al compañero que cayera en desgracia por despido o alguna situación económica.

“El objetivo primordial era mostrar unidad del gremio, por otra parte unir al gremio en apoyo a cualquier compañero caído en desgracia por un despido o presiones de su empresa, no como sindicato sino sólo como una organización que en un momento apoya a un compañero. Pensábamos en hacer actividades académicas, en participar en cursos de periodismo, buscábamos nuestra profesionalización. Ese fue uno de los objetivos en el que yo si insistí bastante porque veíamos que las empresas en muchas ocasiones no tenían oportunidad de capacitarnos, de ofrecernos cursos de periodismo, de especialización periodística, de investigación, de computación; incluso la idea era de hasta hacer convenios con algunas universidades para poder profesionalizarnos, si mal no recuerdo se logró uno con la Universidad Autónoma de Coahuila”.

“Otro objetivo era buscar la forma de que las instancias de gobierno apoyaran al gremio con gestiones de créditos para casas, gestiones para terrenos; es decir buscar la forma de que al periodista le fuera fácil conseguir un crédito en el Instituto Estatal de la Vivienda o en el INFONAVIT, algunos servicios médicos con una institución y la profesionalización. Así fue como nos fuimos organizando”.

Después nos dividimos en comisiones de trabajo, continúa. Creamos una Comisión Ejecutiva, hicimos un bosquejo de estatutos y fuimos y nos registramos ante Relaciones Exteriores.

Llegamos a ser unos treinta y cinco, claro que después nos hicimos menos porque varios ya no fueron a las reuniones por cuestiones de trabajo, menciona. Otros comenzaron a tener problemas en sus empresas porque se creía que estábamos formando un sindicato, de lo cual nunca se trató sino de algo muy independiente; pero algunos comenzaron a tener temor de que los fueran a despedir o a tener problemas por participar en una organización de este tipo por lo cual empezaron a retirarse. De manera constante, permanente, fuimos como veinte o veinticinco personas las que estuvimos participando.

–¿Qué formas de convocatoria implementaron?

–Fue de boca en boca, de manera personal. Como nos veíamos casi todos los días, fue de manera personal como nos fuimos juntando. Veíamos a otros compañeros a los que invitamos y fue de manera personal, uno que otro que a través del medio donde trabajaba comentó que había una convocatoria y que se estaba formando una Unión de Periodistas, pero el método de comunicación fue personal.

–¿Tenían algún calculo en ese tiempo de cuántos reporteros estaban en activo en cualquier medio de comunicación, desde chicos hasta grandes?

–No así un calculo preciso, pero en aquel entonces y de acuerdo a los que nos juntamos fácil contamos entre camarógrafos, fotógrafos y reporteros de medios grandes, chicos y revistas cien personas. Era el cálculo que teníamos en aquel tiempo. Claro que realmente los que nos llegamos a conjuntar éramos más que nada los que cubríamos la fuente oficial de Torreón, aunque sí se invitó a los reporteros que cubrían Gómez y Lerdo, y calculábamos que sí podíamos conjuntar a cien personas de todos los medios de toda la Laguna pero no se logró.

–¿Cuáles fueron de los principales problemas, las dificultades, que enfrentaron para conjuntarse?

–Creo que el problema fue que se comenzaron a desvirtuar los objetivos de la Unión. Nos percatamos de que había compañeros de que con el membrete, con la fuerza de decir que éramos todo un grupo de periodistas, empezaron a hacer gestiones de ciertos apoyos en las dependencias gubernamentales y a veces no informaban a los demás miembros lo que estaban haciendo, incluso a los que estábamos en la Comisión Ejecutiva; por lo cual llegamos a presumir que realizaban gestiones personales en nombre de la Unión.

“Fue cuando varios nos empezamos a percatar de que se estaba dando esta situación y cuando los cuestionamos no obtuvimos respuestas satisfactorias, asi comenzó a ‘tronar’ el asunto. También se hicieron ciertos liderazgos que luego tomaron la batuta y se hicieron protagonistas y dijimos ‘somos una unión entonces somos todos y entre todos vamos a tomar las decisiones’; entonces se separaron lo que eran los dirigentes y el resto de la gente”.

“Lo que surgió fue que algunos ya no participaron y empezaron a ver con malos ojos ciertas situaciones y fue lo que en principio empezó a cambiar el ambiente hasta que finalmente trono. El primero que renunció fui yo. Fui el primero que me salí, incluso fue público porque hice una carta pública y que mande a los medios porque así como hicimos mucho escándalo para decir que habíamos formado una unión y avisamos a gobiernos y medios e hicimos una toma de protesta; igual hice escándalo cuando me fui dando las razones por las que me iba, que no eran otras más que no se me tomó en cuenta en muchas de las decisiones y que supe de muchas gestiones que otros compañeros andaban haciendo para ciertos apoyos pero sin informarme”.

Al no hacerlo o al hacerme a un lado o al darme cuenta de cosas que no estaban muy claras me pregunté ‘qué estaba haciendo ahí’, establece. Porque al estar en la Unión se podría pensar que en esas gestiones también iba el nombre mío, por eso preferí salirme. Al hacerlo comenzaron otras gentes también a abandonar la Unión. Más que nada ese fue el problema: que se desviaron los objetivos que al principio se tuvieron, asegura.

Mi salida se da también porque mis compañeros hacen una manifestación para presionar a la entonces delegada de la Procuraduría de Justicia del Estado, Guadalupe Toca, por la muerte de Cuahutemoc Órnelas, continua. Pero nosotros siempre dijimos que nunca haríamos manifestaciones ni que andaríamos con plantones ni con ese tipo de cosas porque no nos correspondía, y yo no me enteré de que harían esa manifestación, hasta que otras personas me dijeron que se estaba llevando a cabo una. Ahí fue el punto donde dije: yo qué estoy haciendo aquí.

En la presentación formal que hicieron de la Unión, tuvieron buena respuesta de los gobernantes y de los representantes de la iniciativa privada, dice. “Hubo mucha respuesta. Vino el gobernador de Coahuila, el de Durango mando al director de comunicación social, asistieron diputados y dirigentes empresariales; hubo buena respuesta de la clase política y de la empresarial en la presentación. Se publicó en algunos medios porque otros no permitieron que sus reporteros se integraran y tampoco publicaron lo de esa actividad. En sí la respuesta fue buena.

–¿Ha pensado en volver al intento?

–Sí. Incluso un poco después de me salí de la UPERLAC sí lo pensé. Me corrió por la cabeza hacer una organización donde respetemos los objetivos, pero viendo lo que había sucedido me desanimé y esperé un tiempo por el desprestigio que finalmente tuvo la UPERLAC, eso me hizo detenerme porque no era el momento. Después cuando lo he pensado me doy cuenta de que ya no tengo el tiempo suficiente para una actividad de ese tipo. Es necesaria.

“A mí me parece que deberíamos de tomar muy en cuenta la posibilidad de insistir en crear algún órgano donde nosotros los periodistas pudiéramos interactuar, intercambiar impresiones, comentarios de manera un poco más formal. Buscar espacios donde podamos ver asuntos propios de lo que le afecta y de lo que quiere el periodista y trabajar sobre ello. Pero a mí me parece muy difícil”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Es necesario que los periodistas nos organicemos: Sergio Peimbert en kioSco.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: